Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

'Qué bello es vivir' censurada: películas que siguen amputadas en España por la tijera franquista

CC BY-SA 2.0 / Flickr / Insomnia Cured Here / It's A Wonderful Life (1946)Imagen de la película 'Qué bello es vivir' (1946), dirigida por Frank Capra
Imagen de la película 'Qué bello es vivir' (1946), dirigida por Frank Capra - Sputnik Mundo, 1920, 28.12.2021
Síguenos en
El filme de Frank Capra, que se estrenó hace 75 años, sigue emitiéndose en el país con un metraje reducido debido a los cortes de la dictadura. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha pedido que se revisen estos materiales.
George Bailey, banquero honrado, está a punto de perder todo. Y decide quitarse la vida. Pero un repentino suceso le hace cambiar de idea. Descubre así la magia de la existencia. El personaje encarnado por James Stewart en Qué bello es vivir, de Frank Capra, transmite esperanza y optimismo en este clásico, que se estrenó en 1946, hace justo ahora 75 años. Su mensaje resuena cada Navidad en millones de televisiones.
En España —cuya proyección en cines llegó dos años más tarde, en 1948— es habitual en la programación de estas fechas. Sin embargo, algo ocurre en el metraje: del original al emitido faltan siete minutos. Los que la censura franquista recortó en su momento. Corresponden a las alusiones sobre la venta de viviendas asequibles por parte de George Bailey y a las amenazas de quien quiere aniquilar ese negocio.
La amputación del filme se ha mencionado con el aniversario y se amplía a otras obras maestras de Hollywood como Casablanca (1942) o La dama de Sanghái (1947) y a dramas sociales como el italiano Ladrón de bicicletas (1948). En todos los casos se procede a la tijera para aniquilar fotogramas incómodos o se censura por medio del doblaje. Con las voces en castellano, algunos diálogos o palabras prohibidas se modificaban.
Y, a pesar del final de la dictadura, algunos canales siguen mostrando esas versiones. El caso de ¡Qué bello es vivir!, en boga estos días, ha sido el que ha motivado que la Asociación para la Recuperación de Memoria Histórica (ARMH) exija el final de la mano aniquiladora del régimen, vigente tanto en cine como en literatura. "En el año 2021 todavía quedan consecuencias de la censura franquista. Numerosas películas y libros continúan siendo emitidas e impresas de manera parcial, sin haber recuperado las escenas o las páginas que las autoridades franquistas consideraron que eran nocivas para nuestra sociedad", apuntan.
Un micrófono - Sputnik Mundo, 1920, 12.06.2019
América Latina
Día Internacional del Doblaje: los títulos de películas peor traducidos al español
"Que tras más de 40 años persistan hechos tan graves no es sólo un atentado contra las personas que crearon esas obras y una agresión a su libertad de expresión; atenta también contra el derecho al conocimiento y la libertad en el acceso a la cultura", añaden en una nota de prensa. LA ARMH reclama al Gobierno —según un escrito dirigido por registro al presidente, Pedro Sánchez— que tras "más de cuatro décadas de recuperada democracia" se termine "la emisión y distribución de obras que no han recuperado las escenas o las páginas que la censura de la dictadura franquista les amputó".
Tal y como sostiene, durante la Transición española se derogaron leyes que sustentaban la censura franquista, pero no se acompañaron de "la creación de una comisión que investigara a fondo las consecuencias de la misma y rehabilitara las obras que habían sufrido persecución y amputaciones o manipulaciones de su contenido". La ARMH pone como ejemplo la película de Capra para evidenciar "la normalización de la censura y la dejadez de las instituciones a la hora de reparar los daños culturales de la represión franquista" e incluye un corte con una secuencia eliminada.
Desde esta agrupación denuncian que se oculte parte de la trama de Qué bello es vivir. La supresión de contenido impide conocer, aseguran, la "dimensión que su director, Frank Capra, quiso darle a la posibilidad de crear cooperativas de vivienda frente la avaricia de quienes desde la usura del mercado son capaces de pisotear derechos fundamentales".
Además, señalan que hay otros ejemplos. Libros de George Orwell o Ernest Hemingway, por ejemplo, siguen imprimiéndose con cambios impuestos por el franquismo. Por "todo ello" solicitan al Gobierno, "a través del Ministerio de Cultura", la creación de "una comisión que investigue las consecuencias de la censura que permanecen en obras culturales que fueron censuradas y se lleve a cabo una restauración de las mismas con el objetivo de garantizar la libertad de expresión de las personas que las crearon y el derecho de la ciudadanía al libre conocimiento, sin tutelas del Estado ni ocultaciones de ninguna clase".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала