En directo
    Noticias: 75 aniversario de la Gran Victoria
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    BERLÍN (Sputnik) — Los errores de los conspiradores, su indecisión y lentitud les impidieron ejecutar con éxito la operación Valquiria para eliminar al dictador Adolf Hitler y derrocar el régimen nazi, declaró a Sputnik el historiador alemán Arnd Bauerkämper, del Instituto Friedrich Meinecke de la Universidad Libre de Berlín.

    Este 20 de julio Alemania conmemora el 76 aniversario del intento de asesinato de Hitler y rinde tributo a los participantes de la resistencia al régimen nazi.

    El complot del 20 de julio de 1944, conocido también como la operación Valquiria, fue elaborado por oficiales de las Fuerzas Armadas de la Alemania nazi, la Wehrmacht, y preveía primero, el asesinato de Hitler, y segundo, la toma del poder. La explosión de una bomba en el cuartel Wolfsschanze provocó la muerte de cuatro personas mientras que el führer resultó herido. El fallido atentado fue seguido por ejecuciones de los conspiradores y represalias contra sus familiares.

    "Se trataba de una mezcla de casualidades y errores de planificación" que llevaron al fracaso de la operación, comentó Bauerkämper.

    Recordó que el jefe del Estado Mayor, el coronel Claus von Stauffenberg, planeaba activar dos bombas en el cuartel pero le impidieron hacer detonar la segunda.

    "El maletín con bomba que [el coronel] colocó debajo de la mesa con los mapas fue desplazado por uno de los participantes de la reunión con Hitler", indicó el historiador.

    El error de planificación, según el experto, consistía en que "Stauffenberg no solo debía colocar el maletín con dos bombas en el puesto de mando de Hitler sino también coordinar el intento golpista en Berlín simultáneamente o justo después".

    "Fue un error, demasiadas tareas dependían de la misma persona, no eran distribuidas entre los participantes, no había coordinación", dijo Bauerkämper al añadir que "no se había hecho nada" antes de la llegada de Stauffenberg a Berlín mientras que deberían haber empezado el ataque justo después de la explosión en el cuartel.

    Otro problema al que se enfrentaron los conspiradores fue el miedo de los oficiales y jefes de la Wehrmacht a la reputación de traidores.

    Los militares alemanes vacilaban y los conspiradores "entendían que deberían actuar con rapidez y mostrar el rápido éxito para que tomen partido", añadió el historiador.

    "Para ello era necesario asesinar a Hitler, pero ya [el 20 de julio de 1944] por la tarde estaba claro que Hitler no murió, todo se acabó", dijo el experto.

    Tras el fallido atentado, Hitler empezó a desconfiar aún más de la Wehrmacht, los militares fueron obligados a entregar sus armas antes de reunirse con el líder nazi.

    El historiador también destacó la fuerza de la propaganda al señalar que hasta la mitad de los años 50 la mayoría en Alemania del Oeste condenó el intento de asesinato del dictador. En cuanto a Alemania del Este, precisó, los expertos no tienen datos sobre sondeos similares en ese territorio.

    "A partir de la mitad de los años 50, en la República Federal de Alemania ha cambiado el concepto, los conspiradores se representaban como luchadores por la Alemania democrática, como participantes de la resistencia contra el nacionalsocialismo aunque la mayoría de ellos eran conservadores, no eran demócratas y no buscaban establecer la democracia en Alemania", dijo Bauerkämper al apreciar el coraje de los participantes de la operación.

    Figuras controvertidas

    Sin embargo, el experto de la Asociación Histórico-Militar Rusa Nikita Buranov llama a no idealizar a los militares que participaron en la elaboración y ejecución del plan de asesinato de Hitler.

    "No se puede considerar héroes a esas personas, el atentado no iba dirigido contra el fascismo sino se trataba de un clásico golpe de Estado con el único objetivo de luchar por el poder", declaró a Sputnik el historiador.

    Recordó que Stauffenberg escribió en una carta a su mujer desde la Polonia ocupada: "La población es una gentuza increíble, hay muchos judíos y mestizos. Se sienten bien cuando son conducidos con un látigo. Mil prisioneros serán útiles para la agricultura de Alemania, son trabajadores, obedientes y no exigentes".

    Aún así los historiadores alemanes sostienen que el oficial evolucionó políticamente y el Stauffenberg del 1944 no es aquel de diez años antes. Según los expertos, reconoció las consecuencias devastadoras del nazismo y decidió luchar contra el régimen.

    Si el plan hubiera tenido éxito

    "Si el atentado contra Hitler hubiera culminado con éxito el 20 de julio de 1944, habría podido cambiar el curso de la guerra, probablemente llevaría a una desorganización en el Ejército alemán, lo que habría permitido al comando soviético aprovecharse de la situación y realizar más pronto las operaciones de la última etapa", considera Buranov.

    Según el experto, los conspiradores habrían intentado mantener negociaciones secretas con el enemigo.

    "En consecuencia, habrían intentado ejecutar proyectos francamente locos, como la operación Impensable [plan de un conflicto armado entre el Reino Unido y EEUU, por una parte, la Unión Soviética, por otra]", opina Buranov. 

    Etiquetas:
    nazismo, Alemania nazi, Alemania, Adolf Hitler
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook