Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
Al contado - Sputnik Mundo, 1920
Al contado
Humor, creatividad y sencillez. Tres ingredientes, que sustentados en el rigor del análisis de destacados expertos internacionales, son la clave para acercarte al complejo mundo de la economía y las finanzas. Javier Benítez presenta el programa. 15 minutos, todos los jueves.

Crisis de combustibles en Reino Unido: ¿punta del iceberg de cambio brutal del sistema capitalista?

Crisis de combustibles en Reino Unido: ¿punta del iceberg de cambio brutal del sistema capitalista?
Síguenos en
Los puñetazos y revolcones entre ciudadanos británicos por la disputa de unos pocos litros de gasolina –por un máximo de 30 libras esterlinas por vehículo– que decoran las estaciones de servicios en Reino Unido, podrían ser los primeros estertores de la transformación del capitalismo tal y como lo conocemos, según el Dr. Julio Cesar Gambina.

¿Primer aviso?

Decir que la falta de combustible, es decir, la falta de choferes de camiones cisterna de combustibles en el Reino Unido está afectando todos los estamentos de su economía, es una perogrullada. El combustible mueve gran parte del mundo: es una reacción en cadena de la caída del suministro.
Está claro que es una realidad que está tocando a Reino Unido, y a la que muchos, simplificando, achacan al Brexit. "Hay problemas que tienen que ver con el Brexit y las consecuencias que se están viendo respecto a lo que significó: sobre población no británica de Europa que ingresaba a trabajar a Gran Bretaña, y ahora en función de las normas del Brexit eso no acontece", explica el Dr. Julio César Gambina, economista y politólogo.
Después están todas esas soluciones que buscará ofrecer Londres. Zurcidos, como otorgar visados de tres meses de validez a 5.000 a choferes europeos de transportes pesados, en este caso, camiones cisternas, para que hagan su agosto navideño en territorio británico.
Al respecto, Gambina explica que en esta situación que vive Reino Unido "hay temas coyunturales y estructurales. El Gobierno [británico] está explicando que es un problema de corto plazo, que no hay problema con la llegada de los combustibles a las estaciones [de servicio], algo que es contradictorio incluso con estaciones que no tienen combustible, que tienen las mangueras cruzadas porque no pueden expenderlo. El Gobierno dice que lo puede resolver con la intervención de Fuerzas Armadas y de seguridad. Hay muchas respuestas del Gobierno tratando de tapar el problema diciendo que se va a resolver", observa el también profesor de Economía Política de la Universidad de Rosario.

¿Parches de pirata?

Y es que la Administración Johnson ha hablado de poner a efectivos del Ejército al volante de esos camiones y de agilizar la entrega de carnets de conducir. Todo muy bien, pero todo eso, y esos puñetazos gasolineros, auténticos pequeños chispazos que pueden generar un incendio insofocable, no pueden esconder la bomba de racimo que se viene encima de la economía mundial. Todo lo que está ocurriendo del otro lado del Canal de la Mancha, puede ser la punta de la madeja del ovillo del próximo capitalismo a punto de desenmarañarse. Es decir, la crisis de choferes en Reino Unido no deja de ser un aperitivo.
Así lo deja saber Gambina, al indicar que "más profundamente tiene que ver con una reestructuración general que está habiendo en el orden capitalista, no sólo en Gran Bretaña, sino más allá. Hay muchos desajustes económicos y políticos y no hay una claridad de cómo se solucionan estos temas".
El analista abunda que "en el 2020, ni bien iniciada la pandemia [de coronavirus], el propio Foro de Davos empezó a hablar de la necesidad del 'reinicio del capitalismo', del 'reseteo' del capitalismo mundial. De reorganizarse. Incluso uno de los ideólogos de esa cuestión fue el príncipe Carlos de Gales, heredero al trono británico. El planteo es que hay problemas de fondo que el Brexit agrava y que la coyuntura de la fuerza de trabajo vinculada a los camioneros, pero también afecta a la salud, a los trabajadores de servicios públicos en general, entonces los problemas se agravan".
"La impresión que da esto que acontece en Gran Bretaña es una foto que uno la puede extrapolar con otros temas, a otras situaciones de países", advierte Gambina.
Apunta que en EEUU estaba el debate parlamentario por el vencimiento de la autorización para un mayor nivel de deuda pública del Estado estadounidense, alertando de una posible caída en default que dejaría sin poder atender las necesidades de funcionamiento del Gobierno.
"La expresión que se usa en EEUU es 'el Gobierno está a punto de cerrar'. Es como si un negocio [comercio] cierra las puertas porque no puede pagar la luz, o no puede pagar la tarifa de gas, o no puede pagarle el salario a sus trabajadores. En esa situación está EEUU. O sea que, cuando tu piensas [que hay] 'dos grandes potencias con problemas de cotidianeidad relativamente sencillos: uno, el abastecimiento de combustibles en Gran Bretaña, y otro, en EEUU, hacer funcionar una Administración que tiene una cantidad importante de personas y a lo que está vinculada la regulación, no sólo de la actividad económica, sino de la vida social en concreto. Por eso señalo que hay problemas coyunturales, y al mismo tiempo hay problemas estructurales que están generando debate político", observa el experto.
"Por eso no sólo hay que mirar el fenómeno tal y como se presenta en los medios de comunicación y en la preocupación cotidiana por las dificultades para cargar combustible y trasladarse en territorio británico, la ausencia de trabajadores, especialmente choferes para los camiones, sino ver las repercusiones en la macro economía y en la política de los países que está generando muchas novedades en el sistema mundial", remacha el Dr. Julio César Gambina.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала