Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Ultramaratonista uruguayo aspira a convertirse en rey de los 700 kilómetros

© Foto : Pixabay / kinkateUn hombre corre (imagen referencial)
Un hombre corre (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 08.11.2021
Síguenos en
MONTEVIDEO (Sputnik) — El ultramaratonista uruguayo Aníbal Lavandeira se lanzó el lunes a la conquista de una de las carreras más largas del mundo, 700 kilómetros en una reserva ecológica de Carolina del Sur (EEUU, sureste), con su cuerpo y la distancia como únicos rivales.
"En este momento tengo la posibilidad de ser el mejor del mundo porque este año no hubo carreras de esta dificultad, es una posibilidad única para mí de ser lo mejor de lo mejor en lo que más me gusta en la vida", comentó Lavandeira a la Agencia Sputnik en una conversación telefónica.
Durante la carrera llamada The Swamp Fox Ultra en el parque nacional Francis Marion, una reserva natural de más de 2.500 kilómetros cuadrados, los corredores utilizan caminos en el corazón de la reserva por entre frondosos bosques y pantanos.
Lavandeira, el único participante en esta distancia debido a sus exigentes requisitos, tiene 160 horas, o seis días y medio, para terminar la carrera y convertirse en el segundo atleta en lograrlo, luego de que lo consiguiera James Delorme en 2020.
En esta competencia de autosuficiencia, el corredor solo podrá pasar tres veces por el campamento, por lo que en su mochila cargará unos pocos litros de agua y alimentos en polvo para cubrir las 10.000 calorías que consume por día.
"Estoy deseando que termine y comerme una hamburguesa y un helado", bromeó el atleta, que comenzó a correr junto a su padre cuando era niño.
Para llegar a esta competencia, los participantes tienen que haber cumplido determinados requisitos de salud y profesionales, como haber corrido varias carreras largas.
"Al principio éramos casi 25 para participar en la carrera, después quedamos dos. Ahora soy el único. Los requisitos son bastante exigentes", explicó Lavandeira.
Su estrategia para atravesar la reserva y llegar a la meta para el domingo será dormir algunas horas por día para poder correr también en la noche.
La jubilada Nadezhda Medvédeva corre por la calle - Sputnik Mundo, 1920, 11.10.2020
Internacional
Esta septuagenaria rusa sigue corriendo maratones
"Planeo dormir de día, no se puede dormir de noche porque es noche cerrada, mucha vegetación. Hay que dormir de día porque de noche no sabés si hay algún insecto, agua o humedad donde vayas a acostarte. De noche corro, de día duermo en tiradas de una hora, tres o cuatro por día, no se puede dormir mucho rato porque después no te levantás", comentó.
Además del entrenamiento físico, también se debe preparar mentalmente, agregó.
"Con la mente tranquila y confiado en el entrenamiento que hice voy a poder pasar lo que es los peores momentos que tiene una carrera de esas, los pánicos que tiene una carrera de esa en la noche, lo desahuciado que te sentís cuando te faltan 400 kilómetros, 300 kilómetros, cuando no podés dar un paso más y te faltan 250 kilómetros", comentó.

Corriendo por los continentes

Lavandeira, que afirma que "la pereza se vence levantándote a las 5 de la mañana para correr", ya compitió en Francia (500 kilómetros), Irlanda, Suiza, en varias carreras de América del Sur y ahora en EEUU debutando con los 700 kilómetros.
A sus 52 años corre al menos 40 o 50 kilómetros por día y en un fin de semana llega a cubrir hasta 200 kilómetros, tiene grupos a los que entrena para correr como ejercicio o para competencias, otros a los que acompaña y es docente de la Escuela Nacional de Entrenadores, además de haber completado este año un Máster en Entrenamiento Deportivo.
"Empecé a los 7, 8 años, corría 10 kilómetros aproximadamente con mi padre. Cuando él quedó postrado empecé a correr como una devolución de lo que él me dio, cuando más adelante empecé a correr distancias más largas me empezó a gustar la ultramaratón", explicó.
Y todavía no piensa en colgar los zapatos deportivos.
"Tengo objetivos para 2022 y 2023, todavía no tengo ganas de retirarme, tengo 52 años, siempre me preparo como si fuera la última bala, no creo que sea el último (año)", comentó.
En los últimos tiempos ha participado solo de una carrera al año, de distancias largas y emplea varios meses en ese entrenamiento.
Para 2022 analiza aceptar una invitación para correr en Alemania una carrera de 1.000 kilómetros por rutas secundarias en 11 o 12 días, mientras que para el año siguiente su meta sería una competencia en Australia compuesta de tres carreras de 2.000, 1.800 y 1.200 kilómetros que se cubren en entre 15 días y un mes y medio.
"Los límites están para pasarlos", afirmó el atleta.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала