Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
Ciencia
Los hallazgos más importantes y logros más emocionantes en el campo de la ciencia.

Los dientes de los osos pueden proteger a la humanidad de las bacterias más potentes

© Foto : Pixabay / skeezeUn oso pardo (imagen referencial)
Un oso pardo (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 27.08.2021
Síguenos en
En las últimas décadas las bacterias que sobreviven incluso a los medicamentos más potentes se han transformado en una de las principales amenazas a la salud mundial. Ahora, un grupo de científicos encontró un hallazgo revelador sobre la resistencia a los antibióticos, en los dientes de los osos que habitan los bosques más remotos y oscuros.
A comienzos del siglo XX, los osos pardos de Suecia estuvieron a punto de extinguirse, víctimas de cazadores y agricultores. Pero los esfuerzos de conservación han dado sus frutos: los osos no solo han sobrevivido, sino que han ayudado a entender mejor cómo han mutado los genes resistentes a los antibióticos.
Un grupo de científicos liderado por la microbióloga Jaelle Brealey, del Departamento de Historia Natural de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, halló que el ADN de los dientes de los animales revela que, casi inmediatamente después de la introducción de los antibióticos en la década de 1950, los fármacos habían penetrado incluso en los bosques suecos más lejanos.
Fachada de una de las habitaciones del balneum romano de Cádiz - Sputnik Mundo, 1920, 19.05.2021
España
Hallan en plena costa gaditana unas termas romanas en perfecto estado de conservación | Vídeo
El nuevo hallazgo, "es un buen ejemplo de cómo se puede utilizar el ADN antiguo para problemas del mundo real", señaló a la revista Science James Fellows Yates, arqueogenetista del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Alemania, que no participó en el estudio publicado por Current Biology.

¿Qué se esconde en los dientes de los osos?

Para recoger las muestras, Brealey pasó largas horas examinando cráneos de oso de la colección del Museo Nacional de Suecia, que se remonta a 1842, en busca de una ligera película de cálculo dental, o placa, en sus dientes.
Brealey y sus coautores rasparon los dientes de 82 osos, analizaron su microbioma oral, y se encontraron con genes de resistencia a los antibióticos, que algunas bacterias desarrollan en respuesta a los antibióticos del entorno.
Un loro rescatado de los incendios forestales en Reboré, Santa Cruz, Bolivia - Sputnik Mundo, 1920, 24.08.2021
América Latina
Las llamas devoran los montes y animales del oriente boliviano por tercer año consecutivo
Cuando los investigadores analizaron sus muestras en orden cronológico, "los resultados fueron reveladores", destaca Science. La resistencia a los antimicrobianos parecía haberse disparado en toda Suecia —y en la boca de los osos— tras la introducción de los antibióticos en 1951.
Al igual que la mayor parte del mundo, Suecia "se vio envuelta en una ola de entusiasmo por los medicamentos", y los emmpleó para tratar las enfermedades del ganado y promover un crecimiento más rápido. En 1970, según Science, Suecia producía más de 40.000 kilos de antibióticos al año.
Los dientes de los osos proporcionan un "registro de lo que sucedió después": el uso generalizado de antibióticos condujo a un aumento de las bacterias resistentes a los antibióticos. Entre 1951 y 1970, las bacterias de las muestras de placa de los dientes de osos contenían el doble de genes de resistencia a los antibióticos que las de placa anteriores a la era de los antibióticos.
"Cuando los humanos empiezan a usar antibióticos, éstos llegan al medio ambiente", afirma la coautora Katerina Guschanski, genetista de la Universidad de Uppsala, Suecia.
Para sorpresa de los científicos, incluso los osos que viven a cientos de kilómetros de los humanos tenían casi tantas bacterias resistentes a los antibióticos como los osos que viven más cerca.
Aunque la placa de los dientes de los osos no muestra cómo ocurrió esto, Guschanski y Brealey "especulan con que la escorrentía de las granjas podría haber contaminado los suministros de agua", o que "los osos hambrientos podrían haberse alimentado de presas contaminadas" con antibióticos. "Sea lo que sea lo que ocurrió", dice Guschanski, "se extendió por toda la región".
Un ejemplar de tiburón criado en pecera por Cayume, una asociación de Mallorca - Sputnik Mundo, 1920, 07.05.2021
España
Tiburones de laboratorio en España para la conservación del ecosistema
Pero la historia de la resistencia a los antibióticos también tiene "un sorprendente final feliz". Según Science, Suecia frenó el uso de los fármacos en el ganado en 1986 y empezó a regular la venta de antibióticos para humanos y animales en 1995. A partir de entonces, "la producción y el uso de antibióticos en el país disminuyeron considerablemente". Esa tendencia también se observa en los osos: "los animales que vivían a mediados de la década de 2000 mostraban menos marcadores de resistencia a los antibióticos".
Para Guschanski, eso es una señal de que la naturaleza puede curar. "Siempre pensamos que los humanos lo estropean todo", dice. "Pero cuando los humanos hacen lo correcto, existe la posibilidad de revertir los efectos, al menos en este caso".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала