Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Autos, sobornos y guerrilla: el caso de Carlos Mattos, el colombiano extraditado desde Madrid

© AFP 2021 / AFP / Policía Nacional de ColombiaCarlos Mattos en el aeropuerto El Dorado, en Bogotá, Colombia
Carlos Mattos en el aeropuerto El Dorado, en Bogotá, Colombia - Sputnik Mundo, 1920, 18.11.2021
Síguenos en
Por 25 años, Carlos Mattos tuvo el monopolio de ventas de autos Hyundai en Colombia. En 2016, la casa matriz en Corea rompió relaciones con el empresario. Mattos la demandó, y salió favorecido. Pero a los días, el juez del caso "compró" un auto Hyundai 0 km. El empresario fue acusado de soborno y se fugó a España, ahora lo extraditaron.
Cuando Mattos pisó tierra colombiana el 17 de noviembre, encapuchado y custodiado por policías y agentes de migración al salir del avión, gritó: "Quieren matarme, quieren matarme. Colombia entera sabe quiénes son, quiénes están detrás de mí. El mundo entero lo sabe". El empresario alega ser víctima de la guerrilla colombiana —y un filántropo en serie—.

El hombre detrás de Carlos Mattos

El magnate colombiano estudió negocios en Estados Unidos en la Universidad de Lowell, y luego hizo un MBA en Babson College, donde también formó parte de la junta directiva.
De vuelta en su tierra natal, se convirtió en uno de los primeros comerciantes en importar autos chinos de la empresa Cinascar. Hoy tiene millonarios negocios en Ecuador y Venezuela, además de Colombia. Es reconocido por ser uno de los más ricos del país.
Mattos tiene departamentos y casas en Miami (Estados Unidos), Bogotá y Cartagena, que tienen ascensores de oro y esculturas millonarias del artista colombiano Fernando Botero; según el periódico de Colombia El Tiempo, gran parte de su fortuna la invirtió en inmuebles.
Nelson Serrano en el juicio en que lo condenaron con cuatro penas de muerte, en 2007 - Sputnik Mundo, 1920, 17.11.2021
América Latina
La historia de Nelson Serrano: un ecuatoriano en el corredor de la muerte de EEUU
También es dueño de un avión privado y católico, o al menos un gran devoto a su arquitectura. "Pues ha entregado millonarias sumas para reparar la Catedral Basílica Santa Catalina de Alejandría (Cartagena), la Catedral Metropolitana de Barranquilla, y hasta el Seminario Juan Pablo Segundo de Valledupar", enumeró el periódico colombiano El Espectador.
El reconocido empresario viene de una familia rica de algodoneros y ganaderos, políticos y empresarios. Mattos es hermano de Alonso Enrique, senador por el partido Conservador entre 1998 y 2002, y de Eduard, que en mayo de 2020 fue capturado en medio de una investigación por la muerte de dos personas en 2001, en Codazzi (Cesar). Según dijo en un vídeo autobiográfico, todos ellos "sufrieron por la violencia guerrillera".
Sin embargo, no se supo públicamente de los vínculos de su familia ni de los suyos con la guerrilla hasta el 30 de noviembre de 2017, cuando el exjefe paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Salvatore Mancuso, pidió testificar ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) sobre el conflicto armado.
En su extensa solicitud, escribió: "Como ocurrió con el caso del señor Carlos Mattos de la Hyundai, son varias las empresas nacionales y multinacionales que se vieron beneficiadas inicialmente con nuestro actuar", según recogió El Espectador. Mancuso aseguró que Mattos le entregó a las AUC cuatro vehículos por año para apoyarlos.

Los crímenes de Carlos Mattos

Los problemas empezaron a caer en 2016 cuando, tras un cuarto de siglo, Hyundai quiso darle el negocio de la venta en exclusivo al grupo ecuatoriano Eljuri. Mattos interpuso una demanda civil; el juez Reinaldo Huertas dispuso de una medida cautelar que permitió que Mattos continuara con el monopolio. Pero la buena noticia duró poco. A los días, el juez compró un nuevo auto, y contado. Desde entonces, inició el denominado caso Hyundai, en el cual ya hay registro de condenas y suspensiones.
Escena del crimen - Sputnik Mundo, 1920, 12.11.2021
América Latina
Violines, mamuts y sangre: la historia del asesinato de un luthier alemán y su hija en Paraguay
El célebre empresario fue acusado de sobornar a dos jueces en los procesos judiciales relacionados con sus negocios, de utilizar de forma ilícita redes de comunicaciones, acceder de manera abusiva a un sistema informático, y de causar daño informático, según informaron los medios locales. El empresario se declaró inocente, y se refugió en Madrid, España.
En octubre de 2018, cuando Mattos ya llevaba meses en Europa, un juzgado de Bogotá lo imputó y ordenó su captura inmediata. Un mes antes, se había negado a comparecer ante la Fiscalía en audiencia virtual. Todo parecía indicar que Mattos regresaría en Colombia en 2019. Sin embargo, sus abogados lograron frenar la extradición.
El miércoles 17 llegó al país para ser presentado ante un juez de control de garantías de Bogotá; la Fiscalía adelantó que pedirá que se le imponga prisión preventiva mientras avanzan los procesos penales que hay en su contra.
Además de Mattos, el juez Huertas está en juicio penal y fue destituido e inhabilitado por 15 años por la Comisión Nacional de Disciplina Judicial, informó El Tiempo; lo hallaron responsable disciplinariamente de haber aceptado un millonario soborno.
En 2019, también cayó la jueza Ligia del Carmen Hernández, quien fue condenada a dos años de cárcel por recibir al menos 25.000 dólares del empresario. El Espectador relató que su historia comienza cuando la Fiscalía dio a conocer que se manipuló el sistema de reparto en el Centro de Servicios Judiciales de los juzgados civiles de Bogotá, para que el caso de Mattos cayera exclusivamente en manos del juez Huertas.
Los jueces no son los únicos involucrados en el caso Hyundai. El periódico colombiano señala que el 5 de noviembre de 2020, el ingeniero Edwin Angulo, exfuncionario de la Dirección Ejecutiva Seccional de Administración Judicial, fue condenado a 44 meses de prisión por manipular el sistema de repartos del Juzgado Sexto Civil de circuito de Bogotá, en 2016, para que Huertas favoreciera a Mattos. Confesó haber recibido más de 3.000 dólares por el "empujón".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала