Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

El tenebroso relato del único pueblo excomulgado y maldito de España

© Foto : Cortesía de la Asociación El Embrujo de TrasmozVista de Trasmoz (Zaragoza)
Vista de Trasmoz (Zaragoza) - Sputnik Mundo, 1920, 30.10.2021
Síguenos en
Trasmoz es el único lugar de España que vive técnicamente ajeno a los designios de Dios. Excomulgado y maldito desde la Edad Media, la brujería forma parte de su historia. Un panorama del que sus habitantes han sabido sacar provecho.
El Moncayo despunta en el horizonte aragonés. Sus 2.300 metros coronan el límite entre la Meseta y el Valle del Ebro. El agreste paisaje que conforma desciende poco a poco hasta cruzar miradas con el ser humano. Los escasos habitantes de las comarcas que rodean la montaña padecen la fuerza del frío cierzo que despeina las copas de los árboles. Un viento agresivo en el que resuenan historias y leyendas de tiempos remotos.
Algunas llevan el nombre de Trasmoz. Esta localidad zaragozana de poco menos de un centenar de vecinos reside en las faldas del Moncayo. Sus casas de paredes blanquecinas escalan sobre una colina. En su cima, un medieval castillo de piedra otea la distancia. Este edificio es de lo primero que se ve al avanzar por la estrecha carretera que da acceso al pueblo. A sus espaldas, la feroz montaña. Los días oscuros, la escena remite al embrujo. Y no solo recuerda, también es.
© Foto : Cortesía de la Asociación El Embrujo de TrasmozVista de Trasmoz (Zaragoza)
Vista de Trasmoz (Zaragoza) - Sputnik Mundo, 1920, 26.10.2021
Vista de Trasmoz (Zaragoza)
Y es que Trasmoz es el único pueblo excomulgado y maldito de España. Una condena que se estira a lo largo de varios siglos. En concreto, casi 700 años de excomunión y 500 de maldición. Estados otorgados por el cercano Monasterio de Santa María de Veruela. Una inmensa abadía cisterciense situada a los pies del Moncayo. Cuatro kilómetros separan el conjunto eclesiástico de la población zaragozana. "Es lo de siempre. Los vecinos acostumbran a tener problemas", ríe Cristina García, presidenta de la Asociación El Embrujo de Trasmoz.
El primer castigo de Veruela llegó en el año 1255. El motivo fue la leña del monte de La Mata. El abad del monasterio no dejaba de discutir con los habitantes de Trasmoz a causa de dicho recurso. La negativa de los aldeanos de someterse a la autoridad eclesiástica hizo que el dirigente religioso tomara una drástica decisión: la excomunión. Así, el pueblo quedó apartado del Reino de los Cielos por la eternidad.
256 años después, los litigios entre la población y Veruela volvieron a aflorar. Pero, esta vez sería por el agua. En 1511, el señor de Trasmoz, Pedro Manuel Ximénez de Urrea, denunció que los clérigos del monasterio habían desviado la natural circulación de los arroyos para que no llegase a la aldea. Las Cortes de Aragón mediaron en el conflicto, finalmente, a favor de Ximénez de Urrea. El abad no aceptó la resolución.
CC BY 2.0 / Miguel Ángel García / Monasterio de VeruelaMonasterio de Santa María de Veruela (Zaragoza)
Monasterio de Santa María de Veruela (Zaragoza) - Sputnik Mundo, 1920, 26.10.2021
Monasterio de Santa María de Veruela (Zaragoza)
Esa misma madrugada, el religioso bajó al pueblo y cubrió el crucifijo del altar con un velo negro. A la vez, recitó el salmo 108 de la Biblia, aquel en el que Dios maldice a los enemigos. Sus palabras las acompañó con potentes toques de campana. La macabra escena sirvió de sentencia a Trasmoz. La localidad quedó maldita hasta el fin de los días. "Desde entonces, estamos todos malditos y excomulgados", indica García a Sputnik Mundo.
Trasmoz quedó marcado y su fama también. El misterio ha rodeado la existencia de esta pequeña localidad a la sombra del Moncayo. La brujería forma parte de su propia genética. Las historias cuentan que se celebraban aquelarres en el interior del castillo. "Las reuniones de brujas es un rumor que difundieron los falsificadores de maravedíes que lo habitaron", señala García. Sin embargo, calaron en el imaginario popular. El enclave pasó a ser nombrado como "el pueblo de las brujas".
© Foto : Cortesía de la Asociación El Embrujo de TrasmozMural de Gustavo Adolfo Bécquer en Trasmoz (Zaragoza)
Mural de Gustavo Adolfo Bécquer en Trasmoz (Zaragoza) - Sputnik Mundo, 1920, 26.10.2021
Mural de Gustavo Adolfo Bécquer en Trasmoz (Zaragoza)
Las crónicas de la época señalan conjuros y nigromancia en el lugar. Se apuntaron nombres de hechiceras como La Galga o Tía Casca, considerada la última bruja de Trasmoz. Esta sería una de las protagonistas de las tres cartas que dedicó Gustavo Adolfo Bécquer al pueblo y su fortificación en su obra Desde mi celda. El escritor pasó una temporada en el monasterio de Veruela para recuperarse de la tuberculosis y a partir de los testimonios de los habitantes de la zona describió la muerte de Tía Casca. Los vecinos de la localidad la despeñaron a causa de sus constantes males de ojo. Cuenta la historia que su espíritu ronda por el pueblo, ya que era tal su maldad que el demonio no la quiso aceptar en el infierno.

El negocio de la brujería

El ocultismo ennegreció la popularidad de la localidad durante siglos. El ambiente romántico del pueblo, propiciado por su castillo en ruinas y la soledad de la montaña, impulsó su fama de vivir ajeno a la salvación celestial. La leyenda perduró hasta el siglo XXI, pero Trasmoz ya no es el mismo lugar. La luz de las candelas ha sido sustituida por la electricidad y elementos como los coches o Internet han pasado a formar parte de la cotidianeidad. A la vez, la forma de pensar no es la misma.

"En el siglo XIII no les gustaría mucho vivir excomulgados, porque la gente era muy religiosa. Ahora esto lo ves con otros ojos", apunta García.

De momento, el pueblo no tiene la intención de liberarse de las condenas que pesan sobre él. Las decisiones de los abades de Veruela no impiden que los vecinos acudan a misa o que se celebren bautizos y bodas en el templo local. "No genera ningún problema", afirma la vecina de Trasmoz. Pero, los habitantes de la población siguen malditos. Tan solo el Papa tiene potestad para revocar las sentencias. Ninguno lo ha hecho hasta la fecha. Tampoco han solicitado el perdón los trasmoceros.
La maldición se ha convertido en un reclamo. Centenares de personas se acercan año tras año para conocer la historia de la localidad. Los medios de comunicación relatan la leyenda del lugar y el nombre de Trasmoz se expande por distintas partes de España. Incluso, cruza las fronteras del país. "Hace no mucho me mandaron un vídeo en el que se nombraba al pueblo en Tanzania. También nos han pedido material audiovisual desde Perú", comparte García.
© Foto : Cortesía de la Asociación El Embrujo de TrasmozCastillo de Trasmoz (Zaragoza)
Castillo de Trasmoz (Zaragoza) - Sputnik Mundo, 1920, 26.10.2021
Castillo de Trasmoz (Zaragoza)
En colaboración con el Ayuntamiento, la Asociación El Embrujo de Trasmoz está detrás de las numerosas actividades que se llevan a cabo. Su firma aparece en la Cabalgata de Reyes, la plantación de vegetación en el Día del Árbol, el concurso internacional de Torrijas de Semana Santa, las fiestas patronales de San Roque o la Jornada del Huevo, en la que se recupera la tradición de roldarlos, es decir, empujarlos por el terreno para luego comerlos. También interviene en eventos relacionados con la tradición oscura de Trasmoz. El primer sábado de julio se celebra la Feria de la Brujería. "Tenemos puestos de artesanía y juegos desde las 12:00 hasta altas horas de la noche", explica la presidenta de la organización cultural. Un acontecimiento presentado por la "Bruja del Año". El gorro pasa de una mujer a otra, elegida cada año por votación.
No obstante, la mayor fiesta de la asociación llega con el Día de Todos los Santos. El sábado más próximo al 1 de noviembre se organiza el Día de las Ánimas. "En 2019 acudieron 5.000 personas. Se puede comer y cenar en el pueblo. Además, se monta un recorrido de miedo por las calles del pueblo, aunque la última vez se hizo en una casa. La gente sale encantada", asegura García.
© Foto : Cortesía de la Asociación El Embrujo de TrasmozTrasmoz (Zaragoza) con el Moncayo al fondo
Trasmoz (Zaragoza) con el Moncayo al fondo - Sputnik Mundo, 1920, 26.10.2021
Trasmoz (Zaragoza) con el Moncayo al fondo
El coronavirus ha impedido la celebración de dicha festividad en 2020 y 2021. "Es muy complicado controlar una afluencia tan grande de personas", lamenta la trasmocera. La pandemia ha sido un verdadero maleficio para el pueblo. Probablemente más que la pronunciada por el abad del monasterio de Veruela. Sus palabras se convirtieron en una fuente de ingresos para el moderno Trasmoz. "Sigamos malditos", sentencia García. Más que castigo, un encantamiento revitalizador para un pequeño pueblo en las solitarias laderas del Moncayo. La España Vaciada es la maldición que recae sobre la villa.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала