Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Historia del olimpismo español: estos son los mayores éxitos de sus deportistas en los JJOO

© Europa PressFermín Cacho, primera medalla de oro olímpica de la historia para el atletismo español
Fermín Cacho, primera medalla de oro olímpica de la historia para el atletismo español - Sputnik Mundo, 1920, 23.07.2021
Síguenos en
Desde los años 80 y pese a no ser una potencia olímpica, España ha cosechado triunfos de prestigio. Victorias icónicas en atletismo, vela, remo, natación o tenis, junto a actuaciones memorables en deportes de equipo, han contribuido a fortalecer la imagen de modernidad del país. Las gestas se apellidan Cacho, Estiarte, Nadal, Belmonte o Gasol.
Desde su primera participación en unos Juegos, allá por 1900 en París, los logros de España en el mayor evento deportivo del globo son modestos en comparación con el rendimiento de las grandes potencias olímpicas. No obstante, entre las 45 medallas de oro conseguidas hasta la fecha hay algunos triunfos impactantes. Y, en general, entre el total de 150 preseas, resaltan también actuaciones muy meritorias.
La prestación del equipo olímpico español en sus sucesivas participaciones a partir de 1900 es, salvo logros puntuales, prácticamente insignificante hasta los Juegos de Moscú en 1980. Como anécdota, cabe resaltar que la primera medalla de oro de España en unos JJOO tiene lugar precisamente en 1900 en París, pero tal triunfo no se consignó hasta 104 años después, en 2004. Ese año, el COI determinó que José de Amézola y Francisco Villota habían ganado la medalla de oro en pelota vasca. Su victoria no fue reconocida en su momento porque sus rivales franceses no se presentaron a la partida.
Tras la victoria del equipo de hípica en la modalidad de salto de obstáculos en Amsterdam 1928, no es hasta los JJOO de Moscú en 1980 cuando España vuelve a ganar una medalla de oro. Y lo hace en un deporte, la vela, que a partir de entonces siempre reportará al país preseas de todos los metales. El oro moscovita de la pareja Abascal y Noguer (en la especialidad de Flying Dutchman), ha tenido continuidad en esta u otra modalidad de regatas en todos los Juegos disputados hasta la fecha, con excepción de Sydney 2000 y Río de Janeiro 2016.
Un surfista - Sputnik Mundo, 1920, 22.07.2021
Estilo de vida
Tokio 2020 invita a jóvenes y nuevas tribus a los JJOO con cinco nuevos deportes

Nombres propios: Fermín Cacho

Si bien el mundo de la vela es terreno abonado para el éxito de los regatistas españoles, no es menos cierto que el impacto mediático lo generan otros deportes de concepción universal. El que vertebra los Juegos, el atletismo, produce nombres que quedan grabados en la memoria de los amantes de la competición.
El campeón de los 1.500 metros en los Juegos de Barcelona en 1992, el soriano Fermín Cacho (Ágreda, 1969), representa la cúspide de los logros olímpicos de España. Su victoria se produce en la prueba reina del deporte rey, la que más prestigio otorga, pues conjuga fondo, velocidad y estrategia. Y además sucedió en la última jornada de los Juegos, ni un alfiler cabía ya en el atestado estadio olímpico de Montjuïc. No era el favorito para el triunfo final, porque los pronósticos apuntaban al astro argelino Nourredine Morceli. Pero Cachó venció con claridad y con su típico gesto de mirar constantemente hacia atrás.
Su imagen con los brazos extendidos tras cruzar la línea de meta es una de las imágenes de aquellos Juegos y del deporte español de siempre, el símbolo del fruto reportado por el programa estatal ADO de ayuda a deportistas olímpicos sobre el que se fraguó su éxito y el de años venideros. Cacho, que cuatro años después consiguió la medalla de plata en la misma prueba en los Juegos de Atlanta, ostentó el récord de Europa con 3:28:95 durante 16 años (hasta 2013) y está considerado el mejor atleta español de todos los tiempos.
Una atleta. Imagen referencial - Sputnik Mundo, 1920, 21.07.2021
América Latina
¿Están en riesgo los atletas que vencieron al COVID antes de los Juegos Olímpicos?

Gervasio Deferr y Saúl Craviotto

El gimnasta barcelonés Gervasio Deferr, especialista en ejercicios de suelo y salto con potro, fue el primer español en ganar dos medallas de oro en Juegos Olímpicos consecutivos. Lo hizo en Sydney 2000 y en Atenas 2004 en la modalidad de salto. La segunda medalla fue especialmente emotiva, pues el año anterior a Deferr lo acuciaron las lesiones y llegó a la capital griega con el entrenamiento justo.
El piragüista Saúl Craviotto también es doble campeón olímpico, pero en ediciones alternas. En Pekín 2008 ganó la medalla de oro en la prueba de K2 500 metros remando junto a Carlos Pérez Rial. En Río 2016 repitió metal en una distancia inferior, el K2 200 m, acompañado de Cristian Toro. En Tokio disputa sus cuartos Juegos Olímpicos y ha sido, junto la nadadora Mireia Belmonte, el abanderado del equipo nacional durante la ceremonia de apertura.

Triunfos de las estrellas

El tenista Rafael Nadal es tal vez quien mejor representa el caso de una estrella mundialmente contrastada que completa su palmarés con un triunfo olímpico. Este se produjo en los Juegos de Pekín 2008, adonde acudió tras ganarlos prestigiosos torneos de Roland Garros y Wimbledon. En la lucha por las medallas, derrotó en semifinales al serbio Novak Djokovic y en la final al chileno Fernando González. Fue un año mágico para él, que le coronó como número uno del tenis mundial.
Un caso similar lo representa el ciclista navarro Miguel Induráin, hasta mediados de los 90 el mejor ciclista del mundo y toda una celebridad en su momento. Ganador de cinco Tour de Francia y dos Giro de Italia, participó en los Juegos de Atlanta 1996 en el ocaso de su carrera, pero obtuvo el preciado metal áureo en la prueba contrarreloj, sobre un circuito de 52 km por las calles de Atlanta.
Y pese a ser un deporte de equipo, el waterpolo español produjo durante muchos años una figura de talla mundial: el catalán Manel Estiarte, verdadera estrella goleadora de todas cuantas aquellas competiciones en que participaba y nombrado hasta en siete ocasiones como el mejor jugador del mundo. Con él, España ganó la medalla de plata en Barcelona 1992 (perdió ante Italia) y, sobre todo, conquistó la medalla de oro cuatro años más tarde en Atlanta, imponiéndose a Croacia.

Las pioneras

Las mujeres españolas se incorporaron a la senda de triunfos olímpicos con posterioridad a los hombres, pero lo hicieron de manera rotunda. Porque no de otro modo puede calificarse el primero de ellos, encarnado por la vallisoletana Miriam Blasco en un deporte de contacto, el judo. Su victoria en los Juegos de Barcelona ante la británica Nicola Fairbrother en la categoría de 56 kg supuso la primera medalla olímpica jamás conseguida por una deportista española. Y de oro.
La regatista Theresa Zabell es doble campeona olímpica. Acompañada de Patricia Guerra, ganó su primer oro en Barcelona, en 1992, en la modalidad de 470. Zabell es una de las deportistas españolas más laureadas de la historia, pues también ganó cinco títulos mundiales y tres europeos. En 1996 añadió a su colección su segundo oro olímpico, al imponerse con Begoña Vía-Dufresne de pareja de nuevo a sus rivales en la competición de 470.
La saltadora de altura Ruth Beitia consiguió con una marca de 1,97 metros la primera medalla de oro olímpica para el atletismo femenino español de toda su historia, al ganar la final de los Juegos de Río de Janeiro en 2016, un concurso marcado por la ausencia de la gran favorita, la rusa María Lasitskene, producto del veto del COI a los atletas de ese país.
En años posteriores y hasta la actualidad, aparece incontenible la figura de la nadadora catalana Mireia Belmonte. Doble medallista de plata (en 200 m mariposa y 800 m libres) en los Juegos de Londres en 2012, Belmonte es la primera española de pura cepa en conseguir medallas para la natación femenina del país, pues anteriormente la rusa Nina Zhivanevskaya, nacionalizada, había ganado en Sydney 2000 una medalla de bronce en los 100 m espalda (en 1992 ganó idéntico metal con el Equipo Unificado en los 4x100 m estilos). En Río 2016, Mireia Belmonte obtuvo la victoria en los 200 m mariposa y la medalla de bronce en los 400 m estilos. Tokio son sus cuartos Juegos.

En equipo

Una de las medallas de oro más impactantes, por inesperada, de Barcelona 1992 la protagonizó el equipo femenino de hockey sobre hierba. Las desconocidas "chicas del hockey" encadenaron triunfo tras triunfo, plasmando un trabajo de preparación absolutamente concienzudo que incluyó la labor de psicólogos, nutricionistas, fisiólogos y hasta una ginecóloga (para cuadrar su menstruación). El resultado fue la primera medalla de oro olímpica de la historia para el deporte femenino español en equipo. Su víctima en la final disputada en Tarrasa fue Alemania.
Barcelona también atestiguó la primera medalla olímpica de oro para España en el deporte de masas: el fútbol. La selección que venció a Polonia por 3-2 en el estadio Nou Camp en 1992 maravilló por su juego desenfadado, donde destacaron jugadores que en un futuro muy próximo habrían de convertirse en internacionales absolutos y de gran valía para sus clubs. Hablamos de Abelardo, Kiko, Alfonso y Amavisca. Y, sobre todo, del catalán Pep Guardiola y del asturiano Luis Enrique, actuales técnicos del Manchester City y la selección española absoluta respectivamente, quienes desarrollaron exitosas carreras tanto en el césped como en los banquillos.
Desde Pekín 2008, la selección española de baloncesto, liderada por Pau Gasol, no se baja del podio. Dos preseas de plata (en Pekín y en Londres) y otra de bronce (Río) son asumidas con un valor especial, dado el nivel de juego desplegado ante el vencedor, los EEUU, que presentó equipos plagados de estrellas de la NBA.

Las medallas más entrañables

Algunas de las actuaciones de los deportistas y equipos de España no necesariamente han tenido que revestirse de oro para alcanzar un grado de importancia casi sublime, al menos para el imaginario colectivo español. Son medallas de plata y bronce, pero con una significación tan especial, que su aleación es otra: están compuestas de emoción, novedad y dignidad.
El ejemplo sintomático es el de la selección masculina de baloncesto en los JJOO de Los Ángeles en 1984. Pese a la diferencia horaria entre España y la costa oeste de EEUU, que redundó en unos horarios de retransmisión televisiva intempestivos, las posibilidades y calidad de juego del equipo español, entonces subcampeón de Europa, provocó que muchísimos ciudadanos trasnocharan para ver los partidos de España, cuyas posibilidades de conseguir medalla eran altas, producto también de la ausencia de la URSS debido a su boicot.
Entrenado por el legendario Antonio Díaz Miguel, en el equipo se desempeñaban jugadores de la talla de J.A. Corbalán, J.A. San Epifanio "Epi" o el malogrado Fernando Martín. El baloncesto experimentaba entonces un verdadero boom en el país, y todo el mundo prendió el televisor de madrugada para ver la infartante semifinal entre la Yugoslavia de un incipiente Drazen Petrovic y "la selección". Se ganó a los plavi y el triunfo trascendió incluso en la letra de una canción (El imperio contraataca) de un grupo de moda, Los Nikis. En la final, los EEUU de Michael Jordan se mostraron inabordables. Pero la plata de España representaba un valor desconocido hasta entonces; los españoles, que ya no eran bajitos, se codeaban de tú a tú con cualquiera.
De igual manera y en esa misma edición, la medalla de bronce del atleta José Manuel Abascal en los 1.500 m lisos, disputada en plena edad de oro del kilómetro y medio, con la presencia de astros como los británicos Sebastian Coe y Steve Cram (a la postre oro y plata), supuso un momento emotivo igualmente álgido. Igual sensación se obtuvo en Sydney 2000, cuando la marchadora María Vasco obtuvo la primera medalla (bronce) conseguida por una atleta española en unos Juegos, todo un hito. Fue en los 20 km marcha, una prueba durísima. Aunque menos que los 50 km marcha de Moscú 1980, donde el catalán Jordi Llopart ganó la medalla de plata, el primer metal olímpico para el atletismo español. Los deportistas presentes en Tokio intentarán seguir en la senda.
El emperador japonés Naruhito en la inauguración de los JJOO de Tokio - Sputnik Mundo, 1920, 23.07.2021
El emperador japonés inaugura los Juegos Olímpicos de Tokio
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала