Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Donas y desfiles: El Salvador ya vive su Mes Cívico

CC BY-SA 3.0 / HFOTO / Monumento a los ProceresMonumento a los Próceres en plaza La Libertad, El Salvador
Monumento a los Próceres en plaza La Libertad, El Salvador - Sputnik Mundo, 1920, 02.09.2021
Síguenos en
SAN SALVADOR (Sputnik) — La llegada de septiembre, mes de la independencia en El Salvador, siempre es bienvenida en esta nación centroamericana, a veces por razones más culinarias que patrióticas.
Ocurre que durante el también llamado Mes Cívico, una reconocida cadena local de rosquillas realiza su tradicional promoción de dos donas por el precio de una, lo cual dispara sus ventas y, de paso, los niveles de triglicéridos en un país más preocupado por saciarse que por nutrirse.
"El conteo regresivo terminó. El mes más esperado llegó para nuestros verdaderos amantes del 2x1", confirmó la empresa de marras en redes sociales, junto a tentadoras imágenes de masas esponjosas y azucaradas, rellenas de crema, chocolate, moka o dulce de leche.
El pasado año, en pleno apogeo de la pandemia de COVID-19, Sputnik constató —e hizo— largas filas en estos restaurantes que encontraron en la gula cuscatleca un peculiar modo de rendir tributo a los próceres salvadoreños, pioneros de la independencia centroamericana.
La gente de acá, con su humor a veces corrosivo, afirma que hasta el ángel broncíneo que corona el Monumento a los Próceres en la céntrica plaza La Libertad no enarbola dos coronas de laureles, si no dos donas compradas en el 2x1. Iconoclasia pura…

Un aniversario especial

Pero el próximo 15 de septiembre los países centroamericanos no celebrarán un aniversario más, si no el Bicentenario de la Independencia: dos siglos de accidentada construcción de soberanías, pretexto ideal para discursos, reivindicaciones y… supervivencia.
Por estos días comienzan a proliferar los símbolos patrios vendidos por los buscavidas locales en semáforos, plazas y esquinas, coloreadas en El Salvador con el azul cobalto de la bandera, y el escudo triangular de reminiscencias masónicas y guiños al viejo sueño de integración regional.
En El Salvador quieren celebrar en grande, y la Asamblea Legislativa (Parlamento) aprobó para estos festejos un refuerzo presupuestario de un millón de dólares, monto que la oposición consideró excesiva en el actual contexto de pandemia.
Nayib Bukele, presidente de El Salvador  - Sputnik Mundo, 1920, 01.09.2021
América Latina
Bitcóin, Constitución y poder: el cóctel que puede encender a El Salvador
Aparejado a ello, algunas personalidades de la televisión local rindieron su peculiar homenaje a la efeméride vistiendo de azul y blanco, o con el pintoresco añil que durante años salió de los obrajes de Cuscatlán, y derivó en símbolo identitario de este país.
Además, el patriotismo se disparó por las nubes con el enfrentamiento entre la selección nacional de fútbol de El Salvador —la venerada "Selecta"— y el poderoso once de Estados Unidos, que hizo soñar a más de uno con un milagro en el estadio Cuscatlán, el Coloso de Monserrate.

Gran ausente

A pesar del entusiasmo, el repunte de casos de COVID-19 en El Salvador arruinó por segundo año consecutivo una de las principales —y más polémicas— tradiciones de las Fiestas Patrias: los desfiles con sus "cachiporristas", en su mayoría niñas y adolescentes que representan a sus escuelas.
Eso sí, el sistema público interrumpe sus clases y el país disfruta de feriados, pero se extraña las coreografías de las jóvenes que realizan filigranas con sus "cachiporras" (bastones), al compás de sus bandas escolares, sonoras y desafinadas, más divertidas que virtuosas.
Nayib Bukele, presidente de El Salvador - Sputnik Mundo, 1920, 15.09.2020
América Latina
Presidente Bukele afirma que El Salvador aún lucha por su independencia
A mediados del siglo XX fue importada esta tradición desde Estados Unidos, y aunque al principio fue chocante para muchos verles las rodillas a las bastoneras, pronto la práctica cobró tal arraigo que se volvió un elemento distintivo del "Mes Cívico" en El Salvador.
Sin embargo, esta tradición es cuestionada por quienes consideran que "cosifica" sexualmente a menores de edad, maquilladas en exceso y vestidas con trajes ceñidos y sugerentes, que ahorran demasiada tela, y botines que ascienden hasta la rodilla.
La creciente erotización de un espectáculo protagonizado por menores de edad hace que muchos aboguen por su prohibición, algo de lo que ya la pandemia ya se encargó, a las malas.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала