Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Encuentran el cuerpo sin vida de la mayor de las hermanas desaparecidas en Tenerife

© Europa Press / MARINE TRAFFICBuque oceanográfico 'Ángeles Alvariño' realiza labores de rastreo en la costa de Santa Cruz de Tenerife
Buque oceanográfico 'Ángeles Alvariño' realiza labores de rastreo en la costa de Santa Cruz de Tenerife - Sputnik Mundo, 1920, 10.06.2021
Síguenos en
La Delegación del Gobierno en Canarias ha informado de que el 10 de junio ha sido hallado el cuerpo sin vida de Olivia, la mayor de las hermanas desaparecidas en Tenerife. Las niñas fueron secuestradas hace 46 días por su padre, todavía en paradero desconocido.
Este hecho ha sido ya comunicado a la madre y a la familia. Los trabajos de rastreo de la Guardia Civil prosiguen en el lugar del suceso, frente a la costa tinerfeña, muy cerca del puerto de Güimar. A una milla del litoral, el robot submarino del barco oceanográfico Ángeles Alvariño localizó una bolsa de deporte lastrada por el peso del ancla del barco de Tomás Gimeno, padre de las desaparecidas. En su interior se guardaba el cadáver de una menor. Se trataría de Olivia Gimeno.
Según ha declarado la Delegación, por respeto a la familia y al procedimiento judicial, hay que esperar a lo que determine la autoridad judicial sobre la identificación del cuerpo. Sin embargo, el Instituto Anatómico Forense de La Laguna, a falta de pruebas forenses, determinó que el cuerpo sin vida "prácticamente con total seguridad" corresponda a Olivia. Además de la bolsa en la que se hallaba el cadáver de la niña, el robot extrajo un segundo petate completamente vacío. Incluso, visualizaron un tercer bulto en el fondo marino, el cual todavía no ha sido identificado y rescatado. El paradero de la hermana pequeña de Olivia, Anna, todavía es un misterio.
Las menores Anna y Olivia, de uno y seis años, desaparecieron en Tenerife el pasado 27 de abril junto a su padre, Tomás Gimeno. La búsqueda está siendo realizada por el buque oceanográfico Ángeles Alvariño equipado con un sonar de barrido lateral y un robot submarino. También participan efectivos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), que incluyen a diario más de setenta personas de medios aéreos y marítimos, además de terrestres. El cadáver fue encontrado a mediodía cuando el buque rastreaba la zona donde se perdió la conexión del teléfono de Tomás Gimeno la noche del 27 de abril. Desde ese momento, padre e hijas desaparecieron. Con este hallazgo, toma fuerza la peor de las hipótesis: el asesinato de las menores.

Un mes y medio desaparecidas

Precisamente, horas antes del descubrimiento, la madre de las niñas, Beatriz, hizo público su primer registro de voz. En un audio decía que estaba convencida que todo era un "teatro de Tomás" para mortificarlo. Creía que sus hijas estaban ocultas en algún lugar y que seguían con vida.
La relación entre ella y Tomás no era buena. Habían pasada por un divorcio complicado. Él era una persona celosa y violenta, con problemas pasados con las drogas y diversos intentos de estafa en su historial. Un carácter turbulento que no aplicaba con sus hijas. Personas cercanas a la pareja reconocen que el hombre siempre fue cariñoso con las menores. Tan siquiera Beatriz pensaba que pudiese hacerles daño.
El 27 de abril, Tomás Gimeno fue a buscar a Olivia y Anna a las cinco de la tarde a casa de su madre. Las llevó hasta la de los abuelos paternos hasta las 19:30. No vuelve a haber ninguna pista del paradero de los tres hasta las 21:30, cuando las cámaras del Puerto Marina de Santa Cruz de Tenerife grabaron cómo aparcó su automóvil junto al embarcadero. En tres viajes, el hombre trasladó en solitario seis bultos a su barco. Zarpó, supuestamente solo, sobre las 21:50 horas. Regresó a las 23:30, momento en el que fue multado por saltarse el toque de queda. Compró tabaco y un cargador de móvil en una gasolinera. A medianoche, volvió a echarse a la mar. Antes se despidió de familiares y amigos. Después apagó el móvil.
A la mañana siguiente, la Guardia Civil localizó el yate de Tomás a la deriva y sin ancla. No estaba él ni sus hijas. En las proximidades a la embarcación de recreo, la sillita en la que transportaba a Anna flotaba en el mar. La búsqueda arrancó sin grandes resultados. El 7 de junio, los agentes recuperaron una funda nórdica y una bombona de oxígeno. Ambos pertenecían al secuestrador. El siguiente hallazgo fue el cadáver de Olivia. La bolsa coincide con algunos de los bultos que llevó Tomás a alta mar.
La noche del 27 de abril, el padre de las niñas llamó varias veces a Beatriz. Le decía que las iba a cuidar bien. No obstante, también le dijo que "no las iba a volver a ver". Por desgracia, parece que cumplió con su palabra.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала