Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

'Techo de cristal' sindical, otra batalla pendiente para las mujeres en Argentina

© Sputnik / Francisco LucottiEl Día Internacional de la Mujer fue otra jornada de lucha del feminismo fuera del Congreso argentino
El Día Internacional de la Mujer fue otra jornada de lucha del feminismo fuera del Congreso argentino - Sputnik Mundo, 1920, 20.07.2021
Síguenos en
La representatividad de las mujeres en cargos jerárquicos es una deuda vigente en el país austral y en toda América Latina, pero en el único sector donde no hubo avances sino retrocesos en los últimos 10 años fue en los gremios. La ley de cupo no se cumple y las barreras verticales y horizontales frenan el impulso de la lucha política.
Argentina tiene una extensa tradición de movimientos populares y conquistas sociales. Las últimas grandes luchas que alcanzaron fuerza masiva fueron las de las mujeres, desde el nacimiento del movimiento Ni Una Menos en 2015, cuya Marea Verde acuñó la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en diciembre de 2020. Pero todavía quedan muchas batallas por dar.
Sin embargo, una de las áreas donde el patriarcado no suelta el control es en el techo de cristal, la metáfora que designa la inequidad en la representación de las mujeres en cargos de poder, en especial en los sindicatos. A ello se suman los incesantes reclamos para terminar con la violencia de género y los femicidios, que no bajan a pesar de las políticas públicas y las campañas mediáticas,
"Este movimiento ha ganado mucho protagonismo político en las calles, en los medios; vemos una generación que ha instalado el debate contra el machismo. Pero se ha traducido muy poco en el mundo sindical, es lo que menos ha cambiado en la era del Ni Una Menos", dijo a Sputnik Luana Simioni, delegada general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en IOMA, la obra social de salud para empleados públicos de la provincia de Buenos Aires.
El Día Internacional de la Mujer fue otra jornada de lucha del feminismo fuera del Congreso argentino - Sputnik Mundo, 1920, 08.04.2021
América Latina
La deuda con la paridad de género en cargos públicos sigue vigente en Argentina
Un informe elaborado por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), compara un relevamiento propio de 2010 contra uno actualizado de 2020, donde analiza la evolución de la participación de las mujeres en los puestos de toma de decisiones en diferentes ámbitos de la vida pública.
Mientras hubo avances en algunos rubros como el Poder Legislativo nacional, gracias a la Ley de paridad en listas electorales vigente desde 2017, el único sector donde no solo no hubo mejoras, sino que demostró un retroceso fue el sindical: la representación de las mujeres cayó de 5 a 3% en puestos de primera categoría. En cargos de segunda línea jerárquicos hay un 20% de representación femenina y en las bases la presencia de las mujeres es mucho mayor.
"El sector sindical es el ámbito que tiene la menor participación de mujeres de los 11 que relevamos, en línea con Defensa y Seguridad y el sector privado, que son los más bajos. Todavía persiste una división sexual del trabajo muy fuerte y hay obstáculos muy claros para que haya liderazgos femeninos y de las diversidades", dijo a Sputnik Delfina Schenone, responsable del área de Políticas de ELA.
En Argentina existe desde 2002 una Ley de cupo femenino para el sector sindical que obliga a que exista un mínimo de 30% de representación o que, en ámbitos donde el porcentaje de trabajadoras en el rubro sea muy bajo, se alcance una cuota mínima proporcional. Sin embargo, esta normativa no se cumple ni existen políticas estatales para que se cumpla.

Segregación vertical y horizontal

"Hay una desigualdad estructural que permanece en nuestros sectores, una división sexual del trabajo que sigue estando presente y que se reproduce en nuestras organizaciones sindicales, que siguen teniendo una lógica patriarcal", dijo a Sputnik Karina Nicoletta, conductora del subterráneo de la ciudad de Buenos Aires y metrodelegada.
Nicoletta comentó que en su colectivo las mujeres representan poco más del 21%, porque el transporte es un sector históricamente masculinizado. Hubo avances en los últimos años, con los que lograron incorporar mujeres a puestos antes exclusivamente reservados para los hombres, como instalaciones fijas, telecomunicaciones, electromecánica, recaudación y tesorería, así como a los turnos nocturnos.
Corte Suprema de Argentina - Sputnik Mundo, 1920, 09.03.2021
América Latina
Corte Suprema: solo el 37% de los magistrados en Argentina son mujeres
"Ha habido una incorporación importante de mujeres a los puestos de trabajo, eso implicó una gran sindicalización. Lo más simbólico tuvo que ver con la pelea que dimos para que las mujeres podamos incorporarnos a los sectores de tráfico, como guardas, conductoras, maniobristas, con niveles más altos en la escala salarial", destacó.
El acceso al poder de las mujeres se encuentra estructuralmente limitado por diversas cuestiones. En un nivel vertical, la idea del techo o cúpula de cristal resume la resistencia patriarcal a aceptar el ascenso de pares femeninas en los espacios jerárquicos.
"Hay mucha subrepresentación, incluso en sindicatos donde hay muchas mujeres la brecha de representación es muy grande. Sindicatos de actividades que son predominantemente femeninas, como los docentes, con 75% de afiliadas, en la gran mayoría las mujeres ocupan alrededor del 20, 30% de los cargos directivos", dijo a Sputnik Julieta Bertolini, politóloga que realizó una investigación al respecto para su tesis de licenciatura, en 2018.
Pero también existe una segregación horizontal ya que las mujeres siguen relegadas dentro de las organizaciones empresariales y gremiales a puestos y cargos relacionados a lo femenino, como secretarías de género, mujeres y familia o tareas asistenciales, fuera de las mesas chicas de toma de decisiones.
Alberto Fernández - Sputnik Mundo, 1920, 30.06.2021
América Latina
El presidente de Argentina reivindica políticas públicas que eliminen la desigualdad estructural
Tanto Schenone como Bertolini enfatizaron el hecho de que muchos de los espacios donde se deciden las cosas importantes se organizan en horarios que no son compatibles con los trabajos de cuidado domésticos y familiares, que son realizados en mayoría por mujeres, o en ambientes exclusivamente masculinos, como partidos de fútbol o reuniones entre hombres, por lo que la exclusión es la norma.
Esto es desde hace años muy discutido para el ámbito privado, pero en espacios como el sindical, donde la militancia política y las luchas sociales son parte esencial y donde las mujeres son más propensas a afiliarse a gremios según un informe publicado por la Organización Internacional del Trabajo, se vuelve aún más llamativo y paradójico.

Revolución desde adentro

"Al calor del Ni Una Menos y de los paros internacionales de mujeres, se han consolidado redes intersindicales, espacios potentes que hay que seguir explotando. La otra cuestión es el aumento de la participación de las mujeres en los espacios de negociación colectiva y las mesas paritarias. Tiene que haber más mujeres para que no solamente se discutan salarios, las condiciones laborales van más allá", alertó Schenone.
Las entrevistadas manifestaron la importancia de las leyes de cupo y de paridad y los mecanismos para ponerlas en práctica, ya que aumentar la presencia femenina en todos los espacios de decisión, incluidos los intermedios, ayudará a impulsar desde adentro las agendas que atraviesan a las mujeres, las disidencias y diversidades.
"Esto está aún pendiente en el sector sindical, que tiene la virtud de preservarse en el tiempo a lo largo de nuestra historia, pero también tiene el defecto de ser muy poco permeable a las transformaciones que ocurren en nuestra sociedad", dijo a Sputnik Carolina Brandariz, docente y exsecretaria de Género de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE).
Marielle Franco - Sputnik Mundo, 1920, 05.03.2021
América Latina
Ocho mujeres que cambiaron la política de Latinoamérica
Brandariz destacó el caso de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) —que nuclea trabajadores históricamente excluidos, como cartoneros, vendedores ambulantes, cooperativistas o trabajadores sociales de actividades informales—, que nació como sindicato en 2019 y se conformó desde sus inicios bajo estándares de paridad de género, algo que no sucede en el resto de los gremios con personería jurídica, federaciones y confederaciones tradicionales.
La enorme mayoría de los sindicatos argentinos se encuentran bajo la conducción de las dos principales agrupaciones históricas: la Confederación General del Trabajo (CGT) —fundada en 1930 y estrechamente vinculada al peronismo, el movimiento político más popular del país— y en menor medida la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), escindida en 1992 de la anterior, cuya dirigencia también es principalmente peronista.
"Para preservar los privilegios del poder, muchas veces en muchos sindicatos —y lo he sufrido en carne propia— se sostienen prácticas muy antidemocráticas, con lo cual es muy importante que la transformación sea social, o sea que el feminismo pueda empujar a mayores grados de participación, y para que no haya trabajos con estereotipos de género", comentó Brandariz, directora de Seguimiento y Abordaje del Desarrollo Local, del Ministerio de Desarrollo Social nacional, y miembro del Movimiento Evita, agrupación social peronista.

La lucha tiene rostro de mujer

"Es una mirada completamente sexista la del sindicalismo tradicional argentino, donde el rol está asociado a valores de virilidad y masculinidad que se exacerban: tener fuerza para negociar, tener los pantalones bien puestos, poner 'huevo'. Todas esas frases machistas abundan y las mujeres nos tenemos que abrir paso en un mundo que es muy hostil", resaltó Simioni, referente del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), que se opone a la conducción peronista en ATE.
Una madre con su hija - Sputnik Mundo, 1920, 19.07.2021
América Latina
Argentina reconoce un año de aportes por cada hijo para jubilación de mujeres
La salud, la educación, la limpieza, el trabajo en los comedores y el acompañamiento social en los barrios populares son rubros en los que la pandemia ayudó a demostrar la esencialidad y la prevalencia femenina. Pero también visibilizó lo quijotesco de sus luchas.
"Las mujeres dan todos los días cuenta de lo difícil de sostener la salud pública sobre sus espaldas, teniendo que tener más de un trabajo. Una enfermera con 10 años de antigüedad en la provincia de Buenos Aires no llega a un salario que se acerque siquiera a la línea de la pobreza", advirtió la referente socialista, con 23 años de experiencia.
La precarización de los empleos obliga a tener más de un trabajo y en el caso de las mujeres se suma la carga de las tareas en el ámbito del hogar. La sobreexigencia hace que las mujeres tengan menos posibilidades de participar activamente en los sindicatos y por ende a acceder a puestos de dirección.
"Sin embargo, cuando uno mira las luchas es muy común ver a las mujeres al frente, como sucedió en Neuquén, donde las trabajadoras sanitarias formaron una primera línea impresionante, con un apoyo muy importante de la comunidad, que logró imponer un acuerdo salarial del 54%, cuando la burocracia sindical habían negociado apenas un 14%", remarcó.
Padre y su bebé (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 18.06.2021
América Latina
La casi nula licencia por paternidad en Argentina espera tener sus días contados
Simioni recordó que Argentina cuenta con una tradición de lucha social femenina, con ejemplos emblemáticos como las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, pero también las madres que se enfrentaron a la Policía bonaerense en los casos de gatillo fácil, las mujeres que arriesgaron sus vidas para develar las redes de trata de personas y a las que se puede sumar las mujeres indígenas que luchan contra el terricidio.
"Hay infinidades de luchas donde vemos a las mujeres al frente pero eso no se expresa en un sindicalismo que cambie, que tome nota de esto. Es una tarea pendiente para las mujeres que creemos en un tipo de sindicalismo de bases, democrático. También esa lucha tiene rostro de mujer", esgrimió.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала