Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Rosario, capital de la violencia en Argentina, amenazada por la narcobanda Los Monos

© Foto : Twitter/Ministerio de Seguridad de Santa FePolicía de la provincia argentina de Santa Fe
Policía de la provincia argentina de Santa Fe - Sputnik Mundo, 1920, 27.08.2021
Síguenos en
Es la tercera ciudad más poblada de Argentina, con un millón de habitantes, y hace más de 20 años es el centro de enfrentamientos armados y corrupción vinculada a la venta de drogas para consumo interno. El clan Los Monos aterroriza a la población de Rosario con sus métodos despiadados, y desde 2013 sus líderes operan y ordenan desde la cárcel.
"Contrato sicarios para tirar tiros a los jueces", respondió sin titubear Ariel Guille Cantero, líder de la banda narcotraficante argentina Los Monos, ante la pregunta formal realizada por la presidenta del tribunal al iniciarse un nuevo juicio contra el clan oriundo de la ciudad de Rosario.
Un día antes del comienzo del proceso, siete balas impactaron, disparadas desde una moto, sobre el frente del Palacio de Justicia rosarino, en la provincia argentina de Santa Fe (centro-este), desde donde se lleva adelante juicio. Esta es una de las marcas con su sello de violencia.
Siete integrantes de Los Monos son imputados por ordenar desde la cárcel 14 ataques a balazos contra domicilios de representantes del Poder Judicial local. Los acusados están presos como resultado del juicio de 2017-2018 por la megacausa en su contra, iniciada en 2013, por asociación ilícita y narcotráfico.
Esposas (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 24.08.2021
América Latina
'Los Monos', los narcotraficantes que amenazan jueces en Rosario
"Días después de que trasladan [en 2018] a Cantero a la cárcel de Resistencia, en la provincia de Chaco [norte], se empiezan a originar esta serie de atentados. Se los identifica porque dejan un cartel después de disparar que dice 'con la mafia no se jode'", contó a Sputnik el periodista de investigación Germán de los Santos, coautor del libro Los Monos: historia de la familia narco que transformó a Rosario en un infierno.

Los Monos, enemigos públicos Nro. 1

La banda surge en la década de 1990 en el barrio La Granada, en la zona sur de la ciudad. El barrio se originó a partir del Mundial de fútbol de 1978, organizado en Argentina durante la última dictadura cívico-militar (1976-1983), creado por el Gobierno de facto a partir de la construcción de un murallón que lo ocultara a la vista de quienes ingresan por ruta desde Buenos Aires, ubicada a tan solo 300 km al sureste de Rosario.
"En esa especie de gueto de la pobreza se gesta este grupo criminal que empieza con delitos rústicos, precarios, de asaltos, mejicaneadas [robo del botín entre ladrones], y después se consolidan a fines de los 90 como ya dedicados al narcotráfico. La primera causa judicial es de 1999, cuando Máximo el Viejo Cantero, que es el padre de los siguientes líderes, es detenido comprando 69 kilos de marihuana", narró de los Santos.
En los primeros años del nuevo milenio, Los Monos comenzaron a dominar el negocio del narcomenudeo a fuerza de balas en los barrios vulnerables de la ciudad santafesina, donde prolifera la pobreza y la necesidad.
La escalada de violencia en Rosario comenzó a salirse de control a partir de 2012. Ese año, ocurre el triple crimen del barrio de Villa Moreno, cuando tres jóvenes inocentes fueron asesinados por la banda de Sergio Quemado Rodríguez, un delincuente apadrinado por Los Monos, que buscaba venganza y los confundió con rivales de una banda enemiga con la que se disputaban el control del barrio, que habían intentado asesinar a su hijo.
En 2012 comenzaron a aparecer en los medios las investigaciones periodísticas sobre el clan de Los Monos, rápidamente transformados en los enemigos públicos número 1, por su dominio de la plaza local.
Compra del crack y la cocaína en las calles de Río de Janeiro - Sputnik Mundo, 1920, 30.03.2021
América Latina
Así funcionan las rutas de tráfico, la demanda y consumo de drogas frente a la pandemia
La banda, por entonces liderada por Claudio Pájaro Cantero —uno de los hijos del Viejo—, era conocida por su lógica de violencia a partir de una batalla sangrienta con una banda enemiga, Los Garompa, ocurrida en el barrio de Las Flores, en la zona sur de Rosario.
El asesinato del Pájaro en mayo de 2013 desató la guerra contra el clan de Luis Pollo Bassi, quien controlaba la venta de drogas de una localidad aledaña a Rosario. Familiares y miembros de ambas bandas fueron asesinados y quienes sobrevivieron están hoy tras las rejas.
"Se genera una serie de venganzas que ellos traman que los hacen muy visibles. Se producen seis asesinatos en apenas una semana de forma muy impactante: a plena luz del día, en la calle, uno de los crímenes donde mueren tres personas sucede enfrente a una escuela, donde interceptan una camioneta donde iba una familia y la matan a tiros", detalló el periodista.
Desde la muerte del Pájaro, la banda de Los Monos es conducida por Guille, su hermano, quien se entregó a la Policía en 2013, mientras que el Viejo fue arrestado en 2015 cuando manejaba un carro tirado por caballos, después de estar dos años prófugo y con pedido de captura internacional.
"Comienza otro capítulo de la historia de Los Monos que es seguir funcionando, de la misma forma muy violenta, pero desde la cárcel. La causa por narcotráfico se origina cuando ellos están presos. Guille Cantero pasó por seis cárceles y suma 62 años de condena, por lo cual es un preso que va a estar muchos años tras las rejas. Es algo que el Estado por ahora no le encontró la vuelta, logra seguir al mando", comentó.

Rosario, capital de la violencia

Ubicada en un punto neurálgico para los caminos del narcotráfico, Rosario se volvió en un centro de violencia y corrupción, con enfrentamientos armados entre diferentes bandas que se disputan la plaza local, como luego por la persecución judicial en su contra.
Rosario es una importantísima ciudad portuaria sobre la vera de la hidrovía del río Paraná, donde se encuentra el polo agroexportador más grande del mundo. Cientos de buques provenientes desde Brasil y Paraguay bajan por estas aguas, con contenedores con cargamento de narcóticos ocultos. Por allí pasan además las rutas nacionales que conectan las grandes urbes del territorio nacional, Buenos Aires y Córdoba.
Cocaína, dólares y balas - Sputnik Mundo, 1920, 12.01.2021
América Latina
La receta narco para traficar drogas durante la pandemia en América Latina
Desde fines de la década del 90, en Rosario, como en otras grandes ciudades del país, se comenzó a procesar la pasta base para la producción y venta local de cocaína. Mientras los consumidores de las clases pudientes acceden a drogas ilegales producidas en laboratorios clandestinos, en los barrios de los sectores populares comenzaron a aparecer las cocinas y bunkers para la manufactura y distribución.
Las bandas de crimen organizado fueron adquiriendo cada vez más poder en la ciudad, mediante la corrupción de policías y representantes judiciales de la provincia, con lo que aseguraron la importación, principalmente desde Bolivia, de pasta base con la que se produce el clorhidrato de cocaína para el narcomenudeo y consumo interno.
La presión social sobre las autoridades provinciales llevó a la intervención del Estado nacional, que llegó a enviar a la Gendarmería nacional en 2014. Las investigaciones judiciales llevaron a la remoción de parte de las cúpulas policiales locales y el procesamiento de numerosos efectivos.
"Los Monos nunca hegemonizaron la venta de drogas en Rosario, el mercado no fue monopolizado y eso produjo muchos enfrentamientos. Empiezan a surgir otros delitos como las extorsiones, que consisten en disparar contra comercios o empresas a las que después les reclaman dinero como una especie de impuesto de la mafia", explicó de los Santos.
Persona con esposas - Sputnik Mundo, 1920, 20.10.2020
América Latina
Ley de drogas en Argentina: 30 años de punitivismo ineficiente
La violencia en Rosario tuvo un crecimiento exponencial a partir de 2012, con un pico en 2013, cuando fueron asesinadas 264 personas, una tasa de 22 personas por cada 100.000 habitantes, el doble que en 2010, y similar a las zonas más críticas del país, ubicadas en la ciudad de Buenos Aires, como son los barrios de Retiro, Barracas y Flores.
En 2018, luego de tres años en declive, las cifras volvieron a remontar, y el aumento anual fue de 20%. Rosario, la tercera ciudad más poblada de la Argentina, tiene una tasa de homicidios de 16 por cada 100.000 habitantes, cuatro veces mayor que Córdoba, segunda urbe del país, y tres veces más alta que el promedio nacional. La ciudad cerró 2020 con la mayor cifra de asesinatos desde 2015, con un total de 212 y un aumento de 26% anual, según el Observatorio de Seguridad Pública de Santa Fe.
"Durante los últimos años, el mapa de heridos de armas de fuego, que estaban concentrados en un anillo de periferia con una pobreza más profunda, empieza a mostrar que esos puntos rojos empiezan a avanzar sobre el centro de la ciudad porque los objetivos de estos criminales empiezan a ser otros, ya no los quioscos de venta de drogas, sino negocios o empresas", advirtió el investigador.
El crimen organizado de guante blanco, el que no sucede en los barrios precarios sino que se dedica a la venta a consumidores de alta gama o al lavado de activos, con lazos con el poder político y económico y vinculada a la exportación a través del Puerto de Rosario, sigue en general intacto.
Unos niños pasean al lado de un muro pintado con los símbolos del MS-13 en El Salvador (archivo) - Sputnik Mundo, 1920, 17.08.2021
América Latina
Cómo la pandemia cambió el crimen organizado en América Latina, el otro virus mutante
El desarrollo inmobiliario de torres de lujo en la zona norte de Rosario ha sido en los últimos años el escenario de varios allanamientos en los que se detectaron pequeñas operaciones del denominado narcotráfico VIP, de alto poder adquisitivo, refugiado en los barrios privados y zonas más caras del país.
"La Justicia ha encabezado investigaciones importantes en cuanto a la violencia, pero una cuenta pendiente es el tema del lavado de dinero, o sea dónde van las inversiones y el blanqueo de efectivo de todas estas organizaciones criminales, que no son tan poderosas como en otros países pero sí generan ganancias importantes. El circuito del dinero no se corta, por lo tanto siguen funcionando", alertó.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала