Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
Al contado - Sputnik Mundo
Al contado
Humor, creatividad y sencillez. Tres ingredientes, que sustentados en el rigor del análisis de destacados expertos internacionales, son la clave para acercarte al complejo mundo de la economía y las finanzas. Javier Benítez presenta el programa. 15 minutos, todos los jueves.

Guerra congelada

Guerra congelada
Síguenos en
Fin a 17 años de guerra comercial. Es el que han decretado, al menos por cinco años, EEUU y la Unión Europea. Todo viene a cuenta, y nunca mejor dicho, de las respectivas subvenciones a sus fabricantes de aviones Airbus y Boeing. Así, estos socios occidentales ponen un parche a sus relaciones en momentos en que pierden pie en la economía global.

Guerra fratricida

En la que se ha transformado en la más longeva guerra comercial del mundo, estos socios se han impuesto mutuamente aranceles por un total de 11.500 millones de dólares a las exportaciones. Ahora, esta tregua que en principio tiene fecha de caducidad, aliviará a los sectores castigados por este conflicto, a modo de ejemplo en el caso de España, a los exportadores de aceite, queso o vino.
"De esta medida podemos hacer una interpretación económico-política, porque ya sabemos que las políticas comerciales tienen una importancia tremenda en el ámbito de la geopolítica, y que durante los últimos años ha habido una mezcla de guerras comerciales y guerras geopolíticas en las que no siempre es fácil identificar dónde empieza una cosa y dónde termina la otra", reflexiona al respecto el presidente de la Consultora Ekai Center, Adrián Zelaia.
Lo cierto es que pacto acordado no ofrece una solución detallada, al menos a corto plazo, al conflicto de las ayudas recibidas por Airbus y Boeing, pero sí hay a futuro un compromiso de ambas partes para no financiar la I+D o conceder otros apoyos a sus propias industrias [Airbus y Boeing] si pueden dañar a su contraparte.
Asimismo, se prolonga durante cinco años la suspensión de los aranceles cruzados que gravan las exportaciones europeas y estadounidenses cuyo origen era precisamente la guerra comercial entre Airbus y Boeing.

Giro de timón

Zelaia advierte que la rectificación de las políticas comerciales agresivas iniciadas por el expresidente Donald Trump, se está haciendo por parte del Gobierno de Biden de una forma muy desequilibrada, o que se pueden interpretar como muy relacionadas con las estrategias geopolíticas.
"Vemos que se están tomando medidas de reorientación de esas políticas agresivas de Donald Trump con respecto a Europa, pero no se están tomando con respecto a China. Y esto puede encajar bastante bien en un contexto geopolítico en que durante estos meses ha dado la sensación de que el nuevo Gobierno EEUU ha estado, de alguna forma, planteando las relaciones institucionales o las relaciones internacionales en un contexto de seleccionar 'amigos' y 'enemigos', Partiendo de ese criterio general de la doctrina Kissinger de que 'contra todos' no podemos", expresa el analista.
En este sentido, Zelaia advierte que EEUU se plantea "'vamos a ver, con quiénes de los que nos hemos enfrentado últimamente, están dispuestos a acercarse y nos interesa mantenerlos como amigos o mantenernos como neutrales en vez de ir contra ellos".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала