Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del planeta.

Europa sin fronteras y sin soluciones

© Sputnik / Abrir banco de fotosMigrante en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, noviembre del 2021
Migrante en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, noviembre del 2021  - Sputnik Mundo, 1920, 15.11.2021
Síguenos en
PARÍS (Sputnik) — Europa está perdida y en peligro. Así lo conforma su jefe de la diplomacia, Josep Borrell, frente a una nueva crisis en las fronteras exteriores de la organización que vuelve a vivir un problema migratorio con su consecuente dilema: humanismo o firmeza.
La situación en la frontera entre Polonia y Bielorrusia ha llegado a tal punto que cualquier chispa puede provocar un enfrentamiento armado que, aunque limitado, podría conducir a situaciones dramáticas.
En las últimas horas, el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, acusado por Polonia, toda la UE y Estados Unidos de organizar e instrumentalizar la llegada de miles de inmigrantes al límite territorial polaco, se mostraba dispuesto a colaborar con la repatriación de los aspirantes a la entrada en territorio comunitario. Un intento de rebajar la tensión antes de la reunión de Bruselas que preparaba el aumento de sanciones a Minsk.

Impotencia ante el tráfico de seres humanos

La Unión Europea vuelve a vivir una pesadilla inmigratoria como la del verano de 2015, pero esta vez ello no debería sorprenderle, pues desde ese año las fronteras exteriores de la Unión son un coladero y un excelente negocio para las redes de tráfico de seres humanos que se mofan y vierten lágrimas de risa ante la incapacidad de 27 países y su ejército de funcionarios.
Polonia es el último ejemplo de la facilidad con que traficantes, algunos gobiernos y miles de ciudadanos extraeuropeos, manipulados y engañados, se convierten en un arma que desestabiliza a la "poderosa" Europa.
La UE suele responder con sanciones cuando se siente más impotente. Pero mientras algunos políticos y tecnócratas se dan por satisfechos en Bruselas, los ciudadanos europeos –como hoy los polacos– están convencidos que esa misma organización a la que pertenecen, no les protege de episodios de invasión masiva de inmigrantes que desbordan cualquier límite humano de comprensión y solidaridad.

Polonia, Grecia, España, Italia…

Hoy es Polonia; como en 2020 fue Grecia; como cada día es España e Italia. Entre humanismo y firmeza, los ciudadanos europeos ya parecen tener claro que su generosidad debe tener un límite, como el de cualquier Estado soberano que respete y cumpla el control de sus fronteras.
Josep Borrel afirma que hoy existen en Europa más muros que tras la caída del de Berlín. Si fuera cierto, se evitarían casos como el que se vive actualmente y que puede repetirse en cualquier momento y en cualquier país con frontera exterior europea. El humanismo no incluye la debilidad ni debería ser confundido con ingenuidad o "buenismo", palabra que algunas almas angelicales querrían imponer como pauta de comportamiento.
Migrantes en la frontera entre Bielorrusia y Polonia - Sputnik Mundo, 1920, 11.11.2021
Internacional
Migrantes en Bielorrusia, alarma en Europa

"Valores" vs soberanía

Polonia y otros 11 socios de la UE pidieron recientemente a Bruselas un presupuesto para instalar barreras en sus límites territoriales. Los gobiernos que lo sugieren responden a una exigencia de sus gobernados que no militan, en su inmensa mayoría, en organizaciones no gubernamentales.
Pero los dirigentes de la UE y, en especial, de los dos países que más influencia tienen en Bruselas, Francia y Alemania, consideran la petición como una herejía a sus "valores"; los valores de la UE que cada día millones de ciudadanos en todo el territorio europeo observan como un obstáculo a su soberanía y a su seguridad.
La estupidez llega al punto de considerar xenófobo el simple hecho de querer limitar la inmigración; limitarla, no impedirla. Algún "experto" europeo —no polaco, por supuesto— considera que Polonia está obligada a acoger a los miles de personas que se agolpan en su frontera con Bielorrusia. Como si ello pudiera poner fin a un problema que la UE va a seguir sufriendo mientras siga mostrando su vulnerabilidad sobre el terreno y sobre su legislación trasnochada, obsoleta y antipopular.
Bielorrusia, el nuevo 'muro' del mundo - Sputnik Mundo, 1920, 12.11.2021
Internacional
Bielorrusia, el nuevo 'muro' del mundo

La brújula de Borrell

En medio de la crisis en el corazón del Viejo Continente —lo que algunos llaman "Europa del Este"— Josep Borrell presentaba su nueva doctrina estratégica, bajo la denominación de "Brújula europea". La brújula sirve para indicar un camino, señala el jefe de la diplomacia europea. Pero la utilización de ese instrumento indica también que quien lo utiliza está perdido.
Mientras Borrell y sus jefes buscan la aguja para saber dónde está el Norte, la UE recibe una nueva cachetada moral con la llegada a la frontera polaca de tropas "brexit" de la "British Royal Engineers", que participaban en maniobras en el Báltico. Conscientes de que la UE no protege más que con buenas palabras, el gobierno polaco pedía ayuda también a la OTAN, cuyo artículo 4 permite a sus miembros activarlo si se sienten amenazados en su integridad territorial, su independencia política o su seguridad.
Migrantes en la frontera entre Polonia y Bielorrusia - Sputnik Mundo, 1920, 13.11.2021
Internacional
Hallan el cuerpo de un sirio en Polonia cerca de la frontera con Bielorrusia
El eje Berlín-París que, dirige o intenta dirigir la política de la UE, se topa con un problema que no quería ver o que prefería retardar. La todavía Canciller alemana, Angela Merkel, principal causante de la crisis migratoria en Europa de 2015, acude rauda a Moscú a pedir la mediación de Vladímir Putin para hacer ceder a Alexander Lukashenko. Los alemanes quieren olvidar el "Wilcomen refugees" de hace seis años; saben que el objetivo de los inmigrantes al otro lado de la frontera polaca es Alemania, y así lo hacen saber cada día con cantos en inglés: ¡"Germany, Germany!
Para el presidente francés, Emmanue Macron, cuyo país presidirá durante seis meses la UE en 2022, la crisis de la inmigración llega en el peor momento; en plena campaña electoral para las presidenciales de abril, en las que ese asunto es ya uno de los principales argumentos de fuerza de sus rivales.
Que la brújula de Borrell les guíe.
LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала