Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Otra Navidad con las restricciones: ómicron complica las fiestas a los italianos

© REUTERS / Flavio Lo ScalzoPandemiia del coronavirus en Milan
Pandemiia del coronavirus en Milan - Sputnik Mundo, 1920, 23.12.2021
Síguenos en
ROMA (Sputnik) — Con la nueva oleada del coronavirus, que ya ha batido el récord de contagios diarios, pero aún no ha alcanzado su pico, los italianos se preparan para la segunda Navidad consecutiva marcada por las restricciones anti-COVID.
Tan solo hace una semana la Confederación Nacional de Cultivadores Directos (Coldiretti) publicó los resultados de una encuesta, según los cuales este año los gastos medios de los hogares para la mesa de Navidad alcanzarían 113 euros, un 38% más respecto a 2020, cuando el país celebró la fiesta más importante del año en medio del confinamiento por COVID-19.
"La Navidad vuelve a las mesas de los italianos", proclamaba la Coldiretti con entusiasmo e instaba a los ciudadanos a comprar los productos nacionales para apoyar la economía mermada por el impacto de la pandemia.

Ómicron se abre camino en italia

Una semana después este optimismo parece algo exagerado. Seguramente las fiestas navideñas de este año no van a ser tan tristes, como el año pasado, pero tampoco faltan motivos para preocuparse.
En noviembre, cuando se supo que en África Austral apareció una nueva variante del coronavirus, Italia fue uno de los primeros países que prohibieron los vuelos provenientes de esta región. Sin embargo, un mes después está claro que las restricciones no impidieron la marcha triunfal de ómicron en Italia.
Según las últimas estimaciones del Instituto Superior de Sanidad (ISS), actualmente un 28% de contagios diarios con el COVID-19 corresponde a la nueva variante. Los científicos que hacen proyecciones sobre la evolución de la pandemia se sienten desconcertados.
En una entrevista con el portal Adnkronos el físico italiano Giorgio Sestili reconoce que ómicron "está desmintiendo los modelos matemáticos que preveían un pico para la Navidad" y pronostica que Italia alcanzará el máximo de contagios para finales del mes. De hecho, el 23 de diciembre, fueron registrados 44.595 nuevos contagios, un récord absoluto que supera la cifra máxima del 13 de noviembre de 2020 cuando se dieron 40.902 casos.
La vacunación en Roma, Italia - Sputnik Mundo, 1920, 07.12.2021
Internacional
Italia reporta 11 casos de contagio con la variante ómicron

Dilema de las autoridades

Por supuesto, a pesar de este récord, la situación es menos dramática que hace un año, cuando los decesos diarios se contaban a centenares, mientras el 23 de diciembre fueron 168 y en las estructuras sanitarias hay bastantes camas para acoger a los infectados.
Además, de los países donde la nueva variante penetró antes que en Italia llegan noticias alentadoras: los enfermos de ómicron acaban en los hospitales con menos frecuencia respecto a los que contraen la delta.
Sin embargo, por eso la oleada no deja de ser preocupante, y las autoridades italianas valoran nuevas medidas para frenar la difusión. La apuesta es alta: restricciones severas similares a las del año pasado podrían comprometer la recuperación económica del país, mientras un enfoque más liberal crea el riesgo de una propagación desenfrenada de la enfermedad que tarde o temprano tendrá un impacto temible sobre el sistema sanitario del país.
La situación sanitaria en Italia - Sputnik Mundo, 1920, 21.12.2021
Italia prepara nuevas restricciones anti-COVID para el período navideño

Por las calles con la mascarilla

Por lo tanto, las autoridades tienden a escoger una vía intermedia. Para el periodo navideño y, quizás, más tarde los italianos deberán recuperar la costumbre de ponerse la mascarilla en los exteriores incluso en las regiones que están en la "zona blanca", o sea, tienen una situación epidemiológica menos grave. Además, para los teatros, museos, cines y estadios será necesario llevar las mascarillas FFP2.
Para los restaurantes, bares, museos, piscinas y gimnasios seguirá siendo obligatorio el Super Green Pass, o el pase sanitario reforzado, que pueden obtener solo los que hayan completado el ciclo de vacunación o se hayan curado del COVID en los últimos 6 meses. E incluso los vacunados, que se han hecho dos inyecciones, deberán someterse a la prueba de COVID-19, si quieren ir a la discoteca o a una fiesta en los interiores.
La prohibición de las fiestas y eventos en los exteriores que durará hasta el próximo 31 de diciembre es un golpe duro más para los que pensaban gozarse las fiestas al aire libre.
Con el rebrote de la pandemia y las nuevas medidas de prevención, los italianos pasarán otra Navidad muy diferente respecto a como era en los tiempos precovid. Una situación poco agradable, pero consuela recordar que hace un año no solo tenían que llevar la mascarilla, sino también volver a casa antes de las 22.00 por el toque de queda.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала