Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Las Trece Rosas no se han marchitado

CC BY-SA 2.0 / Dr_zoidberg / Las Trece RosasMemorial de las Trece Rosas (Madrid)
Memorial de las Trece Rosas (Madrid) - Sputnik Mundo, 1920, 05.08.2021
Síguenos en
82 años han pasado desde el fusilamiento de las Trece Rosas. Un grupo de mujeres contra el franquismo brutalmente asesinadas, cuyo recuerdo todavía reside en la memoria de los españoles. Miles de mensajes en redes sociales homenajean a las activistas.
Era agosto de 1939. Hacía meses que la guerra civil había tocado a su fin en España. Las tropas del bando nacional ya habían entrado en Madrid. Era el primer verano con el dictador Francisco Franco como mandatario. La victoria en la contienda fue suya. Sin embargo, la batalla continuó y los tentáculos de la dictadura se afanaron en segar toda acción contra el nuevo líder. Los fusiles sonaron con estruendo un veraniego día 5 de agosto. Sobre el piso del Cementerio del Este, 13 rosas deshojadas por el plomo y la pólvora.
Carmen Barrero, Blanca Brisac, Elena Gil, Julia Conesa, Martina Barroso, Adelina García, Virtudes González, Pilar Bueno, Ana López, Joaquina López, Dionisia Manzanero, Luisa Rodríguez y Victoria Muñoz. 13 nombres que quedaron grabados en los libros de historia. Un grupo de mujeres de entre 18 y 29 años que decidió luchar contra el franquismo. 13 personas que acabaron siendo víctimas de la represión. Pero, sus vivencias no fueron condenadas al olvido. El relato de las Trece Rosas sigue vivo 82 años después.
Descendientes de las víctimas del franquismo manifiestan por restablecer la justicia histórica en el caso de 13 Rosas - Sputnik Mundo, 1920, 14.12.2019
España
Las Trece Rosas y un jardín de deudas con las víctimas del franquismo
La mitad era miembro de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), cuyo objetivo era volver a recomponer la agrupación. El resto eran activistas, militantes contra el franquismo. Se organizaron clandestinamente para reclutar nuevos camaradas, incluso, obtener financiación. Su zona de actuación eran los barrios de Tetuán, Cuatro Caminos y Chamartín de la Rosa, donde la mayoría vivía. Su día a día transcurría en sus calles. Hasta el momento en el que fueron descubiertas.
Las Trece Rosas fueron detenidas, torturadas y encarceladas en la prisión de mujeres de las Ventas. La Justicia les acusó de intentar reconstruir a las JSU e intervenir en "actos de sabotaje e intentos de complot". Fueron condenadas como responsables de un delito de adhesión a la rebelión. De fondo resonaba el atentado contra el comandante de la Guardia Civil Isaac Gabaldón el 27 de julio. El hombre falleció en el ataque, al igual que su hija y el chófer. No obstante, jamás pudieron vincular a las arrestadas con el crimen. Su fusilamiento responde más a un acto de venganza institucional, como han remarcado varios historiadores.
Las balas sentenciaron a las Trece Rosas el 5 de agosto de 1939. El mismo día, 43 hombres (claveles) fueron fusilados frente a las tapias del Cementerio del Este. Ellos compartían delito con sus compañeras. En total, 56 personas murieron en Madrid aquel día a manos del franquismo. La capital fue víctima de años de redadas y detenciones, al igual que el resto de España. Un goteo constante de vidas orquestado por los vencedores de una guerra provocada por ellos mismos.
A pesar de la muerte, las Trece Rosas se convirtieron en eternas. Su recuerdo prevalece en la sociedad española, que cada 5 de agosto recupera su relato. En redes sociales, centenares de usuarios las homenajean, desde cuentas privadas hasta instituciones como el Ministerio de Igualdad o personalidades como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Una oda a su compromiso y un aviso a lo que no se debe volver a repetir.
A los actos de respeto se suman los de reivindicación. Los familiares de las asesinadas y asociaciones en pro de la Memoria Histórica buscan justicia para ellas y el resto de víctimas del franquismo. "Que mi nombre no se borre en la historia", escribió en una carta Julia Conesa antes de morir. La dictadura despojó de sus pétalos a las Trece Rosas. Pero, su ejemplo no se ha marchitado.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала