11:58 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    África
    URL corto
    0 823
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keïta, y el primer ministro, Boubou Cisse, fueron detenidos por soldados en Bamako, horas después del inicio de un motín en una base militar en la zona de Kati, dijo a Sputnik una fuente militar familiarizada con al situación.

    Ahora el convoy militar está regresando a la base en Kati, precisó el interlocutor de Sputnik.

    ​Por su parte, la revista semanal Jeune Afrique informó que "Ibrahim Boubacar Keïta se encontraba en su residencia de Sebenikoro, en Bamako, cuando fue detenido por soldados amotinados alrededor de las 16.30 hora local. Estaba junto con el primer ministro, Boubou Cisse, y su hijo, el parlamentario Karim Keïta". 

    Reacción de Rusia

    El viceministro de Exteriores ruso Mijaíl Bogdánov afirmó que Moscú expresa su preocupación por la situación en Malí.

    "Seguimos atentamente la situación, los observadores califican lo ocurrido [en Malí] como motín militar", dijo a Sputnik.

    Bogdánov, quien es enviado del presidente ruso para Oriente Medio y África, comentó que según la Embajada rusa en Malí, los amotinados tomaron el Palacio Presidencial, donde se había escuchado un tiroteo.

    ​"Hay informaciones de que el presidente del país y el primer ministro fueron internados, los trasladaron a un cuartel y están bajo custodia", relató el vicecanciller.

    ​​Comentó que por ahora se desconocen las reivindicaciones políticas de los insurgentes.

    ​"Pero se espera que en las dos próximas horas sus dirigentes —los militares— hagan una declaración", afirmó Bogdánov.

    ​Según agregó el diplomático, los empleados de la Embajada rusa están fuera de peligro.

    Reacción de la UE

    A su vez, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, censuró el intento de golpe de Estado en Malí.

    "La Unión Europea condena el intento de golpe de Estado en Malí y rechaza cualquier cambio anticonstitucional", dice un comunicado de Borrell publicado por el Servicio Europeo de Acción Exterior. 

    La intentona golpista de ninguna manera puede ser una respuesta a la profunda crisis sociopolítica que vive Malí durante varios meses, añade el alto representante comunitario.

    En este contexto, Borrell llamó a las partes al diálogo y resaltó que "una solución consensuada, con respeto a los principios constitucionales, el derecho internacional y los derechos humanos, es la única forma de evitar la desestabilización no solo en Malí sino en la región entera".

    La UE sigue apoyando la mediación de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental y realiza contactos para aclarar la situación, señala la nota.

    Este 18 de agosto un grupo de soldados rebeldes amenazaron al presidente con asaltar su residencia si no abandona el país hacia las 14:00 GMT, comunicó el medio Bamada.

    Los medios locales ya habían informado de un aparente motín en una base militar en la zona de Kati, a 15 kilómetros de la capital de Mali, Bamako.

    Según confirmaron a Sputnik unas fuentes familiarizadas con la situación, los rebeldes detuvieron a varios ministros y militares de alto rango en el país. 

    El motín fue organizado por el coronel mayor Cheick Tidiane Diarra, el coronel Sadio Camara y el general Cheick Fantamadi Dembele, señala el portal Maliweb.

    Las tensiones políticas en Malí siguen agudizándose desde la reelección de Ibrahim Boubacar Keita como presidente del país en agosto de 2018 en unos comicios marcados, según la oposición, por numerosas irregularidades.

    En el marco de la campaña electoral de los comicios legislativos de marzo y abril pasados, celebrados pese a la pandemia del coronavirus, en el país fue secuestrado el líder de la oposición, Soumaila Cissé, por unos hombres armados no identificados. En esos comicios ganó el partido de Keita después de la decisión del Tribunal Constitucional de anular 31 de los resultados de las referidas elecciones.

    Reunidos en el Movimiento del 5 de junio, los grupos opositores intensificaron unas manifestaciones masivas en las últimas semanas en las que exigen la dimisión de Keita. Al presidente, de 75 años, le acusan de corrupción, incapacidad para combatir a los insurgentes yihadistas que no paran sus ataques desde 2012, y de la crisis económica agravada por la pandemia del COVID-19, en un país dependiente de la producción de oro y algodón. 

    Etiquetas:
    motín, detención, Malí
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook