Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Las huellas de un pasado imperial que perduran en la isla del Sol, del lago Titicaca

© Sputnik / Sebastián OchoaLa isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo, 1920, 15.10.2021
Síguenos en
En torno al lago Titicaca, situado a 3.800 metros sobre el nivel del mar, prosperó el imperio de Tiwanaku, que se extendió por las actuales Chile, Perú y Bolivia. A mil años de su caída, esta civilización aún perdura en sus construcciones, también en el carácter de los isleños aymaras.
Según una leyenda recogida por Inca Garcilaso de la Vega en sus Comentarios reales, los fundadores del Imperio inca surgieron de las aguas del lago Titicaca, que hoy comparten Bolivia y Perú. De acuerdo al relato, Mama Ocllo y Manco Cápac emergieron a orillas de la isla del Sol, donde hoy se encuentran varias construcciones que datan el imperio de Tiwanaku, 1.200 años atrás, luego ocupadas por los incas en el siglo XV.
Hoy, altas estatuas de la pareja fundadora del último imperio se paran en las orillas de Tiquina y Copacabana, las poblaciones más importantes del lado boliviano. Allí, durante las tres últimas décadas vieron pasar a miles de turistas de todo el mundo, atraídos por el aura mística y los paisajes impresionantes del lago sagrado.
El sitio ceremonial y turístico más visitado es la isla del Sol, un terreno cargado de flores y el coro de cientos de pájaros en sus árboles. Para llegar, es necesario viajar tres horas y media desde la ciudad de La Paz hasta Copacabana. En esta población se aborda un bote que tarda 90 minutos más hasta llegar al epicentro turístico del lago.
En la isla, sus 3.000 habitantes viven del turismo, la pesca y la agricultura. "Antes, mis abuelos, los tatarabuelos no vivían con turismo. Comenzó a llegar hace 32 años ya", dijo a Sputnik Efraín Ramos, quien está más abocado a la primera rama laboral.
En los 90 las familias de la isla comenzaron a abrirse al mundo exterior.
"Toda la gente de la isla del Sol hablamos idioma aymara. Los incas hablaban quechua, pero nosotros somos aymaras. Ahora hablamos español, porque lo enseñan en las escuelas. También hablamos un poco de inglés y francés", dijo con una sonrisa.
Ramos tiene 38 años. "Estuve toda mi vida en la isla. Trabajo con turismo desde mis nueve años. Pero de la comunidad no salimos a otro lado. Vivimos de la pesca más que todo, agricultura no nos falta", comentó.
Pero en los últimos años los peces están desapareciendo. "Hay muy poco, porque el lago está contaminado. Además, en estos años no había mucha lluvia", dijo.
© Sputnik / Sebastián OchoaLa isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
1/5
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
© Sputnik / Sebastián OchoaLa isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
2/5
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
© Sputnik / Sebastián OchoaLa isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
3/5
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
© Sputnik / Sebastián OchoaLa isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
4/5
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
© Sputnik / Sebastián OchoaLa isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
5/5
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
1/5
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
2/5
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
3/5
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
4/5
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
5/5
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
Por ello, las y los comunarios suben periódicamente a los cerros más altos de la isla. Allí hacen rituales a la Pachamama para que deje caer agua del cielo: "Era una costumbre de los abuelos que estamos siguiendo".
Durante el último año y medio de pandemia de COVID-19, las familias de la isla vieron afectados sus ingresos por la falta de turistas. Pero la seguridad alimentaria nunca estuvo en riesgo.
"No había turismo, pero tenemos muchas comidas típicas hechas con chuño [papa deshidratada] o tunta, que aguantan muchos años. También pescamos y hacemos charque. Con eso la pandemia no nos afectó mucho", aseguró.
Con sus 3.810 metros sobre el nivel del mar, el Titicaca es el lago navegable más alto del mundo. Lo comparten Perú y Bolivia en una proporción de 60%-40%, respectivamente. La contaminación, especialmente la minería, enferman las aguas que lucen azules si está despejado, oscuras cuando el cielo se nubla. Por este motivo quedan pocos peces.

Tiwanaku sí, inca no

© Sputnik / Sebastián OchoaLa isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo, 1920, 15.10.2021
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
Las y los isleños, al pasar ante alguna de sus construcciones antiguas siempre remarcan que esas obras no son del Imperio inca, sino de Tiwanaku, una civilización anterior de la cual descienden los actuales aymaras.
Johnny Flores es un guía de la comunidad Yumani, quien mostró a Sputnik el Templo del Sol, al sur de esta isla que tiene 10 kilómetros de largo por siete de ancho.
Contó que el templo, también llamado Palacio de Pilkokaina, "es tiwanakota. Es decir que es preincaico. Lo han construido los aymaras tiwanakotas, quienes han sido conquistados por los incas".
© Sputnik / Sebastián Ochoa

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
1/4

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

© Sputnik / Sebastián Ochoa

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
2/4

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

© Sputnik / Sebastián Ochoa

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
3/4

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

© Sputnik / Sebastián Ochoa

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
4/4

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

1/4

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

2/4

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

3/4

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

4/4

Templo del Sol en la isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia

Flores afirmó que, a ojos de los aymaras, los incas "eran conquistadores como los portugueses y los españoles. Ocuparon este lugar para usarlo como sitio de descanso y de culto. Hacían largos peregrinajes desde Copacabana [que significa mirador del lago]".
Los antiguos visitantes llegaban en barcas de totora, una planta acuática que está presente en varias orillas del Titicaca.
El comunario relató que el Templo del Sol "albergaba tesoros, como oro y piedras preciosas que tenían en altares. Cuando llegaron los españoles, que eran muy codiciosos, han tomado todo, han destruido todo, han impuesto nuevos idiomas y vestimentas. Todos los tesoros se llevaron a España".
Armando Calizaya, pescador de la isla Pariti en el lago Titicaca - Sputnik Mundo, 1920, 05.10.2021
América Latina
La isla del lago Titicaca que sobrevive a la pandemia y a la caída de Tiwanaku
Cada 21 de junio, los pueblos andinos celebran desde hace miles de años el retorno del Sol, Willka Kuti en aymara. En esa fecha, antiguamente "sacaban las chullpas [momias] para que reciban los primeros rayos del amanecer", informó Flores.
En las paredes del Templo del Sol —que antes de la llegada de los españoles estaban laminadas en oro— hay varias hornacinas, donde colocaban representaciones de deidades y animales en metales preciosos. También allí ubicaban a las momias, que por su posición fetal no suelen superar los 50 centímetros de alto.
Las celebraciones continuaron hasta 1532, cuando la llegada de Francisco Pizarro implicó el fin del Imperio inca. "Desde entonces este templo quedó en silencio", dijo Flores.

"Otro mundo"

© Sputnik / Sebastián OchoaLa isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
1/3
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
© Sputnik / Sebastián OchoaLa isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
2/3
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
© Sputnik / Sebastián OchoaLa isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia - Sputnik Mundo
3/3
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
1/3
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
2/3
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
3/3
La isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
En la isla del Sol hay tres comunidades: Yumani, Challa y Challapampa. La más receptiva al turismo es la primera. Las dos últimas estuvieron enfrentadas entre 2017 y 2019 —aparentemente por cuestiones económicas—, por lo cual no garantizaban la seguridad física de los visitantes que traspasaran sus límites.
En ese contexto, la turista de Corea del Sur Cho Young Hee, de 39 años, había llegado a la isla en enero de 2018. Se hospedó en un hotel de Yumani, salió a caminar y nunca más regresó. Dos días después encontraron su cuerpo en la comunidad de Challa. Tenía 11 puñaladas y signos de violación.
Posteriormente, cuando la Fiscalía intentó investigar el caso, fue impedida por los mismos comunarios, quienes se opusieron violentamente a la intromisión de ajenos.
Marcha por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en Cochabamba, Bolivia - Sputnik Mundo, 1920, 14.10.2021
América Latina
La ley no basta contra el flagelo de los feminicidios en Bolivia
Por este feminicidio, en abril de 2021 fue condenado a 15 de años de prisión Roger Choque Mendoza, quien era Mallku (autoridad de la comunidad) de Challa en el momento del crimen. Lo curioso es que se lo reconoce como cómplice del hecho, por lo cual necesariamente tendrían que haber participado otros comunarios que nunca responderán ante la justicia.
"No hay robos en la isla de Sol, es libre para caminar. En las otras comunidades pelean entre ellas. Es porque cada una tiene su propia ley. Son ayllus originarios, y ejercen la justicia comunitaria", sostuvo Ramos.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала