Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Salida del primer ministro en Perú le da espacio a Castillo

© REUTERS / Angela PonceEl presidente de Perú, Pedro Castillo, y el ex primer ministro de Perú, Guido Bellido
El presidente de Perú, Pedro Castillo, y el ex primer ministro de Perú, Guido Bellido - Sputnik Mundo, 1920, 07.10.2021
Síguenos en
LIMA (Sputnik) — Guido Bellido renunció esta semana a su cargo de primer ministro de Perú, poniendo fin a un periodo conflictivo dentro del Poder Ejecutivo y, a la vez, abriendo una puerta para que el propio presidente Pedro Castillo pueda gobernar más libremente.
Durante su gestión, que duró 69 días, Bellido se enfrascó en pugnas contra el Congreso legislativo, al cual llegó a amenazar con impulsar su cierre si decidía destituir al ministro de Trabajo, Iber Maraví, de quien se cree que tiene vínculos con la organización terrorista maoísta Sendero Luminoso.
Pero Bellido, un político de izquierda conservadora, también tuvo problemas con varios ministros de su propio gabinete, la mayoría de posturas moderadas y personas de confianza del presidente Castillo. A estos ministros, como el Economía, Pedro Francke, o el de Justicia, Aníbal Torres, llegó a llamarlos "invitados" dentro del Gobierno.
Asimismo, en temas delicados como la renegociación de contratos con grandes empresa privadas o la convocatoria de una Asamblea Constituyente, Bellido se expresó públicamente a favor pero sin el consentimiento del presidente, quien tuvo que salirle al paso en varias ocasiones.
El presidente de Perú, Pedro Castillo, toma juramento a Mirtha Vázquez como primera ministra - Sputnik Mundo, 1920, 07.10.2021
América Latina
Feminista y defensora de derechos humanos: la nueva primera ministra peruana
En suma, la presencia de Bellido parecía amenazar la gobernabilidad y restarle peso político a un jefe de Estado que no se atrevía a retirarlo del cargo.
Finalmente, el 6 de octubre, según afirman diversos medios locales, Castillo efectivamente pidió la renuncia de Bellido y nombró en su lugar a Mirtha Vásquez, expresidenta del Congreso y una mujer de izquierda moderada.

El papel de Cerrón

Para entender por qué el presidente puso a una personalidad conflictiva como Bellido en un cargo de tanta confianza, diversas voces apuntan a la influencia de Vladimir Cerrón, fundador y líder del partido gobernante Perú Libre (izquierda conservadora), un político controversial, actualmente condenado por corrupción, y que ha hecho diversos pronunciamientos sobre el rumbo que debe o va a seguir la gestión de Castillo, aun cuando no es una autoridad elegida.
Los pronunciamientos de Cerrón sobre la renuncia de Bellido parecieron confirmar que el saliente primer ministro era su hombre dentro del Gobierno.
"Guido Bellido marcó un antes y un después. Político consecuente con sus ideas, con las promesas de campaña, con la Asamblea Constituyente, con la aurora de la nueva patria. El Presidente deberá elegir ante la disyuntiva de lo conservador o lo revolucionario", tuiteó Cerrón cuando se rumoraba la renuncia.
Su reacción fue más firme y contundente cuando se confirmaba el cambio de gabinete.
"Cambio de gabinete debe excluir a derechistas, caviares (izquierdistas moderados) y traidores. Es momento que Perú Libre exija su cuota de poder, garantizando su presencia real o la bancada tomar posición firme. Nuevo Perú y Frente Amplio (partidos de izquierda moderada) ya fueron servidos", escribió Cerrón en Twitter.

Decisiones arriesgadas

Visto de un modo, la salida de Bellido ha significado la pérdida de influencia de Cerrón en el Ejecutivo y una oportunidad para que el presidente Castillo pueda hacer efectivamente un gobierno de izquierda moderada, como ha manifestado en numerosas ocasiones.
Desde luego, esto le podría costar el apoyo de la bancada de Perú Libre, leal a Cerrón y que ya anunció, a través de su vocero Waldemar Cerrón, hermano de Vladimir, que la fuerza política "no respalda este (nuevo) gabinete" porque lo considera "una traición a todas las mayorías".
Mientras, la presidenta del Congreso (de mayoría opositora), María del Carmen Alva, saludó la salida de Bellido. Quizás entonces el presidente Castillo tienda puentes con la oposición y prescinda de la bancada oficialista que rechaza sus decisiones y que, en número, no le reporta finalmente un apoyo crucial. El tiempo dirá.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала