En directo
    75 aniversario de la Gran Victoria
    URL corto
    1133
    Síguenos en

    Hace 80 años, el 22 de junio de 1940, Francia firmó un armisticio con Alemania. La tregua se rubricó en el bosque de Compiègne, en el mismo vagón donde la Entente el 11 de noviembre de 1918 había aceptado la rendición de Alemania en la Primera Guerra Mundial.

    La historia se repitió, pero al revés. Casi 22 años después, los generales franceses estaban sentados en un vagón de tren aceptando los términos del ganador, que esta vez fue Berlín. 

    Francia llegó a este punto tras una derrota absoluta en el primer año de la Segunda Guerra Mundial. El 10 de mayo de 1940, las fuerzas de la Wehrmacht invadieron su territorio desde Bélgica y los Países Bajos. Ya el 17 de junio, el nuevo jefe del Gobierno francés, el mariscal Philippe Pétain, que reemplazó a Paul Reynaud, el adepto de la resistencia, les pidió una tregua a los alemanes. 

    Francia estaba desmoralizada por la derrota en la batalla de Dunkerque y el bombardeo de París. Desde el principio de la campaña, en un solo año, 92.000 personas murieron y 200.000 resultaron heridas. El Gobierno simplemente no podía repetir el desastre de la Primera Guerra Mundial, cuando las pérdidas fueron de casi un millón de un total de 19 millones de hombres. 

    La delegación de Francia estaba encabezada por el general Charles Huntziger, quien estaba en contacto con el Gobierno de Pétain en Burdeos. Por la parte alemana, Wilhelm Keitel —el jefe de la Wermacht— desde el principio declaró que el texto redactado por los dirigentes del Tercer Reich no sería modificado. 

    Mientras el general leía los términos de la tregua, Hitler permaneció en silencio. Después de oír el preámbulo del acuerdo, el líder nazi, expresando su desprecio por los delegados franceses, abandonó el vagón de forma demostrativa y fue a llamar a Joseph Goebbels.

    "Nos quitamos de encima la  vergüenza. Me siento como si hubiera nacido de nuevo", escribió Goebbels en su diario.

    Las condiciones del acuerdo de paz

    El Tercer Reich anexó Alsacia y Lorena, objeto de siglos de disputas entre los dos países europeos. Los departamentos del norte de Francia se fusionaron con Bélgica.

    Así, la Wehrmacht ocupaba la mitad septentrional de Francia y la costa atlántica. En el resto del país se le permitía al Gobierno de Pétain mantener un Ejército de 100.000 hombres para proteger el orden interno. Francia también se vio obligada a pagar los costos de la ocupación alemana. A su vez, Alemania se comprometió a no reclamar la marina y las colonias francesas.

    El alto el fuego entró oficialmente en vigor en la mañana del 25 de junio. Hitler hizo una declaración oficial en la que anunció "la mayor victoria de todos los tiempos". En Alemania, se le ordenó izar las banderas del Estado durante diez días y tocar las campanas durante una semana.

    Etiquetas:
    Adolf Hitler, París, Segunda Guerra Mundial
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook