Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Los sombreros favoritos de los judíos son de Sevilla

© Sputnik / Gonzalo WanchaFábrica de Fernández y Roche
Fábrica de Fernández y Roche - Sputnik Mundo, 1920, 15.01.2022
Síguenos en
Durante siglos, no llevarlo implicaba ir desnudo en plena calle. Hasta el primer tercio del siglo XX el sombrero era indispensable y una de las fábricas más importantes del mundo fue la de Sevilla. Hoy, el sombrero es una rareza en la moda y en la calle, pero la fábrica sevillana sigue abasteciendo a medio mundo, sobre todo al judío.
En cualquier rincón del mundo, sobre todo en EEUU o en Israel, la comunidad religiosa judía se rige por unas reglas estrictas que implican el uso de sombrero desde que los niños entran en la adolescencia. Muy probablemente, todos esos sombreros abombados y oscuros que pululan por Nueva York o Tel Aviv, lo sepan o no sus portadores, fueron hechos en la fábrica sevillana de Fernández y Roche.
"Lo que hacemos para el mercado judío supone un 70% de nuestra actividad económica", cuenta Enrique Fernández, presidente de la empresa desde hace 15 años. El hecho de que la misma empresa acapare un nicho de mercado tan concreto durante décadas, y de que esa empresa esté en plena forma desde 1885, tiene que ver con la naturaleza del mercado.
En las oficinas de Fernández y Roche calculan que la comunidad judía ortodoxa que potencialmente compra sus sombreros ronda el medio millón de personas. El cliente ortodoxo renueva su sombrero cada tres años gastando hasta 300 dólares. "Este es un negocio importante, pero no es un negocio que mueva millones de euros, por eso somos pocas las fábricas que estamos posicionadas a nivel global", explica Enrique Fernández.
© Sputnik / Gonzalo WanchaEnrique Fernández, presidente de Fernández y Roche
Enrique Fernández, presidente de Fernández y Roche - Sputnik Mundo, 1920, 14.01.2022
Enrique Fernández, presidente de Fernández y Roche
Pasear por la fábrica de sombreros sevillana, donde trabajan unas 50 personas, implica un pequeño tour por modas y estilos sorprendentes. "Aunque a mucha gente le sorprenda, el sombrero judío cambia bastante, está sujeto a los vaivenes de la moda, se nota en el ancho del ala, por ejemplo. En cualquier caso, trabajamos muchos segmentos diferentes", nos dice Miguel García, director general de la marca.
Por cuestiones de acuerdos comerciales, García no da nombres, pero los sombreros de las marcas de moda más exclusivas e influyentes de París y del mundo también se hacen en la fábrica de Sevilla, de donde además salen los 15.000 sombreros/año de los uniformes de las azafatas de una aerolínea árabe. En todos los casos, el precio en tienda suele triplicar, al menos, el de salida de la fábrica.
© Sputnik / Gonzalo WanchaPrensa de vapor manual
Prensa de vapor manual - Sputnik Mundo, 1920, 14.01.2022
Prensa de vapor manual
Las etiquetas Handmade in Sevilla, Handmade in Spain llegan a los ateliers extranjeros donde se estampa el de la propia marca. El vapor, las prensas manuales, los moldes y las máquinas de costura inundan el taller del que salen 300 nuevos sombreros cada día.
"El proceso de producción en este sector no ha cambiado apenas en décadas, las innovaciones tienen que ver con soluciones que creamos y patentamos aquí, en la propia fábrica, así que seguimos siendo una factoría muy artesanal", explica García.

¿Cuestión de gustos o de estatus?

El sombrero permaneció inamovible a modas, tendencias e impulsos por siglos, dignificando a quien lo llevaba. Pero nada en la moda es eterno. Hoy por hoy, llevar sombrero es algo ligado a la personalidad, no a la costumbre. También se usa como signo de distinción, "cuando alguien lleva sombrero, la calle se abre a su paso a medida que camina", reflexiona Sasha Vitale, a cargo de la dirección comercial.
Hoy, el sombrero solo forma parte de la rutina de personas como la reina de Inglaterra —que se calcula ha vestido más de 5.000 sombreros— o de quien hace alguna actividad concreta o deportiva, de los uniformes o de bohemios, que apuestan por una declaración de estilo. ¿Cómo hemos perdido nuestra corona, a qué se debe este ostracismo?
Cerdo pequeño de una granja ubicada en la villa de Jiangjiaqiao, norte de China - Sputnik Mundo, 1920, 16.07.2021
Internacional
¿Los antiguos judíos comían cerdo aunque estuviera prohibido?
La respuesta está en la historia y en la moda. Hay que echar la mirada a episodios que alteraron el devenir histórico, cómo la Revolución rusa, la Crisis de 1929, la eclosión juvenil de los 60 o aspectos más consuetudinarios como la llegada del coche a todas las clases sociales.
"A nivel histórico, episodios como la Revolución Rusa provocaron una revisión del estatus de clases sociales y el sombrero era el principal símbolo en la indumentaria que lo marcaba", reflexiona Fernández. En España, esta rebelión contra lo establecido la representan a la perfección las mujeres que protagonizaron el movimiento de las Sinsombrero.
Se trata de las mujeres de la Generación del 27, pintoras, poetas, novelistas, escultoras e ilustradoras que prescindían de sus sombreros para romper con las normas de la España de los años 20 y 30. Fueron rompedoras, transgresoras y valientes. Dos de ellas, Margarita Manso y Maruja Mallo fueron apedreadas en el centro de Madrid por pasear sin sombrero.
"¿Has probado alguna vez a meterte en un coche llevando sombrero?, ¡es un desastre!", comenta jocoso Fernández. La eclosión de las clases medias vino pareja en el siglo XX a la compra de coches en donde hay que quitarse el sombrero y por lo tanto, dejarlo olvidado y acabar perdiéndolo… El sombrero, atropellado de muerte, ha quedado como un reclamo estilístico más propio de las mujeres que, sin embargo, mantiene su carácter diferencial.
© Sputnik / Gonzalo WanchaFábrica de Fernández y Roche.
Fábrica de Fernández y Roche.  - Sputnik Mundo
1/4
Fábrica de Fernández y Roche.
© Sputnik / Gonzalo WanchaFábrica de Fernández y Roche.
Fábrica de Fernández y Roche - Sputnik Mundo
2/4
Fábrica de Fernández y Roche.
© Sputnik / Gonzalo WanchaFábrica de Fernández y Roche.
Fábrica de Fernández y Roche - Sputnik Mundo
3/4
Fábrica de Fernández y Roche.
© Sputnik / Gonzalo WanchaFernández y Roche anualmente factura 50.000 sombreros judíos.
Fernández y Roche anualmente factura 50.000 sombreros judíos - Sputnik Mundo
4/4
Fernández y Roche anualmente factura 50.000 sombreros judíos.
1/4
Fábrica de Fernández y Roche.
2/4
Fábrica de Fernández y Roche.
3/4
Fábrica de Fernández y Roche.
4/4
Fernández y Roche anualmente factura 50.000 sombreros judíos.
A pesar de la pandemia y de la crisis de suministros, la fábrica de sombreros Sevilla mantiene un crecimiento sostenido en los últimos años, "a futuro, creo que el sombrero perderá ese cliché de prenda clasista, las casas de moda más influyentes están optando por volver a comprarnos sombreros sin ningún ejercicio de captación o marketing por nuestra parte", señala Fernández.

Sombreros de película y otros iconos

Piensa en los sombreros más influyentes y acertarás: probablemente se hayan hecho en Sevilla. Las gorras de los matones de la serie Peaky Blinders, el corte más aristocrático para la familia real británica o el icónico sombrero de Indiana Jonesinfluyeron en la producción del taller sevillano, permeable a las modas.
© Sputnik / Gonzalo WanchaLos sombreros son moldeados uno a uno
Los sombreros son moldeados uno a uno - Sputnik Mundo, 1920, 14.01.2022
Los sombreros son moldeados uno a uno
Pero ojo, la advertencia que sacamos de la visita es que comprar un sombrero por imitación no es una buena idea. "Es una prenda íntima en el sentido de que tapa la parte más importante de nuestro cuerpo, la cabeza, y acompaña al rostro: la elección del sombrero es un proceso particular", reflexiona Sasha Vitale.
En el mundo, el sombrero que se fabrica en Sevilla —con fieltro de pelo de conejo— convive con otras grandes familias como el sombrero Panamá o el Tejano. A la hora de hacerte con un sombrero, más que modas, hay que mirarse al espejo y al propio día a día. "Hay que mirar la altura y el volumen corporal, el peso. Para personas altas y delgadas es bueno un ala ancha, para bajitos, una copa más alta, pero hoy llevar un sombrero es un ejercicio de personalidad, porque te convierte en una persona distinta", detalla Vitale.
La tendencia del mercado es acelerar la atracción del público joven que llega a los sombreros a través de las gorras o las boinas, veremos si con el tiempo, los sombreros siguen siendo una cuestión de personalidad, o vuelven a poblar las cabezas de todo el mundo. Lo que es seguro es que seguirán siendo fabricados cada día en Sevilla.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала