Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

¿Existe en México la "revolución de las conciencias" que menciona AMLO?

© Foto : Cortesía de la Presidencia de México.Simpatizantes de AMLO en el Zócalo de la Ciudad de México.
Simpatizantes de AMLO en el Zócalo de la Ciudad de México. - Sputnik Mundo, 1920, 23.12.2021
Síguenos en
El pueblo de México es uno de los más politizados del mundo y protagoniza una revolución de las conciencias, un cambio político cuya fuerza descoloca a intelectuales y analistas del viejo régimen, ha asegurado en repetidas ocasiones el presidente Andrés Manuel López Obrador.
Pero, ¿qué tan cierta o precisa es esta afirmación del mandatario, quien abiertamente se opone a la interpretación del país que hacen intelectuales vinculados a gobiernos que lo antecedieron, como Enrique Krauze o Héctor Aguilar Camín?
Sputnik conversó con el politólogo César Morales Oyarvide, egresado de la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad de Chicago, para tratar de discernir este fenómeno descrito por López Obrador.
"Uno de los grandes cambios que ha traído consigo eso que llamamos Cuarta Transformación ha sido una politización de la sociedad, ha sido una politización que yo considero bienvenida, yo considero positivo porque se ha traducido en la recuperación de la agencia por parte del pueblo", coincide el universitario.
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México - Sputnik Mundo, 1920, 07.10.2021
América Latina
AMLO: "Llegué para encabezar una transformación, yo ya no me pertenezco"
"Lo que se había venido definiendo en México como democracia era una especie de régimen liberal bastante elitista, creo la gente sí ha recuperado cierta agencia, en la 4T se han politizado muchas cuestiones que antes se consideraban sólo de sentido común", expone en entrevista telefónica.
En la relación de gobiernos anteriores con la ciudadanía mexicana se asumía como un monopolio de ciertas élites la discusión de problemas políticos, evalúa Morales Oyarvide, que ahora se busca atender en la arena pública mediante consultas y diálogos ciudadanos.

La "masa iletrada manipulada"

Hay una lectura divulgada en la arena pública que califica a los simpatizantes del obradorismo como una masa iletrada susceptible de manipulación, mientras que estima las decisiones de la administración federal como signos de autoritarismo, una interpretación muy errónea del momento político que vive México, estima Morales Oyarvide.
"Es tan improductiva como equiparar, por el contrario, a toda la oposición al obradorismo como una facción conservadora, creo que estamos en esta especie de círculo vicioso, en esta inercia de la que tenemos que salir", apunta.
"Hay un sector de los intelectuales que acompañaron o protagonizaron este proceso que llamamos transición a la democracia, en lo que veo una renuncia, pero también una renuencia, a pensar en el México realmente existente hoy, en entenderlo", pondera.
Enrique Krauze, historiador mexicano  - Sputnik Mundo, 1920, 27.10.2021
América Latina
AMLO arrasa contra Enrique Krauze: "Se ha atrevido a decir mentiras históricas colosales"
La voz de estos intelectuales ha perdido centralidad y autoridad, identifica Morales Oyarvide, ante la democratización de temas a discutir en la conversación pública, como sucede en el caso del proyecto energético de la federación.
Espacios de prestigio antes incuestionados están siendo relativizados por la ciudadanía, lo que descoloca a cierta parte de la inteligencia mexicana, explora el politólogo.
"También está el hecho de que la mayoría de los intelectuales de la transición tienen una caja de herramientas, digamos, con la cual ya no es sencillo, ya no es cómodo, incluso podría decir que ya no es posible analizar la realidad de lo que está ocurriendo", dice.
"(Identifico) estos lentes que antes servían para entender lo que pasaba y que de repente ya no son útiles, y desde luego prejuicio, mucho prejuicio, para mí es una noticia pésima porque los intelectuales son, o deberían ser, quienes contribuyen a descodificar la realidad, a hacérnosla comprensible, a darle sentido al mundo. Y lo que estamos viendo es para mí una debacle absoluta que francamente nunca pensé ver", lamenta.
El colaborador de la Revista Común reconoce que entre quienes caen en estas incapacidades de lectura del momento político mexicano figuran intelectuales que en su momento hicieron mucho por la democratización del país, pero que ahora incurren en comparaciones peregrinas, califica.

Nostalgia por el elitismo político

"En estos análisis que se dedican a estudiar la salud democrática de hoy hay más prejuicio, hay más nostalgia de esta visión elitista de la democracia, del pasado, de una versión idealizada de cierto liberalismo del pasado, marcadamente antidemocrática, que una vocación por describir, por entender las transformaciones que está sufriendo la propia democracia", señala el egresado de la Complutense.
Cierta intelectualidad mexicana parece ejercer su pensamiento más en términos normativos que interpretativos, agrega; es decir, como tratando de decirle a la ciudadanía cómo ejercer sus derechos políticos y cómo participar en la vida pública.
Refinería de Dos Bocas, Tabasco - Sputnik Mundo, 1920, 14.10.2021
América Latina
Dresser arremete contra AMLO y compara el incidente en Dos Bocas con Atenco de Peña Nieto

Las comparaciones con Hitler y el cambio del sentido común

Ante el conflicto que se vive en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), el intelectual Ugo Pipitone advirtió que espera que el fenómeno no derive en otro episodio como el de Tlatelolco 1968.
O bien, el escritor y activista Javier Sicilia, víctima de la violencia desatada en el país durante el sexenio de Felipe Calderón, incluso equiparó a López Obrador con el líder político nazi Adolf Hitler.
Ambas posturas, junto a las de intelectuales de trayectoria reconocida como Sergio Aguayo y Jean Meyer, fueron duramente criticadas en la plaza pública, y Morales Oyarvide las entiende como una corriente de opinión sesgada por componentes ideológicos.
"(Se interpreta en un sector que) cualquier cosa que se salga un pocos de la camisa de fuerza o de los límites de lo que se entendió como democracia liberal en términos mínimos es algo que hay que temer, es algo que puede convertirse en un autoritarismo, es algo de lo que hay que preocuparse", describe.
En lugar de se entienda el potencial de la fuerza popular para corregir las deficiencias antipopulares del gobierno, se interpreta esta organización y voluntad política como una amenaza.
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México - Sputnik Mundo, 1920, 13.12.2021
América Latina
"Ya voy a ser Andrés Manuel Díaz Ordaz": AMLO ironiza sobre conflicto en el CIDE
"Yo creo que eso es un problema ideológico que viene también en el tema del sentido común y en eso le doy la razón al presidente, en la importancia de la revolución de las conciencias", declara el politólogo.
"Hay que cambiar ese sentido común según el cual, por ejemplo, el gobierno es patrimonio de los expertos, la democracia se tiene que circunscribir netamente a lo electoral, el equilibrio de poderes o el sistema de frenos y contrapesos es el elemento más importante de las democracias, incluso cuando estos son contramayoritarios", añade.
Estas lecturas de la realidad democrática mexicana están introyectadas en estos intelectuales de forma que ya no se las cuestionan y que los desubican ante el surgimiento de movimientos populares desafiantes, estima el egresado de la Universidad de Chicago.
En estos escritores y académicos, Morales Oyarvide también identifica un problema generacional, pues su horizonte de comprensión política proviene de la lucha contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que se enfocó en buscar, entre otras cosas, la pluralidad partidista y la reducción del poder presidencial.
"Eso es básicamente la agenda de la transición; todo eso se cumplió, pero lo que ocurre es que nos dimos cuenta que todo eso engendraba también sus propios problemas", anota.
"Nos dimos cuenta que la pluralidad partidista que tanto se buscó terminó siendo la pluralidad del Pacto por México, digamos, la pluralidad de un oligopolio o un cártel de partidos", critica, que acabaron convergiendo en la agenda neoliberal.
Partido Revolucionario Institucional - Sputnik Mundo, 1920, 20.11.2021
América Latina
Nadie escapa de la ideología del PRI: cómo se apropió de la historia y la identidad mexicana
Además, la lucha contra el autoritarismo presidencial no derivó en un crecimiento del poder de la ciudadanía, estima el universitario, sino que significó un fortalecimiento del poder de expertos y profesionistas que monopolizaron espacios como los organismos autónomos.
"En eso se tradujo la transición también. Yo veo en este tipo de intelectuales una incapacidad, una renuencia para pensar en esos pendientes, que son al final los pendientes de su gremio, los pendientes de su generación", identifica.
Estos puntos ciegos de esa intelectualidad ya consolidada, evalúa Morales Oyarvide, en contrasentido, motivan a buena parte de la lucha del obradorismo y sus simpatizantes.

Desprecio por la democracia popular, participativa

"Al menos en el sector más visible, en el sector más influyente de la intelectualidad durante los últimos 30 años lo que he visto es un compromiso de esta intelectualidad con una definición específica de la democracia y del gobierno", describe el politólogo.
"Que es esta idea según la cual la democracia es un régimen definido ante todo por este sistema de equilibrio de poderes, de frenos y contrapesos, de elecciones libres, de autonomía de ciertas organizaciones capitaneadas por expertos no electos, donde lo que se precia más es la técnica", declara.
A este mismo sector intelectual, considera el universitario, le surge un rechazo ante otra definición de la democracia y del poder que dé lugar a la inquietud popular y ponga su énfasis en la regla de la mayoría, en la movilización social, en la participación.
"El grueso de nuestra intelectualidad liberal ha apostado fuertemente por un proyecto de gobierno, por un proyecto de democracia, por un proyecto de poder que enfatiza esa otra versión de la democracia y que hasta cierto punto desprecia una democracia más radical o popular", considera.
La discusión reciente en torno al Instituto Nacional Electoral (INE), supone César Morales Oyarvide, es muy ilustrativa de esta dinámica, donde se reconoce al organismo autónomo como una entidad contramayoritaria cuya función central sería regular la voluntad del voto popular.
"(Los intelectuales antiobradoristas) creen que los únicos ciudadanos, por ejemplo, dignos de tal nombre son los opositores, son los individuos de cierta clase social o con cierto capital cultural, y que todo lo demás lo ven como acarreados, como clientelas, como masa manipulable", considera.
"No entienden que las mayorías tengan un lugar en la democracia, el lugar preponderante, por cierto, ya sea por sí mismas o a través de delegados, representantes, etcétera. Muchos de los críticos de AMLO están encerrados todavía en esta fantasía elitista, una fantasía elitista de lo que hacen por la democracia", pondera.
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México - Sputnik Mundo, 1920, 09.11.2021
América Latina
¿Es viable la propuesta de AMLO de cobrar a los más ricos del mundo para combatir la pobreza?
En el otro polo, intelectuales que simpatizan con López Obrador ejercen la crítica a medias, sin señalar problemas en las decisiones gubernamentales mientras fetichizan las decisiones populares, considera el universitario.
"Hay un segmento nada despreciable del pueblo que es quizá bastante machista, bastante xenófobo, y ese tipo de actitudes, por mucho que sean populares, no es algo que se deba consecuentar, no es algo que se deba ocultar tampoco, es salgo que se tiene que combatir", asienta.
"Ese debería ser el rol de los intelectuales, también de los intelectuales afines al obradorismo y también de la revolución de las conciencias, a mí me gustaría que esta revolución de las conciencias también tocara esos temas y no se quedara sólo en unas cuestiones más como de índole privada, como de virtudes más de tipo tradicional y privadas", agrega.
Esta intelectualidad simpatizante del presidente de México, subraya Morales Oyarvide, también muestra una renuencia a reflexionar en los desafíos del sexenio y del futuro del movimiento obradorista para cuando concluya la actual administración, además de que tendría que centrarse en construir soluciones.
"El papel de estos intelectuales debería ya ser pues estar centrados en la construcción de nuevas instituciones para que lo que está haciendo eso que llamamos la cuarta transformación no se quede en un estallido ni se quede en algo dependiente de la virtud de un solo hombre", vislumbra.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала