Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
Estilo de vida
Lo más actual e interesante para tu salud, ocio y entretenimiento.

Navidad y Año Nuevo: ¿las fiestas decembrinas son felices para todos?

CC0 / Unsplash / Un árbol de Navidad
Un árbol de Navidad - Sputnik Mundo, 1920, 24.12.2021
Síguenos en
La Navidad y el Año Nuevo son festividades que por excelencia y tradicionalmente convocan a la reunión familiar. Pero no quiere decir que sean momentos felices: las personas suelen atravesar situaciones de mayor estrés, incertidumbre e incluso dolor por la pérdida de parientes cercanos.
Las fiestas decembrinas de 2021 llegan tras un segundo año de pandemia con todas las consecuencias que esto conlleva: fallecimientos, contagios, miedos, aunque, luego de dos años de oír sobre el coronavirus, la población se muestra un poco más descontracturada en comparación al año anterior.
"Este segundo año nos encuentra de otra manera" dijo a Sputnik la psicoanalista argentina Marisol Santos, doctoranda de la Universidad Nacional de La Plata quien agregó que percibe dos movimientos: una gran mayoría de personas que se muestran más descontracturadas y relajadas, así como "un grupo, tal vez minoritario, que empieza a acentuar sus miedos frente a este rebajamiento de las medidas preventivas del COVID"
Las vacunas cumplen un papel importante en esa actitud más despreocupada. En Latinoamérica muchos países superan con creces el 50% de la población con el esquema de vacunación completa: Cuba, Chile, Uruguay, Argentina, Ecuador, Brasil, Costa Rica y El Salvador alcanzan los niveles más elevados de inmunización, según recoge el portal estadístico Statista.
La disminución de los contagios y la mortalidad en consecuencia, también son otros factores que impactan en una nueva percepción social para estas fiestas.
Según contó a Sputnik el psicoanalista uruguayo Javier Grotiuz, maestrando en Psicología Clinica y Clínica Psicoanalitica, y miembro del Grupo Lacaniano de Montevideo, la disminución drástica del tiempo que los informativos le dedican a la pandemia pudo también impactar en la reducción de la "paranoia" de los primeros meses del año pasado.
"El bombardeo visual y auditivo por los medios de comunicación fue tremendo y más allá del peligro real, acentuaron y potenciaron los efectos devastadores de la pandemia, en la subjetividad de las personas donde teníamos a personas encerradas, aisladas y expuestas a todo tipo de información sobre el mismo tema: covid".
Además concuerda en que en un contexto donde las "reuniones familiares por Zoom parecen cosa del pasado", hay una "gran diversidad de reacciones y posturas: los que dieron por finalizado el peligro (...) y otros que aún guardan recaudos temerosos"
Sin embargo, las festividades no dejan de ser un momento removedor, más en un contexto de grandes pérdidas.

Festejar después del duelo

Los fallecimientos a causa del coronavirus fueron particulares. La necesidad del aislamiento como medida preventiva impidió las visitas en los hospitales de los pacientes contagiados.
Cena de Navidad - Sputnik Mundo, 1920, 20.12.2021
América Latina
¿Qué cenan los latinoamericanos en Navidad?
"Acompañar los últimos momentos de un familiar durante una internación puede ser muy difícil, pero peor lo es no poder hacerlo y es lo que ha sucedido en muchos casos de pacientes infectados con COVID-19", expresó Grotiuz.
A esto se suma las restricciones en funerales. En el mejor de los casos, en Uruguay el velorio se realizaba a cajón cerrado con un máximo de cinco personas.
Una muerte así de abrupta "apenas da tiempo para procesar la pérdida" manifestó el especialista uruguayo, quien agregó que durante las fiestas la ausencia de los familiares que partieron puede dejar una "huella traumática".
Para Santos "tal vez aquello que [las personas] han venido transitando se pone en primer plano, quienes han perdido un familiar ya sea por el COVID o por otros motivos suelen manifestar que el tiempo de las fiestas acentúa la percepción de la pérdida. No obstante esto siempre creo que hay que ver cada sujeto y cada familia en particular".
La culpa cobra también protagonismo. Sentirse responsable por el contagio del otro e incluso la muerte puede ser también un impedimento para el disfrute en estas fiestas.

Diciembre: un mes de sentimientos encontrados

Existen mandatos sociales, imposiciones de cómo vivenciar las celebraciones de diciembre. Las fiestas deben ser felices y en familia. ¿Pero qué sucede cuando esto no es así, no están las condiciones para que puedan darse de esta forma?
Afortunadamente estos se van modificando y tienen incidencia en los sujetos de diversa manera según cuenta la psicoanalista argentina Marisol Santos desde la Patagonia, donde observa que la comunidad cuestiona y elige cada vez más cómo compartir el tiempo de encuentro.
De todas formas las fechas potencian cierto estrés: "A veces pueden desencadenar, potenciar algunos aspectos que ya se vienen desarrollando en los sujetos en las familias, en las sociedades", expresó, aunque aclaró que desde el psicoanálisis se apuesta a estudiar la singularidad de cada persona.
Depresión (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 12.06.2020
América Latina
COVID-19 y el riesgo de suicidio: ¿cómo se aborda en América Latina?
El estrés también por las compras navideñas, así como por los preparativos para las fiestas y la coordinación de la reunión con familiares puede también generar consecuencias.
Grotiuz, por su parte, sostuvo que muchas personas se descompensan emocionalmente en las fiestas y que "no es casualidad el aumento de pedidos de consultas psicológicas".
En las Américas se constatan 10 suicidios cada 100.000 habitantes en promedio, un fenómeno que afecta más a hombres que a mujeres y que en diciembre se presentaron en mayor proporción en Uruguay, situación que trasciende fronteras.
"Los intentos de suicidio durante la pandemia se suman a agravar la situacion previa y en diciembre especialmente y generan una situacion de desesperanza en algunas personas" dijo Grotiuz y agregó que "factores económicos, psicológicos, sociales y culturales pueden generar que se altere la estabilidad emocional de la persona y al ser un mes de balances y proyecciones tambien viene cargado de incertidumbres e imprevisibilidad, lo cual puede generar depresión, obviamente, y aumentar el riesgo de suicidio".
Para Santos identificar los factores requiere una "investigación que contemple varios aspectos socioculturales y cómo eso se interrelaciona con lo subjetivo".
"Tanto el estrés como los sentimientos de culpa o las ideas suicidas son fenómenos muy dispares si uno los piensa de las presentaciones que pueden tener el padecimiento de un sujeto, sin embargo, uno los podría pensar desde un eje común que es la angustia", agregó.
Lo importante, según la especialista, es solicitar ayuda, hacer una consulta con un profesional que pueda acompañar a la persona a transitar ese momento e identificar las causas que lo llevan a tener ese estrés, ideas o sentirse invadidos por el sentimiento de culpa.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала