Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

El reclamo indígena que tomó la capital de Colombia

© Sputnik / Germán Gómez PoloIndígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá - Sputnik Mundo, 1920, 09.11.2021
Síguenos en
Cerca de 1.500 indígenas se asentaron en uno de los parques emblemáticos de Bogotá. Las autoridades buscan que retornen a sus territorios, pero las comunidades aseguran que el conflicto armado los expulsó y no tienen a dónde ir.
El Parque Nacional, en el centro de Bogotá, se convirtió en un barrio indígena. Desde hace más de un mes, unos 1.450 miembros de 14 comunidades indígenas de Colombia llegaron a la capital, argumentando que el conflicto armado los desplazó de sus tierras y que no tienen otro lugar a donde ir.
El temor que infunden los grupos armados ilegales en varias regiones del país hace que un retorno a los lugares que habitan sea una idea remota para ellos. Por esa razón, los miles de indígenas de los pueblos Embera katío, Embera chamí, Embera dobidá, Yanakona, Nasa, Coconuco, Pasto y Wayúu, entre otros más, provenientes de al menos 10 departamentos de toda Colombia, han convertido el tradicional y concurrido Parque Nacional, epicentro de la ciclovía dominical bogotana, en uno de sus "lugares ancestrales".
Pero las condiciones no son las mejores. Caminar por las calles internas del parque es encontrarse con chozas improvisadas con plásticos negros, que apenas logran resguardar a estas personas de las embestidas de las fuertes lluvias que han azotado la capital de Bogotá en las semanas recientes.
Sputnik visitó el lugar para evidenciar que, como mejor han podido, los indígenas trasladaron sus vidas a la ciudad de cemento. Las ollas se sostienen sobre piedras y se cocina al fogón de leña, sus ropas están tendidas al aire libre y los niños, que se pueden contar por decenas, caminan y juegan con juguetes improvisados.
Por supuesto, ha habido una atención primaria por parte del Gobierno de Bogotá y la Unidad para las Víctimas, sin embargo, gran parte de los alimentos que reciben los indígenas también ha llegado en donaciones de ciudadanos que se acercan al lugar para brindar solidaridad.
Las mujeres de las comunidades que llegaron a Bogotá también aprovechan los sábados, domingos o festivos para fabricar artesanías y recolectar algunos pesos para alimentar a sus hijos.
© Sputnik / Germán Gómez PoloIndígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá - Sputnik Mundo
1/5
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
© Sputnik / Germán Gómez PoloIndígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá - Sputnik Mundo
2/5
© Sputnik / Germán Gómez PoloIndígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá - Sputnik Mundo
3/5
© Sputnik / Germán Gómez PoloIndígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá - Sputnik Mundo
4/5
© Sputnik / Germán Gómez PoloIndígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá - Sputnik Mundo
5/5
1/5
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
2/5
3/5
4/5
5/5
Lo que existe es una tensión entre los indígenas y las autoridades, pues aún no se llegan a acuerdos firmes que permitan que las comunidades salgan del parque y un desalojo en el que participen las unidades antimotines está sobre la mesa. Los indígenas pasan las noches en sus viviendas improvisadas, pero saben que en cualquier momento podrían ser obligados a abandonar el lugar, una situación que, dicen, no van a permitir.

"No vamos a volver para que nos asesinen"

María Violet Medina es una de las voceras de la movilización y hace parte del pueblo nasa, cuya población se concentra, de manera mayoritaria, en el departamento del Cauca, en el suroccidente del país y donde la guerra sigue dejando secuelas.
"Nos sacaron de nuestras tierras. Aquí hay pueblos que no tienen dónde vivir, fueron desplazados de sus territorios por grupos armados ilegales que se los disputan. ¿Cómo vamos a regresar? No vamos a volver para que nos asesinen. Eso es lo que no han entendido ni el Gobierno Nacional ni el de Bogotá. El parque hoy es como nuestro territorio", comentó Violet Medina a Sputnik.
La mujer también hace parte del equipo de apoyo logístico del asentamiento, por eso hace un recorrido para ilustrar cómo han instalado un centro de acopio en donde almacenan las donaciones para garantizar los mínimos básicos de alimentación y vestimenta.
Si bien, la organización indígena y las autoridades locales han intentado mantener, con los retos que representa, unas condiciones medianamente sanas, lo cierto es que el lugar en donde hoy están los indígenas también ha empezado a padecer las dificultades propias de los asentamientos irregulares, como la acumulación de basuras. Esa situación en particular representa un peligro para la salud, sobre todo para la de los más pequeños.
Militares colombianos, imagen referencial - Sputnik Mundo, 1920, 27.10.2021
América Latina
Más de 15.000 personas sufrieron desplazamiento en Colombia entre julio y septiembre

Una negociación difícil

La atención desde el Gobierno de la alcaldesa Claudia López también ha sido compleja porque, según explicaron a Sputnik funcionarios de la Secretaría de Gobierno, los recursos que se destinan para atender este tipo de situaciones son limitados y, además, no pueden ser permanentes, por lo que en el escenario también hace su aparición la Unidad para las Víctimas, de carácter nacional.
A los pocos días de que los indígenas llegaran a Bogotá, la Secretaría de Gobierno informó que se habían destinado 1.900 millones de pesos colombianos (491.000 dólares) para atender a más de 1.000 personas de la comunidad embera durante la pandemia del coronavirus.
"Ante la situación humanitaria presentada con el pueblo embera el Distrito destinó más de 1.900 millones para atender a 1.277 personas durante la pandemia. Estos recursos se entregaron en bonos canjeables por alimentos, transferencias monetarias, pago de arrendamiento y mercados", dijo en su cuenta oficial de Twitter Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno de Bogotá.
Y dejó claro lo que ya establecía la ley. Que la atención que podía brindar la ciudad era transitoria y que una solución estructural al problema debía provenir directamente del Gobierno Nacional.
La oficialidad se enfrenta a otro problema y es que los indígenas no aceptan propuestas mientras no tengan una solución macro a la situación que viven en los territorios de donde son originarios.
Según las cifras de la Alta Consejería de Paz, Víctimas y Reconciliación, fueron casi 1.000 personas indígenas las que atendieron el llamado para ser trasladados al parque La Florida, ubicado cerca del aeropuerto internacional El Dorado, en el occidente de Bogotá.
El traslado es la oferta más inmediata de las autoridades en Bogotá, pues, se calcula que el 60% de los indígenas que están en el Parque Nacional son niñas, niños y adolescentes que "están expuestos a la intemperie".
© Sputnik / Germán Gómez PoloIndígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá - Sputnik Mundo
1/2
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
© Sputnik / Germán Gómez PoloIndígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá - Sputnik Mundo
2/2
1/2
Indígenas desplazados en el Parque Nacional de Bogotá
2/2
"Solicitamos a los líderes de esta población indígena, que con el acompañamiento del Ministerio Público, permitan la atención en salud oportuna y adecuada a las patologías que se empiezan a presentar por la exposición en la que se encuentra la población sin restricciones frente a la especialidad que se deba proveer para garantizar la prestación del servicio involucrando la promoción del enfoque étnico diferencial debido", ha manifestado la Alta Consejería de Paz.
Los indígenas que se han trasladado al parque La Florida han recibido atención de la ciudad y es la comunidad con la que se avanza en un proceso de retorno. No obstante, Violet Medina asegura que esa alternativa de solución no saldrá bien porque, al no existir condiciones seguras en sus lugares de origen, es posible que se devuelvan a la capital.
"Esa gente estará en dos meses nuevamente en Bogotá porque allá no hay garantías de dignidad. Es difícil que las autoridades piensen en un retorno cuando los territorios están confinados por la violencia, las disputas territoriales, los asesinatos diarios de compañeros indígenas", manifiesta la vocera indígena.
En contraste, Ramón Rodríguez, director de la Unidad para las Víctimas, ha manifestado que la tarea más difícil de realizar con el grupo de indígenas que está en el Parque Nacional es la caracterización.
"Encontrar la voluntariedad por parte de la comunidad embera no ha sido posible y estamos a la espera de los avances que se tienen con las secretarías de la Alcaldía mayor de Bogotá, buscando siempre cómo poder articular con ellos para acompañar el proceso del levantamiento de censo, tarea que tiene que adelantar el distrito", manifestó el funcionario en declaraciones enviadas a medios de comunicación.

El retorno a los territorios

El regreso de parte de los indígenas a sus tierras parece un hecho. El pasado jueves 4 de noviembre, la Unidad para las Víctimas informó que, a partir de esta semana, el grupo de indígenas asentado en el parque La Florida iniciará su camino a casa.
"Con los integrantes de esta comunidad que se encuentran en el parque La Florida ya se adelantó un proceso de caracterización, ya tenemos las familias identificadas, la cuales se van a ir, así como las que se van a reubicar en la ciudad de Bogotá", explicó el director Rodríguez.
Ese proceso de retorno se ha empezado a organizar con los Gobiernos locales en los departamentos a los que pertenecen las distintas comunidades, para que la institucionalidad esté preparada para atender a los emberas en cuestiones humanitarias y los proyectos productivos que protejan sus formas de subsistencia.
El hombre del pueblo indígeno - Sputnik Mundo, 1920, 28.10.2021
América Latina
El Fondo indígena internacional debate problemas para aplicación de derechos esenciales
El tema es delicado porque también hay mucha sensibilidad y los funcionarios del Estado cuidan sus palabras para evitar mayores enfrentamientos con los indígenas que llegaron a Bogotá. El tiempo avanza y, a su vez, también parece hacerlo el número de indígenas que llegan al Parque Nacional.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала