Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Por qué el Gobierno de Bolivia eliminó la empresa estatal de control del tránsito aéreo

© Foto : Pixabay/Manuel Alvarez Torre de control de tránsito aéreo
Torre de control de tránsito aéreo - Sputnik Mundo, 1920, 08.12.2021
Síguenos en
La Administración de Aeropuertos contaba con cientos de funcionarios excedentes, entre otras irregularidades detectadas por el Gobierno. El presidente, Luis Arce, creó mediante decreto una nueva entidad y recontrató al 50% del personal, mayormente técnico, para garantizar los vuelos.
En 1967 fue creada la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana), dedicada al control del espacio y tránsito aéreo en toda Bolivia. Contaba con 898 trabajadores en los 42 aeropuertos del país. Pero una serie de conflictos e irregularidades administrativas decidieron al Gobierno de Luis Arce a cerrar esta empresa del Estado.
En ese instante, mediante el decreto 4630 fue creada Navegación Aérea y Aeropuertos Bolivianos (Naabol), que cumplirá las funciones de la ex-Aasana. La mitad de las y los trabajadores pasaron a la nueva entidad, que logró mantener la normalidad en el tráfico aéreo.
El reciente decreto designó a Boris Barroso como director de la Autoridad de Liquidación de la ex-Aasana. Tiene el deber de pagar salarios, horas extras, bonos de antigüedad y refrigerios adeudados a las y los 898 trabajadores. Para esta finalidad, el Estado dispuso de 182 millones de pesos bolivianos (26,4 millones de dólares).
En diálogo con Sputnik, Barroso afirmó que el final de la ex-Aasana fue declarado por la ley 1356 (de Presupuesto General para 2021) y el Decreto Supremo 4630, del 1º de diciembre pasado, "que son totalmente legales y constitucionales. No como se ha mentido por parte de exfuncionarios de Aasana, que pertenecían al sindicato", la Federación Nacional de Trabajadores de Aasana (Fenta).
Durante los últimos días, las redes sociales de grupos afines al Gobierno de Arce difundieron documentos sobre los supuestos descalabros administrativos cometidos a la ex-Aasana. Barroso apuntó a algunos de sus sindicalistas.
"Esas mismas personas que generaron cuatro paros en este 2021, que han dado una muy mala imagen internacional del país, porque no es normal que en aeropuertos y pistas internacionales se lleven adelante este tipo de medidas", comentó el director de la autoridad liquidadora.
Las movilizaciones de quienes trabajaban en Aasana exigían el pago de horas extras. Pero el Gobierno nacional observaba que este tiempo excedente de trabajo se había cumplido durante los meses más duros de la pandemia de COVID-19, en 2020, cuando no había vuelos nacionales ni internacionales.
Primer aniversario de Gobierno de Luis Arce - Sputnik Mundo, 1920, 04.12.2021
América Latina
Las claves del Gobierno de Arce para reactivar la economía de Bolivia en 2021
El sindicato de Aasana había convocado a un paro indefinido que iba a iniciar el 1º de diciembre pasado, en contra del plan de reestructuración que —sabían— venía elaborando el Gobierno. Pero Arce se les adelantó y eliminó la empresa en esa misma fecha.
El 1º de diciembre pasado, todos los aeropuertos del país amanecieron custodiados por efectivos militares y policiales.
El Ministerio de Obras Públicas había asegurado que las protestas de los aeroportuarios tenían motivos políticos, con la intención de desgastar al presidente Arce.

Supernumerarios

Barroso destacó que en la ex-Aasana había decenas de trabajadores excedentes, que no cumplían funciones y habían sido contratados porque ya tenían a algún familiar adentro.
"Había empleados supernumerarios. Por ejemplo, había una secretaria que tenía su ayudante. Su ayudante tenía un asistente. Su asistente tenía su personal de apoyo. A fin de cuentas, al trabajo de una persona lo hacían entre cuatro y cinco supernumerarios", explicó.
Entre deudas y falta de pago de impuestos, Aasana se cerró debiendo 1.300 millones de bolivianos (188,6 millones de dólares). Barroso comentó que en esta cifra no se consideran los empleados de más: "Algunos funcionarios del sindicato tenían clanes familiares, según la información que tenemos. Había papás, hijos, primos, sobrinos, cuñados, esposas… Era increíble. Esto se convirtió en un cáncer", evaluó el director de liquidación.
"En la gestión 2020, cuando en Bolivia y en el mundo todos nos cuidábamos del COVID-19, no había vuelos internacionales ni nacionales, exceptuando los que eran por temas de salud o porque traían medicamentos. Pero no había pasajeros", recordó Barroso.
Viajeros en un aeropuerto (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 06.12.2021
América Latina
Bolivia descarta el cierre inmediato de las fronteras por la nueva variante del coronavirus
En ese periodo desolador "se pasaron horas extras. ¿Usted puede imaginarse que estos funcionarios hicieron esto? Con este cáncer terminal finalizaron los 54 años de historia de la ex-Aasana".

Barroso sostuvo que esta empresa nació en 1967 "de forma noble, para trabajar en su momento por la República y para dar los servicios aeroportuarios y de aeronavegabilidad en el país. Pero hubo personas que se encargaron de hacer un mal manejo y prácticamente imponían su voluntad como ellos querían".

Los malos manejos en la ex-Aasana ¿comenzaron con el Gobierno de facto de Jeanine Áñez (2019-2020)? Barroso lo negó: "Esto viene de hace muchos años. Es una carga que viene acrecentándose desde hace décadas. Esto ha provocado que Aasana llegue a su fin".
El director contó que está realizando un informe sobre las irregularidades detectadas, incluidos 40 casos de nepotismo. Una vez concluida su investigación, aportará los datos a la Justicia boliviana.
La ex-Aasana fue creada en junio de 1967 mediante un decreto del general René Barrientos, el mismo dictador militar que meses más tarde dirigió la captura y asesinato de Ernesto Che Guevara en los valles cruceños.

La mitad recontratados

Ni bien se supo de la eliminación de Aasana, sus cientos de trabajadores comenzaron a manifestarse. Pero con el pasar de los días, Naabol recontrató a más de 400 de sus 898 empleados. Según Barroso, el 80% es personal técnico y el 20% restante es administrativo. Advirtió que en la vieja empresa había una mayoría que cumplía tareas contables, lo cual era indicio de que no había un trabajo eficiente.
Barroso resaltó que a partir de la recontratación de más de 400 operarios, la mayoría técnicos, se evitó el colapso del tráfico aéreo al eliminar la antigua empresa.
Las y los recontratados "son hombres y mujeres que, de forma responsable, garantizaron con mucho éxito que ni un solo vuelo haya sido retrasado ni cancelado", aseguró.
Una gasolinera (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 08.12.2021
América Latina
Incentivo a biocombustibles en Bolivia entusiasma a empresarios
En este aspecto, Barroso indicó a que las y los trabajadores que quedaron definitivamente desempleados "se les va a pagar hasta el último centavo de beneficios sociales. Los derechos de los trabajadores son inembargables e imprescriptibles".
Elio Aduviri, trabajador del aeropuerto de El Alto, publicó un artículo en La Izquierda Diario, en el cual atribuyó la decadencia de la ex-Aasana a directores que "estuvieron envueltos en una serie de malos manejos y pérdidas millonarias por el poco conocimiento en el área aeronáutica, evitando la renovación de equipos y servicios para garantizar su continuidad, pese a los constantes pedidos de los trabajadores".
Según Aduviri, este argumento "le sirve al Gobierno para decir que Aasana está en quiebra por culpa de las y los trabajadores, porque tienen salarios altos", pero "no existe inversión en los aeropuertos administrados y manejados por Aasana", remarcó.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала