Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
Economía (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Economía
Sputnik te explica procesos económicos complejos en palabras simples.

La batalla para que Amazon, Google y Facebook paguen más impuestos solo acaba de empezar

© REUTERS / Jason RedmondJeff Bezos, director ejecutivo de Amazon
Jeff Bezos, director ejecutivo de Amazon - Sputnik Mundo, 1920, 07.06.2021
Síguenos en
El pasado 5 de junio el G7 alcanzó un acuerdo "histórico" que busca implantar un impuesto mínimo global a las ganancias de las transnacionales y hacer que paguen más impuestos en los países donde operan. Esta medida podría llevar miles de millones de dólares a las arcas públicas. Sin embargo, aún es muy temprano para cantar victoria.
Los titulares de Finanzas del G7 (Alemania, Canadá, los Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido) no escondieron su optimismo al anunciar los resultados del debate que sostuvieron en Londres.
El acuerdo alcanzado consta de dos puntos principales: las empresas pagarán un 20% de impuestos en los países donde operan cuando obtengan beneficios superiores al 10% y se promoverá la adopción de un impuesto mínimo global de "al menos" 15% para las empresas.

"Después de años de discusión, los ministros de finanzas del G7 han llegado a un acuerdo histórico para reformar el sistema fiscal global y adecuarlo a la era digital global", dijo el ministro británico de Finanzas, Rishi Sunak.

Por su parte, la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, escribió en su cuenta de Twitter que el acuerdo "pondría fin a la lucha por la reducción de los impuestos corporativos y garantizaría la equidad para la clase media y los trabajadores en EEUU y en todo el mundo".
Su homólogo alemán, Olaf Scholz, también se sumó a la ola de optimismo. Afirmó que el acuerdo era "una muy buena noticia para la justicia fiscal y la solidaridad y una mala noticia para los paraísos fiscales".
Según, él "las empresas ya no estarán en condiciones de eludir sus obligaciones fiscales reservando sus ganancias en países con impuestos más bajos".

"El largo y sinuoso camino" para llegar al acuerdo

La propuesta de implantar un impuesto mínimo global a las ganancias de las empresas ha sido el sueño de muchos activistas y, sobre todo, de los ministros de Finanzas de UE durante años.
La idea había sido debatida de manera tímida sin que las grandes potencias económicas lograran ponerse de acuerdo. Incluso, hasta hace apenas unos meses un acuerdo como este parecía imposible.
Sin embargo, el mundo ya no es el mismo.
La mayoría de los países han tenido que endeudarse para hacer frente a las consecuencias de la pandemia del coronavirus y ahora buscan desesperadamente aumentar la recaudación fiscal para paliar sus déficits y evitar turbulencias económicas.
Y todo el dinero que necesitan —y más— estaría aparcado en los llamados paraísos fiscales o Estados con impuestos más bajos gracias a las maniobras financieras que realizan las grandes empresas para pagar menos impuestos en los países donde operan.
Según cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI), cada año las transnacionales dejan de pagar entre 500.000 y 600.000 millones de dólares en impuestos.
Un gráfico financiero (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 04.06.2021
España
España, Alemania, Francia e Italia piden remodelar el sistema fiscal global

La respuesta de las 'Silicon Six'

Uno de los principales objetivos del acuerdo fiscal alcanzado por el G7 son los gigantes tecnológicos.
Solo las llamadas Silicon Six de EEUU (Apple, Amazon, Facebook, Google, Netflix y Microsoft) dejaron de pagar casi 100.000 millones de dólares en impuestos en Europa entre 2011 y 2020, según un informe de Fair Tax Foundation.
En este periodo los gigantes tecnológicos pagaron 219.000 millones de dólares en impuestos. Lo que representa un 3,6% del total de sus ingresos en el continente, que ascendieron a 6 billones de dólares.
En principio, las grandes tecnológicas se han mostrado favorables a la decisión del G7.
El vicepresidente de asuntos globales de Facebook, Nick Clegg, escribió en Twitter que su empresa “ha llamado desde hace tiempo a reformar las reglas globales de tributación” y que dan la bienvenida al importante progreso alcanzado en el G7.
Un vocero de Amazon citado por Insider, coincidió con la declaración del vicepresidente de Facebook.
"Creemos que un proceso liderado por la OCDE que cree una solución multilateral ayudará a traer estabilidad al sistema internacional de impuestos. El acuerdo alcanzado por el G7 marca un bienvenido paso adelante en el esfuerzo para lograr esta meta. Esperamos que los debates continúen con el G20 y la alianza Inclusive Framework", explicó.
Por su parte, un vocero de Google citado por Reuters dijo que su empresa "apoya fuertemente el trabajo que se está haciendo para actualizar las normas internacionales de tributación. Esperamos que los países sigan trabajando juntos para garantizar que un acuerdo balanceado y sostenible sea alcanzado pronto".

Los 'paraísos fiscales' darán la pelea

Si bien el G7 representa a las principales potencias económicas del mundo, sus decisiones están lejos de ser vinculantes para el resto de los Estados.
El derecho a cobrar impuestos es uno de los pilares de la soberanía de cualquier Estado. Por eso es tan difícil realizar una acción internacional coordinada en este ámbito.
En Europa los países con las menores tasas son Irlanda (12,5%) —sede fiscal de empresas como Facebook o Twitter—, Chipre, (12,5%), Hungría (9%) y Suiza (8,5%). Ellos serían los grandes perjudicados si termina imponiéndose la tasa mínima.
Precisamente el ministro de Finanzas de Irlanda, Paschal Donohoe, dejó entrever que no se lo pondrá tan fácil sus homólogos europeos.
En un tuit aseguró que cualquier acuerdo tendría que "satisfacer las necesidades de los países pequeños y grandes, desarrollados y en desarrollo".
Chipre, otro de los países de UE que también se vería afectado por esta reforma fiscal, ya ha anunciado que dará la pelea.
Hace cuatro días el ministro chipriota de Finanzas, Constantinos Petrides, sugirió que su país podría vetar el acuerdo sobre el impuesto mínimo global de 15%.

"Estamos a favor de mantener la política de fijación de las tasas de impuestos como una competencia nacional, manteniendo un nivel de impuestos corporativos acorde al desarrollo sostenible de la economía y las inversiones'', dijo Petrides durante una intervención en el Parlamento Europeo.

Para que la UE adopte como norma el impuesto mínimo global, sus 27 miembros tendrán que darle el visto bueno.
Todo esto deja claro que el acuerdo "histórico" del G7 para hacer que las grandes empresas paguen más impuestos apenas acaba de empezar su andadura.
Ahora la propuesta deberá ser debatida y adoptada por los miembros del G20 en la reunión que sostendrán en julio en Venecia.
También deberá obtener el visto bueno de los 38 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), entre los que se encuentran algunos de los Estados 'afectados' por este acuerdo.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала