En directo
    África
    URL corto
    152
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La decisión del jefe del Ejército Nacional Libio (ENL), el mariscal Jalifa Haftar, de asumir provisionalmente el gobierno en el país es un intento de mantenerse en el poder y no cambiará la correlación de fuerzas, sostuvo el experto orientalista Andréi Chupriguin.

    El 27 de abril Haftar anunció su retirada del pacto político de 2015 que dio origen al Gobierno de Acuerdo Nacional y declaró que el ENL aceptaba "la voluntad del pueblo" y se hacía con el poder en el país.

    "El proceso empezó antes con una campaña mediática en todos los medios de comunicación leales a Haftar (...) para convencer a la población de que el Ejército debe hacerse cargo del país en este periodo difícil, la patria está en peligro y debe ser salvada", señaló Chupriguin a Sputnik.

    Este paso de Haftar, añadió el analista, no alterará el equilibrio de fuerzas ni la evolución del conflicto libio.

    "Haftar pierde terreno al no poder cumplir ninguno de sus objetivos en los últimos meses. Pierde autoridad no solo entre sus patrocinadores extranjeros como Emiratos Árabes, Egipto y Arabia Saudí, ante quienes tiene que rendir cuentas por los fondos destinados, sino también pierde terreno dentro del país, al menos en el este", dijo el experto.

    La disidencia en el este, indicó Chupriguin, está aumentando debido a la falta de éxitos de Haftar.

    "Es un paso más para retrasar su final político. Su entorno le presiona y le ha dicho que en estas condiciones lo único que puede hacer es decretar un Gobierno militar y callar a todo el mundo", concluyó el analista.

    Libia continúa sumida en una crisis desde que la caída del que fuera su líder durante décadas, Muamar Gadafi, en 2011, derivó en violentos enfrentamientos entre facciones rivales.

    Actualmente en el país hay una dualidad de poderes: el Gobierno interino junto con el Parlamento en Tobruk, que controla la parte oriental y cuenta con el apoyo del ENL, y el Gobierno de Acuerdo Nacional avalado por la ONU, con sede en Trípoli, en el noroeste del país.

    La conferencia internacional sobre Libia que tuvo lugar en Berlín en enero pasado instó a redoblar los esfuerzos para lograr un armisticio sostenible en Libia, pero los bandos en conflicto, apoyados cada cual por actores externos, siguen violando la tregua declarada el 12 de enero por iniciativa de Rusia y Turquía.

    Etiquetas:
    crisis, Jalifa Haftar, Libia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook