Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Mujeres mazahuas pelean su permanencia en el centro de Ciudad de México

© Sputnik / Eliana GiletAlbina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México - Sputnik Mundo, 1920, 27.11.2021
Síguenos en
Luchando contra la discriminación y el estigma sufrido por generaciones, Albina es una de las mujeres mazahua que pelea por un espacio digno de vivir y trabajar en la gran metrópoli mexicana. Con ella, conversó 'Sputnik'.
Albina es la tercera generación de su familia que llegó a Ciudad de México a buscar su subsistencia. Nacida en San Antonio Pueblo Nuevo, en el municipio de San José del Rincón, es originaria de esa zona del estado de México que colinda con Michoacán, donde año a año se reciben las mariposas monarca en su migración camino al norte.
Como las mariposas, Albina migró al norte a los 14 años. Allí comenzó a trabajar con su madre y padre, "toreándole" en las calles, es decir: usando una manta blanca en la que vender frutos de estación, que ofrecían a los transeúntes. Ella fue testigo durante años de la persecución que sufrían los mayores, cuando la "camioneta" del Gobierno los correteaba por el centro del entonces Distrito Federal (hoy Ciudad de México), buscando detenerlos para evitar que comerciaran.
"Mis padres fueron buenos, cariñosos, bondadosos, pero en mi pueblo tenemos una situación difícil porque no hay tiendas o fábricas donde ir a trabajar. Es un pueblo de los que no hay colonias, ni calles, puras brechas de milpas", contó a Sputnik.
Desde entonces y por más de 30 años, ha radicado en Ciudad de México, aunque viaja siempre que puede a ver su familia en su pueblo. "Mis padres son mazahua y yo soy mazahua, ellos me enseñaron a trabajar", explicó. Ahora, Albina encabeza su propia lucha por un lugar digno donde trabajar y donde vivir.
© Sputnik / Eliana GiletAlbina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México - Sputnik Mundo
1/2
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
© Sputnik / Eliana GiletAlbina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México - Sputnik Mundo
2/2
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
1/2
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
2/2
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
El 15 de octubre de 2021, un grupo de hombres armados irrumpió por la fuerza en el edificio en el que Albina vive con una centena de personas, en su mayoría de la comunidad mazahua del estado de México. Aunque la situación tenía la apariencia de un desalojo arbitrario, no hubo ni notificación, ni funcionario judicial con el que entenderse.
Tras una década de habitar y mantener en pie al edificio ubicado en Turín #46, en la colonia Juárez, alcaldía Cuauhtémoc en el corazón de Ciudad de México, Albina y el resto de los mazahuas que allí viven, están buscando vías con el Gobierno capitalino para que se agilice el trámite de expropiación del edificio en favor de sus habitantes.
La sorpresa fue que, cuando quisieron revisar quien figura legalmente como propietario ante el Registro Público de la Propiedad, no pudieron hacerlo, ya que el documento aparece resguardado por un procedimiento judicial que acusa a los indígenas de ser parte de un grupo de la delincuencia organizada.

Discriminación por décadas

La familia de Albina llegó a Ciudad de México en 1935. Entonces, no existían los actuales 'líderes' del comercio ambulante, que rentan la vía pública gracias a los vínculos que mantienen con los políticos locales. "En aquel tiempo, mis padres vendían en las calles, en los cines como el Mariscala, o en el Teatro Blanquita (junto a la Alameda de Bellas Artes) en cualquier esquina de la ciudad, donde lograron luchar para tener un pedacito de suelo para trabajar honradamente", explicó la fuente.
Sin embargo, antes como ahora, el comercio ambulante ha sido criminalizado y perseguido, durante generaciones.
"Se vendía en una manta blanca, se ponían sus morelianas, sus nueces, sus duraznos, sus mandarinas, las pepitas, como hacían todos los mazahuas del estado de México que ganaron un espacio para trabajar, porque hasta ahora no nos dan el derecho de trabajar dignamente en un espacio", explicó.
Y eso, implica la persecución del Gobierno local y citadino. "A mi mamá, en una ocasión, no le dio tiempo de recoger su manta y se la llevaron. Ella me contó que ahí adentro, para que no le cortaran las trenzas, ella tenía que limpiar las mesas o lavar las ollas. Mi mamá sufría para que no le cortaran las trenzas y que anduviera pelona e identificada que ella era una de las indígenas que se aferraba en luchar para tener ese espacio de trabajar, y darnos a nosotros el sostén", recordó.
© Sputnik / Eliana GiletAlbina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México - Sputnik Mundo
1/2
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
© Sputnik / Eliana GiletAlbina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México - Sputnik Mundo
2/2
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
1/2
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
2/2
Albina, mujer mazahua que pelea por su permanencia en Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
A pesar de las décadas, la persecución continúa, así como continúan los mazahuas en sus rubros clásicos. Albina explicó que ellos no se dedican a la venta de fayuca (productos de imitación de marcas caras) ni a la venta de ropa o artículos chinos, los mazahuas siguen vendiendo alimentos sanos, a precios accesibles: elotes, esquites, elotes asados, frutas de estación. También chicharrones y papas preparadas.
"Seguimos resistiendo hasta la fecha de hoy, como comerciante, trabajadora, indígena, pero fuimos transformando nuestra mercancía. Ahora ya no usamos una manta sino un carro, pero nos siguen llevando al Ministerio Público si no tenemos para pagar la multa que nos imponen", explicó.
A pesar de discriminación, Albina siente orgullo de haber sacado adelante a sus hijas vendiendo su producto. "Tengo a mi hija menor que está en sexto de la escuela y le digo que vender es feo, que te tratan mal, que aguantas lluvia, sol, frío, calor, lo que sea. Pero yo no tuve carrera y quiero que ella sea mejor. Una de mis hijas está en la Universidad gracias a esto que los mazahuas transformamos. Yo quiero que mi hija logre su carrera, gracias a esta mercancía", explicó.

Violencia y expulsión

Desde el año 2009, Albina llegó con sus hijas a vivir a la colonia Juárez. Allí, por medio de un vecino, consiguió una renta barata de un cuarto en el edificio de Turín 46. Cuando llegó, el lugar estaba al borde del colapso: las lozas del piso estaban sumidas hacia adentro, y algunos vecinos luchaban contra el agua metiéndose en sus recámaras cada vez que llovía.
© Sputnik / Eliana GiletEdificio Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
Edificio Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México - Sputnik Mundo, 1920, 27.11.2021
Edificio Turín 46, colonia Juárez, ciudad de México
Poco a poco, comenzaron a tapar todos los agujeros, hasta que llegó el día del gran temblor del 19 de septiembre de 2017.
"Nos salimos a la calle porque tras el sismo se cayó una parte del inmueble, entonces pasamos un par de días en la acera esperando que viniera Protección Civil, pero en cambio llegaron unas personas diciendo que eran dueños y que nos fuéramos porque nos iban a quemar la carpa donde dormíamos. Les pedimos que nos enseñaran sus documentos, pero nunca lo hicieron", explicó.
Luisa Aguirre damnificada del sismo de 2017 posa para foto, sigue sin poder volver a casa - Sputnik Mundo, 1920, 19.09.2021
América Latina
¿Por qué hay damnificados del sismo en CDMX que siguen fuera de casa?
Desde ese día hace cuatro años, hasta el pasado 15 de octubre, no habían vuelto a tener amenazas de expulsión, la cual se configuró en las primeras horas de la mañana de ese día de una forma violenta y por fuera del debido proceso, establecido para un desalojo: para empezar, que exista un juicio civil y una orden judicial que así lo mande.
Pero el 15 de octubre no había nadie con quien hablar, ni actuario o funcionario judicial que respaldara la diligencia, por lo que vieron que se trataba de un procedimiento ilegal para hacerlos perder la posesión de Turín por la fuerza.
Ese día, las denuncias que los mazahuas organizados hicieron, llegaron a la Subsecretaría de Gobierno de Ciudad de México, que les brindó su respaldo para recuperar su casa. Sin embargo, habían sufrido un raid de sus pertenencias.
"No se me hace justo que si hubo un actuario o un juez, hiciera un desalojo con esa violencia. Nosotros estamos en pláticas con el Gobierno de Ciudad de México, y con el Instituto de Vivienda de la capital porque estamos pidiendo una expropiación", explicó Albina.
La década o más que han mantenido el edificio les da derecho a pelear por su permanencia, ya que los supuestos dueños no se han presentado nunca, ni han podido justificar su propiedad como corresponde.
"Este es un derecho que tenemos, no queremos nada regalado como menciona la sociedad. Aquí regularizamos el agua y la luz, estamos al corriente. Así como somos indígenas, somos responsables de lo que queremos, una vivienda digna para mantenernos en el centro de la capital", concluyó.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала