Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
Octavo mandamiento
Cuando los principios son irreductibles. Cuando la verdad se abre paso ante una de las más graves pandemias de la actualidad: la de las noticias falsas. Ahí está 'Octavo mandamiento', para revelar lo que otros intentan ocultar.

Bolsonaro, ¿la versión brasileña de Trump?

Bolsonaro, ¿la versión brasileña de Trump?
Síguenos en
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que "sólo Dios" podrá sacarlo del poder. Lo hizo frente a una multitud. Y mientras analistas inducen que Occidente estaría detrás del golpe de Estado en Guinea Conakri, la imagen de Joe Biden, y la de su vice, Kamala Harris, cae en picado. Estos y otros temas en esta edición de Octavo Mandamiento.

¿Un clon?

Este 7 de septiembre, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró delante de una multitud de seguidores que "solo Dios" podrá sacarlo del poder. Las tensiones en el gigante suramericano crecen, así como aumentan las alertas sobre un posible autogolpe.
Según el periodista y analista político Beto Almeida, Bolsonaro intentó dar un golpe de Estado el día que Brasil celebraba los 199 años de independencia del imperio portugués, pero que su plan no resultó como esperaba.
"Lo que sucede es que hay un pánico entre los sectores que Bolsonaro representa debido a la posibilidad de la derrota en las próximas elecciones presidenciales de 2022, que podrían dar como ganador a Lula, entonces están buscando crear caos para impedir la normalidad del país porque incluso mucha gente que llegó a Brasilia para participar en esa manifestación estaba armada, vinieron con mucho odio, violencia, pero no encontraron reunir a las dos millones de personas que tenían previsto, aproximadamente lograron reunir unas 100.000 personas", explica Almeida.
Bolsonaro ha puesto en el centro de sus ataques al Supremo Tribunal Federal e incluso amenazó con tomar el Congreso y la Corte Suprema. Almeida precisa que esto tiene una explicación sencilla.
"Lo que pasa es que el Supremo Tribunal Federal está investigando no solo a Bolsonaro, sino también a su familia, que es acusada de irregularidades en el manejo de las arcas públicas, entonces Bolsonaro busca paralizar tanto esa investigación como aquella que lo señala de haber manipulado y presionado a la Policía Federal para proteger a sus hijos, que son casi todos parlamentarios. Entonces, ese es el punto", indica Almeida.
Y aunque Almeida asegura que ese plan insurreccional "fue derrotado", también resalta que no se trata de una "derrota definitiva".
"Porque él tiene un 20% de la sociedad brasileña que lo apoya y que está dispuesta a cualquier cosa, a cualquier locura y aventura, pero los comandantes de las Fuerzas Armadas no se pronunciaron en apoyo a Bolsonaro, lo que se ha percibido es que las Fuerzas Armadas tal vez quieran apoyar una candidatura contra la izquierda, contra Lula, pero no quieren apoyar a Bolsonaro porque son conscientes de que Bolsonaro trae mucha inseguridad para el país, lo podría llevar a una conmoción social, entonces el llamado de Bolsonaro este 7 de septiembre se vio fracasado porque no tuvo la presencia masiva de millones de personas, como él quería. Eso significa que una parte que agrupa a banqueros, empresarios, oligarcas que siempre apoyaron a Bolsonaro, perciben que él no es útil, funcional para el propio capitalismo, porque esa gente quiere ganar dinero, claro, pero con estabilidad, ellos quieren mantener el programa económico de neoliberalismo salvaje de Bolsonaro, pero sin él porque es un hombre que solo provoca enfrentamientos entre los poderes y genera confusión social".

Lágrimas de cocodrilo: ¿estaría Occidente detrás del golpe de Estado en Guinea-Conakry?

"Muchísima hipocresía". Es lo que denuncia el intelectual español Joan Carrero ante las condenas occidentales al golpe de Estado en Guinea-Conakri, donde un grupo de militares encabezados por el teniente coronel Mamady Doumbouya, exlegionario del Ejército francés, derrocó al presidente Alpha Condé.
Y es que a los líderes occidentales que pusieron el grito en el cielo, no les preocupó en absoluto golpes de Estado como el ocurrido en Ucrania en 2014, al tiempo que no ocultan su simpatía y hasta brindan asistencia a quienes buscan forzar un cambio de poder en países como Venezuela.
Asimismo, en el caso concreto de Guinea-Conakri, la perpetuación en el poder de Alpha Condé –quien hasta modificó la Constitución para un tercer mandato, lo que desató en el país protestas que acabaron con muertos– no hubiera sido posible sin el visto bueno de Occidente, señaló Carrero, experto en asuntos africanos. "Tenía unas estrechísimas relaciones con lo que algunos llamamos las élites occidentales", manifestó, al enfatizar que, desde el tiempo colonial, hasta la actualidad, "lo realmente decisivo en ese pequeño país son los intereses de las compañías mineras" controladas por Occidente.

Karma

La 'luna de miel' que experimentaron, como una pareja feliz, los líderes de la Unión Europea con el presidente de EEUU, luego de lo que para ellos fue una traumática vivencia haber tenido que lidiar con el expresidente Donald Trump.
De eso dejan constancia los archivos. Más precisamente de Twitter. La madrugada del 15 de junio a las 5:45 a.m. hora de Europa, la presidenta de la Comisión Europea tuiteaba: "Han pasado 7 años desde que un presidente de Estados Unidos vino [por última vez] a Bruselas para una reunión en la mesa de la UE. El mundo ha cambiado drásticamente desde entonces. Hoy abrimos un capítulo nuevo y prometedor en nuestra historia conjunta, con una asociación transatlántica renovada y sólida".
Entre esa declaración de amor que se replicó desde las voces de todos los líderes europeos – pese a no haberse zanjado la guerra de tasas aduaneras desatada por Trump a cuenta del subsidio ilegal de Europa a Airbus, y viceversa, de EEUU con Boeing– y su final, es decir, el final de la luna de miel, no pasaron más de dos meses. En el momento en que Biden desató el desastre en Afganistán con una huida con nocturnidad, el renovado amor entre EEUU y la UE que había entrado por la puerta, se escapó por la ventana.

'Trama rusa' en Cataluña: ¿cortina de humo para encubrir a los verdaderos responsables?

El 'The New York Times' volvió a calentar el tema de la presunta y nunca probada injerencia rusa en el independentismo catalán, publicando un artículo basado en supuestos "documentos confidenciales" que recogen hechos que "nunca antes se han reportado", entre ellos, presuntos viajes a Moscú en 2019 de Josep Lluís Alay, secretario de la oficina del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, para hacerse con el apoyo del Kremlin en la causa separatista.
Un relato que fue replicado inmediatamente por los medios españoles, la mayoría de los cuales condenaron a Rusia, sin presentar pruebas, al igual que lo hicieron varios políticos españoles. Lo llamativo es que los medios que ahora achacan el separatismo catalán a la 'mano del Kremlin', no pronunciaran ni una sola palabra sobre las numerosas denuncias que apuntaban a la implicación de las supuestas potencias aliadas, entre ellas EEUU.
Por ejemplo, en febrero del año pasado el portal de noticias Moncloa.com publicó un artículo titulado: "El idilio millonario entre George Soros y la Generalitat de Cataluña". En el mismo se afirma que la asociación Independent Diplomat, financiada por el magnate norteamericano, recibió 1,6 millones de euros de la Generalitat.
En la publicación se puede leer: "La relación entre Soros y este lobby que ha asesorado en varios procesos de independencia no ha pasado desapercibida para los partidos políticos. El senador del Partido Popular Pedro Agramunt presentó en mayo de 2018 en París un informe que constataba los lazos entre Soros y el independentismo catalán. Y estos pasaban por cómo la Open Society Foundation del magnate había financiado otras ONG, institutos y agrupaciones que asesoraron y promovieron el independentismo en Cataluña".
Asimismo, en 2019, la Cadena Ser informaba que los ideólogos del 'procés' querían montar un ejército catalán con mercenarios de EEUU, tal y como se desprende de las anotaciones de la agenda incautada a Víctor Terradellas, presidente de una entidad independentista investigada por recibir ayudas para financiar la separación de Cataluña. Entonces, surge la interrogante: ¿por qué los periodistas españoles, que se muestran tan duros con la supuesta y no probada injerencia de Rusia, no se interesaron por estas informaciones?
Invitamos a los oyentes de Octavo Mandamiento a compartir sus opiniones sobre los acontecimientos más importantes en sus países, enviando mensajes de voz de un máximo de dos minutos al WhatsApp del programa: +7 968 766 28 74.
El equipo del programa está integrado por Javier Benítez, Víctor Sújov, Karen Méndez y Víctor Ternovsky.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала