Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
Octavo mandamiento
Cuando los principios son irreductibles. Cuando la verdad se abre paso ante una de las más graves pandemias de la actualidad: la de las noticias falsas. Ahí está 'Octavo mandamiento', para revelar lo que otros intentan ocultar.

Estados Unidos, enredado en su laberinto afgano

Estados Unidos, enredado en su laberinto afgano
Síguenos en
El impetuoso desenlace de la crisis en Afganistán y una ola de críticas obligó a Joe Biden a cortar sus vacaciones y dirigirse al país. Mientras, el presidente de Alemania aseguró que la toma del poder de los talibanes "supondrá un punto de inflexión que cambiará el mundo". Este y otros temas se abordan en esta nueva emisión de Octavo mandamiento.
La situación en Afganistán cambió de forma vertiginosa en menos de diez días, cuando faltaban apenas dos semanas para finalizar la retirada de las fuerzas de la coalición internacional tras dos décadas de presencia militar.
Del 6 al 14 de agosto, los talibanes retomaron el control de todas las capitales provinciales y el día 15 entraron en Kabul, la capital del país, ocupando todas las instalaciones clave a excepción del aeropuerto donde miles de personas, bajo protección de las fuerzas estadounidenses, esperan la primera oportunidad para evacuarse, unas imágenes que el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, calificó como "vergonzosas para Occidente".
Por su parte, el presidente estadounidense, Joe Biden, defendió su decisión de acabar con la guerra más larga de la historia del país y rechazó las críticas de sus adversarios republicanos y de organizaciones defensoras de derechos humanos que acusan a Washington de haber abandonado al pueblo afgano. En su mensaje televisado, Biden en ningún momento, asumió la responsabilidad por el caos que se ha desatado tras la retirada de las tropas estadounidenses, aunque sí reconoció que el avance de los talibanes se produjo "más rápido de lo esperado".
Pekín también se pronunció y anunció su disposición a cooperar con Washington sobre Afganistán para prevenir una guerra civil y evitar la propagación del terrorismo en el país. Así lo declaró el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, en una conversación telefónica con el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken.
"China está dispuesta a cooperar y dialogar con EEUU para facilitar la implementación de una solución suave de la cuestión afgana, para contribuir a garantizar que no haya una nueva guerra civil o catástrofe humanitaria en Afganistán, para que no se convierta de nuevo en un semillero y refugio para el terrorismo", dijo Wang, según el comunicado de la cartera de Exteriores china.
A su vez, en una conversación telefónica que Wang Yi celebró con su par ruso, Serguéi Lavrov, el titular de Exteriores chino opinó que Pekín y Moscú deben defender sus intereses legítimos en Afganistán y contribuir a que el movimiento radical talibán (proscrito en Rusia) asuma la responsabilidad.
Es necesario "proteger los intereses legítimos de China y Rusia en Afganistán, entablar una interacción oportuna y apoyarse mutuamente, y también contribuir a que los talibanes asuman su responsabilidad y garanticen la seguridad del personal, las instituciones y las empresas chinas y rusas", dijo Wang citado por su ministerio.
Moscú, por su parte, no se apresura a reconocer al movimiento talibán como nuevo gobierno de Afganistán, declaró el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.
"No tenemos prisa por reconocer (a los talibanes) al igual que todos los demás países", dijo Lavrov ante la prensa.
Además, el jefe de la diplomacia rusa defendió que "sólo un diálogo inclusivo e integral, en el cual participen todas las fuerzas clave, puede ser un paso hacia la estabilización de la situación en Afganistán”.
Rusia también propuso a la OTAN establecer un diálogo y una cooperación con interacción con la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) sobre Afganistán, pero la Alianza hizo oídos sordos a la iniciativa de Moscú.
"Propusimos a la OTAN crear un algoritmo para la interacción en materia de rescate, asistencia y evacuación en situaciones de crisis; no se mostró interés, ni tampoco en propuestas de diálogo y cooperación entre la OTAN y la OTSC sobre asuntos afganos", dijo el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Grushkó.
Lo que sí pidió la OTAN a los países miembros de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (que agrupa a Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán) es abrir sus fronteras para los afganos que habían colaborado con la Alianza Atlántica.
El vicecanciller Grushko calificó de "descaradas" esas peticiones de la OTAN e indicó que el colapso que se vive en Afganistán en los últimos días de la retirada de las fuerzas aliadas es "un resultado lógico" de la intervención.
"Un resultado lógico. Yugoslavia, Libia y ahora Afganistán. ¿Acaso podía esperarse otra cosa?... Un billón [de dólares] que se ha gastado en la nada", sentenció Grushkó.
Mientras, el Consejo de Seguridad de la ONU, hizo un llamamiento a favor de la creación de un nuevo gobierno en Afganistán que dé cabida a diferentes segmentos de la población, incluidas las mujeres.
Según el documento, el conflicto en Afganistán solo puede resolverse mediante la vía política, que debe amparar los derechos de las minorías, mujeres y niños.
Entre las primeras medidas anunciadas por los talibanes este martes, figura una amnistía para todos los funcionarios del Gobierno en Afganistán a quienes instaron a volver a sus funciones.
"Se ha declarado una amnistía general para todos [...] por lo que pueden retomar su vida rutinaria con plena confianza", señaló el grupo en un comunicado citado por AFP.

El Talibán: ¿busca crear un Afganistán viable?

Los talibanes de hoy "no son los de 2001", sino que "quieren desde ya, por lo menos en estos momentos, transmitir la imagen de ser más moderados, más políticos y más dispuestos a la negociación para llevar Afganistán a la paz que este país perdió hace 40 años". Así lo opina el intelectual nicaragüense Augusto Zamora.
Zamora, profesor de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid, indicó que hay señales que apuntan a que los talibanes (una organización proscrita en Rusia) buscan evitar que se repita "la situación de aislamiento en que se vio" su primer Gobierno, queriendo "tener viabilidad en el futuro".
"Los talibanes llevan largos meses enviando misiones de buena voluntad a China, a Rusia, a Irán, y eso demuestra que hay en ellos la convicción de que es necesario para la viabilidad de su Gobierno tener un marco correcto de relaciones con sus vecinos, y esto sólo se puede hacer desde la confianza y respeto y dando garantías a las preocupaciones fundamentales de estos países vinculados esencialmente al radicalismo religioso y a las actividades terroristas", subrayó el experto.

Solidaridad con Haití

Otro tema que abordamos en esta nueva edición de Octavo mandamiento es la delicada situación humanitaria que enfrenta el pueblo haitiano tras el terremoto de magnitud 7.2 que el 14 de agosto sacudió al país caribeño y que provocó más de 1.400 muertos, además de colapsar el sistema sanitario del país más pobre de América.
Pero Haití no está sola. Así lo dejaron claro gobiernos latinoamericanos, como México, Chile, Cuba y Venezuela, estos últimos dos con una economía seriamente golpeada por el bloqueo estadounidense.
Por ejemplo, Venezuela envió un cargamento de 30 toneladas de ayuda humanitaria compuesto por agua potable, alimentos y medicinas.
"Quiero expresar toda nuestra solidaridad y apoyo al pueblo de Haití", expresó el presidente Nicolás Maduro antes de anunciar el envío de ayuda humanitaria.
Asimismo, la ministra para Relaciones Interiores, Justicia y Paz de Venezuela, Carmen Meléndez, informó que en los próximos días llegarán a Haití equipos de rescatistas y de asistencia médica, y activarán la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas para evaluar otros despliegues en atención a las necesidades del pueblo haitiano.
Por su parte, médicos y enfermeras cubanas, que están en territorio haitiano prestando ayuda humanitaria desde hace más de una década, se han dedicado a atender a los heridos en las zonas afectadas. Según el canciller cubano, Bruno Rodríguez, colaboradores médicos de la isla han garantizado la atención médica "incluso fuera de las instalaciones hospitalarias afectadas por el sismo”.
A su vez, el coordinador de la brigada médica de Cuba en Haití, doctor Luis Oliveros Serrano, reafirmó la voluntad de los profesionales cubanos de la salud de trabajar todo el tiempo que sea necesario para minimizar los daños ocasionados por el terremoto, ayudando, particularmente, en la prestación de los primeros auxilios y en las intervenciones quirúrgicas.
El Gobierno de México envió tres aviones con ayuda humanitaria que trasladaron más de 15 toneladas de medicinas y alimentos y casi 4 toneladas de insumos de emergencia a Haití. Las autoridades también establecieron un mecanismo de recolección de ayuda para las personas que voluntariamente quieran brindar solidaridad con el país caribeño.
Según el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ante la tragedia se deben olvidar las fronteras."Debemos aplicar el principio de la fraternidad universal, no solo abandonar el egoísmo y el individualismo, ser muy solidarios en la familia, con nuestros semejantes y con todo el mundo", agregó.
Chile también mandó a Haití 16 toneladas de ayuda humanitaria. El cargamento consiste en 11.000 litros de agua purificada, kits de alimentación, medicinas, elementos sanitarios y raciones de productos no perecederos como harina, azúcar, fideos, arroz, té, atún, porotos, garbanzos, leche en polvo, soja, jurel, galletas, sal, puré de papa, café, endulzantes y mermeladas.
Mientras, EEUU se ha limitado a seguir de cerca la situación. Según el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price. "Estamos en contacto con las autoridades de Haití para responder al terremoto y cualquier pedido de ayuda" manifestó.
Invitamos a los oyentes de Octavo Mandamiento a compartir sus opiniones sobre los acontecimientos más importantes en sus países, enviando mensajes de voz de un máximo de dos minutos al WhatsApp del programa: +7 968 766 28 74.
El equipo del programa está integrado por Javier Benítez, Víctor Sújov y Víctor Ternovsky.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала