En directo
    África
    URL corto
    1130
    Síguenos en

    Si la soberanía sobre el archipiélago Chagos pasa a la república de Mauricio y los habitantes regresan a la isla Diego García, ¿qué pasará con la base militar de EEUU en esa ínsula?

    Reino Unido sufrió una humillante derrota en la votación de la Asamblea General de la ONU sobre la descolonización de las islas Chagos en el océano Índico, reclamadas por Mauricio como parte de su territorio.

    De los 174 países que participaron del debate en la Asamblea General, 94 apoyaron a Mauricio y solo 15 votaron a favor de Reino Unido. El resto se abstuvo.

    Por lo tanto, el caso será remitido para su consulta a la Corte Internacional de Justicia en La Haya.

    En caso de que Mauricio obtenga la soberanía sobre el archipiélago, surge la pregunta sobre el destino de la base de la Fuerza Aérea de EEUU en la isla Diego García.

    La base en Diego García no es solo una importante herramienta de influencia militar de EEUU en el Índico —desde la que se controla Oriente Próximo y la mitad de Asia y África—, sino una de las mayores bases militares del mundo fuera de su territorio nacional, que, de hecho, incluye dos bases: una aérea y la otra naval.

    En Diego García, la Fuerza Aérea de EEUU dispone de una pista de 3.650 metros para bombarderos y aviones de vigilancia AWACS, y tiene oficinas del Mando Espacial para rastrear satélites.

    La ínsula también sirve como puerto para 14 barcos, que dan apoyo a las fuerzas de ataque con equipo, suministros, carros de combate ligeros, transporte armado de personal, municiones, combustible y un hospital móvil.

    La base de Diego García aloja a unos 2.200 soldados destacados permanentemente, dispone de un puerto para 30 barcos de guerra, un vertedero nuclear, una estación de satélites espía, centros comerciales, bares y un campo de golf.

    Jagdish Koonjul, representante de Mauricio ante la ONU, señaló que, si el país obtiene la soberanía sobre las islas Chagos, EEUU podría prolongar la presencia de la base en Diego García.

    No obstante, Mauricio dio a entender que no sería nada gratis, ni por amistad, sino un acuerdo completo de arrendamiento con EEUU.

    Mientras tanto, el regreso de 1.500 habitantes a la ínsula representaría una gran amenaza para la base militar estadounidense.

    Diego García es un atolón de 28 kilómetros cuadrados —la superficie de un aeropuerto mediano europeo—. Habría que buscar sitio para casas e infraestructura social y económica que permita a los habitantes vivir y trabajar.

    Manifestantes en Londres con carteles: ¡Debemos regresar a Diego García! (archivo)
    © AP Photo / Matt Dunham
    Manifestantes en Londres con carteles: ¡Debemos regresar a Diego García! (archivo)

    La economía de la isla estaría vinculada totalmente a la base militar: bares, restaurantes, etc., puesto que no hay espacio para infraestructura industrial. Y es probable que esto implique conflictos, contrabando, corrupción y crímenes.

    En 1965, tres años antes de que Reino Unido concediera la independencia a Mauricio, el Gobierno británico decidió separar de su colonia en el océano Índico a las islas Chagos y darles un destino diferente.

    La isla pasó a disposición de EEUU en 1966, cuando Reino Unido se la arrendó por 50 años con una opción de extensión de contrato por otros 20 años, con el fin de que el país norteamericano instalara allí una base. Los lugareños fueron deportados del archipiélago.

    La demanda de devolver a los habitantes a la isla sería uno de los argumentos más fuertes de Mauricio en la Corte Internacional de Justicia en La Haya. Además, Mauricio asegura que Reino Unido violó la resolución de la ONU, adoptada en 1960, que prohíbe la división de colonias antes de la obtención de la independencia.

    Etiquetas:
    demanda, independencia, colonias, soberanía, isla, base militar, EEUU, Reino Unido, Mauricio
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook