Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

¿Qué país se atreverá ahora a conquistar Afganistán?

© REUTERS / StringerLas fuerzas de seguridad talibanes hacen la guardia en una calle de Kabul, Afganistán, el 4 de septiembre de 2021
Las fuerzas de seguridad talibanes hacen la guardia en una calle de Kabul, Afganistán, el 4 de septiembre de 2021 - Sputnik Mundo, 1920, 04.09.2021
Síguenos en
Parece que la humanidad nunca aprende las lecciones de la historia, y la tragedia de Afganistán lo confirma siglo tras siglo.
La nación más poderosa del mundo, EEUU actúa como un lamentable gigante indefenso.
(Discurso de Richard Nixon sobre Cambodia anunciando el retiro de Vietnam 150.000 tropas, el 30 de abril de 1970).
Hace 42 años, los norteamericanos decidieron recrear su derrota en Vietnam para los soviéticos, que entonces mandaron sus tropas a Afganistán a pedido de los comunistas afganos, y lo lograron. En seguida se sintieron invencibles y en 2001 invadieron Afganistán para convertir a este país en una nueva base militar en Asia Central y Asia del Sur para aislar a Rusia y no permitir que China construya su nueva Ruta de la Seda.
Así 20 años después de la invasión, EEUU tuvo que retirarse apresuradamente de este país y pasó a convertirse de un gigante poderoso e invencible en un enano asustado.
El mapa de Asia Central - Sputnik Mundo, 1920, 24.10.2020
Internacional
EEUU planea sacar a Rusia del espacio postsoviético
Para recrear esta parte de la historia retornemos primero a los años 60 y 70, cuando Afganistán estaba liderado por el rey Mohammad Zahir Shah (1933-1977). Optó por desarrollar sus lazos con los soviéticos, quienes ayudaron a financiar el desarrollo económico del país y armaron a su Ejército. El actual aeropuerto de Kabul y el de Kandahar, al igual que la universidad de la capital, por ejemplo, fueron construidos con capital soviético. En 1973, el primo y primer ministro del rey, Sadar Muhammad Daud Khan, dio un golpe de Estado y declaró la abolición de la monarquía y proclamó la república autoritaria de cierta orientación filosoviética bajo su mando (1973-1978).
Precisamente en aquella época, EEUU junto a su aliado Irán hicieron todo lo posible con la ayuda de 2.000 millones de dólares por alejar al régimen de Daud de la URSS y acercar el país a EEUU, Irán, Turquía y Pakistán. Como respuesta a este cambio de orientación política, el Partido Demócrata del Pueblo (PDP), perseguido por Daud, dio un golpe de Estado, a raíz del cual Noor Muhammad Taraki se convirtió en presidente. Afganistán fue declarado Estado musulmán, secular y no alineado. En el período entre 1978 y 1992 hubo sucesión de cinco presidentes debido a la labor subversiva de los servicios de inteligencia de EEUU, Irán y Pakistán.
Militares de EEUU en Afganistán - Sputnik Mundo, 1920, 21.08.2021
Internacional
Detrás del desastre de EEUU en Afganistán
El 3 de julio de 1979, seis meses antes de la entrada del Ejército soviético en Afganistán, el presidente norteamericano, Jimmy Carter, firmó una directiva para empezar a formar, financiar y preparar a los muyahidines para luchar contra la presencia soviética en Afganistán. Se desató así una guerra civil. (El libro del exdirector de la CIA, Robert Gates, From the Shadow, 1996, pp. 143-149; Zbigniew Brzezinski, Power and Principle, 1983, p. 429; Steve Coll, Ghost War, 2004, pp.50-51). La CIA se encargó de proveer las armas de procedencia soviética que consiguió con la ayuda de Egipto, Israel, Pakistán, la Polonia socialista (miembro del Pacto de Varsovia), Arabia Saudí y China. El líder de Libia, Muamar Gadafi, envió 250.000 dólares para esta causa. American Black Muslims también recolectaron dinero para los muyahidines y enviaron a sus militantes.
El asesor de seguridad nacional del presidente Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, se encontró con los primeros grupos de muyahidines entrenados en Pakistán por la CIA y por el servicio de inteligencia (ISI) de Pakistán en 1979 en la frontera de este país con Afganistán para darles visto bueno para el inicio de la guerra de guerrillas contra los soviéticos, declarando que "su propósito es correcto y Dios está con ustedes". Posteriormente la táctica de la lucha contra los soviéticos fue definida por el asesor especial del presidente Ronald Reagan, el exdirector del Servicio de Documentación Exterior y Contraespionaje de Francia, Alexandre de Marenches (SDECE).
Vehículos militares de EEUU (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 31.08.2021
Internacional
Experto: la misión de EEUU en Afganistán fracasó y fue absolutamente inútil
Aquel declarado anticomunista propuso la Operación Mosquito, diciendo a Reagan: "¿Sabe cuántos problemas puede ocasionar un mosquito a un oso? Si usted no está dispuesto a disparar a un oso, usted mismo debe considerar este método".
Consiste, primero, en llevar drogas a los militares soviéticos y, segundo, en armar a los muyahidines, a quienes Reagan bautizó como "luchadores por la libertad", con sistemas portátiles de misiles antiaéreos soviéticos para derribar sus helicópteros. Las drogas fueron fáciles de conseguir, pues el opio —del cual se produce la heroína— se cultiva hasta ahora en 24 de las 32 provincias de Afganistán. (Aljazeera, 24 de abril, de 2003). Ronald Reagan encargó esta tarea a la CIA, que, desde 1980 a 1984, gastaba anualmente para la causa afgana 500 millones de dólares de su presupuesto. En 1986, esta ayuda consumía ya el 75% del presupuesto de la CIA.
Una amapola roja - Sputnik Mundo, 1920, 28.06.2017
Internacional
El opio, ¿el pretexto real de la guerra en Afganistán?
Cada unidad de combate tenía 100 muyahidines armados con rifles de asalto soviéticos AK-47 y tres ametralladoras, también de producción soviética. La mayoría de armamento, incluyendo los sistemas de misiles portátiles, provenía de China. Pero a partir de 1985, EEUU empezó a reemplazar los misiles chinos por el sistema de misiles Stinger. Aquello aumentó significativamente la eficacia de los muyahidines a la hora de derribar los helicópteros y aviones soviéticos, y ocasionó más pérdidas humanas. (William Blum, Killig Hope, 1995, pp. 338-352; Vzgliad, 7 de julio de 2020). En total la URSS perdió en Afganistán 15.051 personas, de las cuales 14.427 eran militares. (Wikipedia, La Guerra en Afganistán, 1979-1989).
Después de la salida de los soviéticos de Afganistán, el país entró en caos y se inició la lucha interna entre los señores de la guerra. Uno de los comandantes de los muyahidines, Mulá Mohammad Omar —mulá es la persona versada en el Corán—, llegó a la conclusión de que se necesitaba incorporar a la nueva generación de afganos —que eran los hijos de los muyahidines— a la lucha por la unificación del país. Para este propósito fue a Pakistán —la cuna de los muyahidines— tratando de atraer a los jóvenes afganos refugiados en aquel país. La mayoría de ellos recibía instrucción en una madrasa —una institución educativa superior del mundo islamico— donde se les educaba de acuerdo a los postulados de una estricta ideología islamica, el Deobandi islam —Deobandi apareció en la India en 1867 como una forma de lucha anticolonial—. En esas madrasas adoctrinaban a los estudiantes con una visión austera, rígida y pristina del islam.
Talibanes en Kabul - Sputnik Mundo, 1920, 01.09.2021
Defensa
El Pentágono ve "posible" trabajar con los talibanes
De allí surgió el nombre talibán, que significa estudiantes, los que, al comienzo de la década de 1990, después de recibir la instrucción militar brindada por el Ejército y los servicios de inteligencia paquistaníes, regresaban a Afganistán aprovechándose del vacío de seguridad capturando poco a poco distritos rurales y perpetuando ataques en las ciudades. Para 1994 este movimiento se consolidó y recibió el apoyo en varias provincias, prometiendo a los afganos la estabilidad y la seguridad. También aseguró a las mujeres que tendrían acceso a la educación y que sus derechos serían cumplidos, según el Corán. Finalmente, el movimiento Talibán tomó Kabul en 1996 y estableció su gobierno, manteniendo sus promesas en el transcurso de un año. Después sus promesas se las llevó el viento, y el país se sumergió en un Estado represivo ordenado por el régimen que se volcó al integrismo islamico. (The Conversation, Alí A. Olomi, Penn State, 26 de agosto de 2021).
En octubre de 2001, EEUU invadió Afganistán bajo el pretexto de ocultar el régimen de Talibán a Osama bin Laden, sindicado por Washington como organizador del ataque a las Torres Gemelas el 11 de septiembre. Lo curioso fue que en agosto y septiembre de 2001, antes de desembarcar en Afganistán, las tropas norteamericanas estuvieron en la ciudad argentina de Salta, que se convirtió en la sede de unos ejercicios militares en los cuales participaron 574 norteamericanos y cerca de 1.000 tropas de varios países latinoamericanos. Durante las maniobras este territorio fue referenciado por los estadounidenses como Surdistán, un enclave musulmán. Durante seis semanas los militares practicaron y lucharon "por el control de un territorio imaginario (Surdistán) con enfrentamientos armados por conflictos étnicos y religiosos". Curiosamente, las maniobras terminaron la mañana del 11 de septiembre con un acto protocolar.
Los militares de EEUU en Afganistán - Sputnik Mundo, 1920, 31.08.2021
Afganistán y el fraude de las intervenciones humanitarias
Hasta ahora nadie puede decir con seguridad si aquellas maniobras en Surdistán eran una mera coincidencia o la preparación para la invasión norteamericana de Afganistán que tuvo lugar el 6 de octubre de 2001. En abril del mismo año el presidente George W. Bush declaró que la guerra iba a ser de corta duración y, la victoria, inminente. Añadió que "la paz reinará en Afganistán al ayudar al país a tener un Gobierno estable, al formar sus fuerzas armadas y crear un sistema educativo para niños y niñas". (The New York Times, 18 de abril, 2001). No obstante, el optimismo se esfumó rápidamente y fue reemplazado por las mentiras y las fake news sobre la verdad de la guerra durante los siguientes años, ofreciendo el Gobierno declaraciones optimistas, "sabiendo que eran falsas y escondiendo evidencias inequívocas de que la guerra no se podía ganar". (The Washington Post, Afganistán Papers, 9 de diciembre de 2019).
Durante los siguientes 20 años EEUU estuvo simplemente sobreviviendo en Afganistán gastando unos dos billones de dólares para sobornar a los señores de guerra y a los mismos talibanes para que no atacasen a las tropas norteamericanas y para armar y adiestrar al Ejército y a la Policía local. En su desesperación y al no ver el fin de la guerra, el Pentágono y la CIA pusieron en marcha la Operación Omega al estilo de la Operación Fénix usada durante la guerra en Vietnam o la Operación Quail Shooter en América Central en los años 80 para combatir a los insurgentes.
Situación en Afganistán tras la llegada de los talibanes* al poder - Sputnik Mundo, 1920, 02.09.2021
Afganistán, rumbo a un Estado fallido
En realidad, eran escuadrones de la muerte en que participaban las fuerzas especiales norteamericanas y los paramilitares locales dirigidos y financiados por la CIA. Se calcula que en Afganistán en la Operación Omega participaron cerca de 10.000 de los paramilitares locales del Khost Protection Force (KPF, o Policía secreta), según la publicación Russia Insider. (22 de agosto de 2017 y SOFREP, 7 de junio de 2015). Ahora todas estas personas están buscadas por la fuerzas de seguridad del Talibán, ya que los norteamericanos no tuvieron tiempo en su apresurada salida para destruir los datos de sus colaboradores que encontraron los talibanes.
La guerra también se convirtió en un dolor de cabeza para los Gobiernos de George W. Bush, Barack Obama, Donald Trump y para el mismo Joe Biden, a quién no le quedó otra alternativa que retirar a las tropas de Afganistán con el saldo de 2.455 soldados y 3.846 contratistas muertos, cuyos familiares vivos recibieron como compensación 100.000 dólares, y a esto hay que agregar 20.722 militares heridos. También perdieron la vida 1.744 tropas de la OTAN, cerca de 50.000 civiles afganos, más de 50.000 talibanes, 72 periodistas y más de dos millones de afganos se convirtieron en refugiados. Además de todo esto, el Gobierno norteamericano tiene que encargarse de 980.000 veteranos de Afganistán, de los cuales EEUU tendría que gastar cerca de dos billones de dólares hasta 2050. (La Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU, 2021).
© REUTERS / Hamad I MohammedAviones de la Fuerza Aérea de EEUU, que se utilizaron para evacuar a personas de Afganistán, en la base aérea de Al Udeid en Doha, Catar, el 4 de septiembre de 2021
Aviones de la Fuerza Aérea de EEUU, que se utilizaron para evacuar a personas de Afganistán, en la base aérea de Al Udeid en Doha, Catar, el 4 de septiembre de 2021 - Sputnik Mundo, 1920, 04.09.2021
Aviones de la Fuerza Aérea de EEUU, que se utilizaron para evacuar a personas de Afganistán, en la base aérea de Al Udeid en Doha, Catar, el 4 de septiembre de 2021
A pesar de las pérdidas tanto humanas como financieras, las últimas debido a causa de un modelo de financiación de la deuda privado que Joe Biden se verá obligado a afrontar, las 10 corporaciones del complejo industrial militar se benefician de la política imperialista de EEUU. Lockheed Martin solo en 2013 obtuvo contratos con el Gobierno por 44.000 millones de dólares; Boeing ganó en estos 20 años más de 50.000 millones; BAE Systems Inc., más de 20.000 millones; Raytheon, casi 25.000 millones de dólares, etc. (Mundo, 17 de abril de 2021).
Así son las paradojas de esta guerra. Ahora al movimiento Talibán le espera una tarea muy difícil, tratando de reconstruir el país sin dinero en el Banco Central y el oro congelado en Nueva York por la Reserva Federal de EEUU. También tendrá que enfrentarse o aliarse con los miembros del Estado islamico (ISIS Jorasán), East Turquish islamic Movement (ETIM), Tehrik-e-Talibán Pakistán (TTP), cuyos miembros fueron trasladados clandestinamente por helicópteros sin identificación de Siria a Afganistán durante la presidencia de Trump. (Insider, 22 de agosto de 2017). El ISIS-K representa un peligro especialmente para Tayikistán, Uzbekistán y Turkmenistán, que tienen frontera con Afganistán, y, por lógica, para Rusia, puesto que estos tres países tienen una entrada sin visa al país euroasiático. También corre peligro Irán, que, igual que China, fronteriza con Afganistán. El ETIM es una amenaza para China, pues está compuesto por musulmanes uigures. El TTP puede desestabilizar Pakistán.
© REUTERS / StringerUn miembro de las fuerzas de seguridad talibanes hace la guardia en una calle de Kabul, Afganistán, el 4 de septiembre de 2021
Un miembro de las fuerzas de seguridad talibanes hace la guardia en una calle de Kabul, Afganistán, el 4 de septiembre de 2021 - Sputnik Mundo, 1920, 04.09.2021
Un miembro de las fuerzas de seguridad talibanes hace la guardia en una calle de Kabul, Afganistán, el 4 de septiembre de 2021
Actualmente nadie sabe si el Talibán cumpliría sus 26 promesas de dar estabilidad económica y seguridad a sus habitantes sin recurrir a la represión, además de derechos humanos a las mujeres de acuerdo al Corán y no buscar su expansión a otros países anunciados en su primera conferencia de prensa o hará lo mismo que 1997, ignorando lo prometido. (LIVEJOURNAL, 17 de agosto de 2021). Lo único seguro es el cambio en el ajedrez geopolítico después de la huida precipitada de EEUU de Afganistán. Rusia, China, Irán, Pakistán, Turquía y la India se están alistando para ocupar el vacío dejado por Norteamérica. No obstante, todos ellos saben que desde los tiempos de Alejandro Magno jamás se ha podido conquistar por la fuerza imponiendo reglas ajenas a los pueblos que habitan Afganistán, conocidos por una férrea resistencia a la autoridad y a la presencia de extranjeros.
La situación en Afganistán - Sputnik Mundo, 1920, 03.09.2021
Internacional
Un experto: Afganistán será víctima de una crisis humanitaria en cuanto se acaben los bienes de EEUU
Lo que necesita este país indomable y sus actuales dirigentes talibanes es inversión, proyectos de desarrollo, educación y especialistas para dar utilidad a sus inmensos recursos naturales que incluyen gas, petróleo, carbón, cobre, hierro, nobio, cobalto, molibdeno, oro, esmeraldas, rubíes, lapislázuli y litio. En Afganistán están guardados los mapas de sus reservas minerales que hicieron los geólogos soviéticos desde los tiempos del último rey de Afganistán y que posteriormente fueron digitalizados por especialistas norteamericanos. El precio de la riqueza nacional se estima en un billón de dólares. El futuro de Afganistán depende de la voluntad de los afganos y la prudencia y la comprensión de los países interesados en Afganistán pacífico y desarrollado.
LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала