Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
Qué pasa
La incertidumbre se apodera del mundo cada vez más. En Sputnik tomamos distancia para poder explicarte lo que está sucediendo. Análisis y opiniones de voces autorizadas sobre los asuntos más relevantes a nivel global. 15 minutos, de lunes a sábados.

Bielorrusia: ¿nuevos montajes en su contra?

Bielorrusia: ¿nuevos montajes en su contra?
Síguenos en
Todo sucedió casi en simultáneo: en momentos en que la opositora bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya realiza una gira por algunos países occidentales, su compatriota, la atleta Krystsina Tsimanouskaya pide asilo político en Europa, y el activista y director de La Casa Bielorrusia en Ucrania, Vitali Shishov, aparece colgado en un parque de Kiev.

De película

Otra vez las miradas se vuelven hacia Bielorrusia, si es que han dejado de mirarla en algún momento desde las presidenciales del año pasado, y otra vez apuntan y disparan directamente contra su presidente, Aleksándr Lukashenko. Si no fuera por la tragedia que significa la muerte de un ser humano, estaríamos ante un guion cinematográfico digno de la Guerra Fría.
Días atrás, como si se tratara de una rock star, Tijanóvskaya, asilada en Lituania, emprendió una gira que la llevó por París, Berlín, Washington y Londres. En Washington la llenó de orgullo –y tal vez el estómago– que tras la reunión el presidente, Joe Biden, le obsequiara con 'galletas de la Casa Blanca'. Marca de la casa, las galletas, y la estrategia: en diciembre de 2013, siendo subsecretaria de Estado, Victoria Nuland se presentó en los disturbios del Maidán en Kiev ataviada con una bolsa de plástico, repartiendo galletas y panes a los agitadores y demás cómplices del golpe de Estado, al grito de 'God bless you' que le dedicaban sus beneficiarios.
En cambio, quiso el destino que en su parada en Londres, le asaltara la noticia de que su correligionario Vitali Shishov había sido encontrado colgado en un parque de Kíev. Entonces, Tijanóvskaya disparó a discreción: "Diría que [la muerte de Shishov] fue un crimen, pero no puedo afirmarlo sin los resultados de una investigación... Todo el mundo que está en Bielorrusia y que está en el exilio tiene que cuidarse, porque vemos que el régimen no se detendrá ante nada para llegar hasta ti si te quiere hacer algo".

Exhortos

Las autoridades de la Unión Europea [UE] pidieron a Ucrania –que maneja dos líneas de investigación, la del suicidio y la de un asesinato encubierto– que realice una investigación para esclarecer las razones de la muerte de Shishov.
También se manifestó la directora regional de Amnistía Internacional para Europa del Este y Asia Central, Marie Struthers, en un tono poco responsable cuando aún no se conocen los hechos: "Las circunstancias de la muerte hacen pensar que está relacionada con la persecución de manifestantes pacíficos por las autoridades bielorrusas". Y así como dio una de cal, también dio una de arena: "La reputación de los órganos de seguridad ucranianos en la investigación de asesinatos y ataques a los ciudadanos extranjeros que piden asilo en Ucrania sigue siendo insatisfactoria, esperamos que este caso sea una excepción".
El analista internacional Carlos Martínez explica que "en las circunstancias que apareció este señor ahorcado, si hubiera sido un asesinato habría evidencias claras: por un lado, si fue narcotizado habrá residuos en su cuerpo, y se sabría a partir de la autopsia. O en la autopsia aparecerán lesiones o tejidos en las uñas, las circunstancias propias de una persona la cual ha sido reducida para luego ahorcarla".
"Todos sabemos que si hubiera sido cualquier otra persona en estas mismas circunstancias, [las repercusiones] acabaría rápidamente porque tiene toda la apariencia de un suicidio, pero en este caso se aprovecha cualquier cosa, cualquier circunstancia trágica como es esta, como es el caso de una persona seguramente sometida a mucho estrés, a depresión, para propaganda política", advierte el experto.
"Yo creo que a Amnistía Internacional tendrían que cambiarle ya el nombre: tendrían que ponerle 'Fiscalía Internacional de asuntos del Pentágono', porque es realmente escandaloso que haga estos juicios de valor sin ninguna prueba", ironiza Martínez respecto a la postura de esa institución en torno a las circunstancias de la muerte de Shishov.
Entonces, entró en escena la pareja de Shishov llamando a un levantamiento armado en Bielorrusia. "No conseguiremos nada de forma pacífica. Solo podremos ganar si nos unimos y tomamos las armas contra ellos. Quiero que todos los bielorrusos me oigan. Nada puede resolverse pacíficamente".
En el ínterin –Tijanóvskaya llevaba días de gira, Shishov habría desaparecido el lunes mientras hacía footing y fue encontrado el martes–, el Comité Olímpico anunciaba el domingo que Krystsina Tsimanouskaya, quien tenía previsto participar en las pruebas de 100 y 200 metros lisos, se retiraba de los Juegos de Tokio "debido a su estado psicoemocional". Los medios, y la propia deportista arguyeron que la decisión fue consecuencia de su críticas en redes sociales a las autoridades de la selección bielorrusa por haberla escogido como sustituta de compañeras suspendidas en los relevos 4х400 metros.
Entonces tenemos: una gira por París, Berlín, Washington y Londres de la opositora Svetlana Tijanóvskaya asilada en Lituania, un pedido de asilo de la atleta Krystsina Tsimanouskaya quien "teme por su vida", y la muerte de un activista bielorruso en un parque de Kíev, cuya pareja llama a los bielorrusos a tomar las armas contra el Gobierno de Lukashenko. Y por si fuera poco, las acusaciones de Lituania a Bielorrusia por la llegada de refugiados, y las protestas de ciudadanos lituanos en rechazo a los refugiados –valores europeos–.

Humo

Al ser llevada al aeropuerto de Tokio por parte de los responsables de la delegación bielorrusa en los Juegos, Tsimanouskaya pidió ayuda a la policía japonesa alegando que estaba siendo forzada a abandonar Tokio. Y tras subir la apuesta al afirmar que tenía previsto pedir asilo a algún país europeo y solicitar la intervención del Comité Olímpico Internacional, afirmando que no volvería a Bielorrusia porque temía por su vida, se mostró sorprendida de que su espectáculo se hubiera convertido en un escándalo político. Es decir, pide asilo político porque teme por su vida, y aparentemente se sorprende de las repercusiones.
"Nunca interferí en política, e inicialmente toda esta situación no tenía nada que ver con la política, solo hablé de la negligencia de nuestros entrenadores en jefe, que toman decisiones sobre el equipo de relevos sin consultar a otros atletas. [...] yo no tenía ni idea de que este caso pudiera dar tal giro y convertirse en un escándalo político", fue lo que dijo textualmente.
"La realidad es que esta señora ha dicho lo que ha querido por las redes sociales, ha criticado a su país, a su entrenador, y cuando iba a volver a su país, porque como todos los atletas que están en los Juegos de Tokio, todos, absolutamente todos de todas las nacionalidades, tienen un billete de ida y otro de vuelta cuando acaban las pruebas, pues en vez de volver, ha pedido asilo político entre un amplio margen de países que le ofrecían esa posibilidad, cosa que no tienen atletas de muchos otros países", observa Martínez.
El analista explica que "el refugio por razones llamadas humanitarias, está pensado para opositores a Gobiernos que a su vez no se dan bien con Washington. Pero este asilo no funciona para niños rohingyas en Bangladesh, para un niño que esté enfermo en Etiopía, o cualquier otro atleta de países del tercer mundo porque a eso se le llama despectivamente 'emigración económica'. Es una situación que lleva a esto: que cualquier persona, atleta – si es mediático, mejor– de Cuba, Venezuela, Rusia, Irán [pidan asilo]. Pues en estos países, los opositores saben que [en los países donde se exilian] tienen casa, sueldo, cobertura mediática. Tienen todas las facilidades para irse de su país, emigrar, bajo pretexto de la persecución política", concluye Carlos Martínez.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала