Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Ladrillos de algas: una respuesta a la invasión silenciosa que amenaza el Mediterráneo

© Foto : Cortesía CEI MarLitoral gaditano invadido por Rugulopterix okamurae
Litoral gaditano invadido por Rugulopterix okamurae - Sputnik Mundo, 1920, 04.06.2021
Síguenos en
Las costas andaluzas están sometidas a la invasión de un alga asiática catalogada como especie invasora. A los diversos daños ambientales se añade el económico, por el lastre que supone para la pesca y el turismo. Pero hay también oportunidades, una empresa está convirtiendo los desechos orgánicos en ladrillos para una construcción más sostenible.
Lo que parecía una anomalía o una rareza se ha convertido en una plaga que amenaza con sepultar bajo escombros orgánicos a las costas andaluzas. Un alga invasora, la Rugulopterix okamurae, solo conocida en ámbitos académicos hasta hace apenas unos años, se ha convertido en un indeseado compañero de viaje de las playas mediterráneas.
Apareció en Ceuta en 2015, en 2016 ya estaba en las costas peninsulares de Tarifa, cada verano que pasa su alcance va creciendo. Imparable, se incluyó en el 2020 en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras
del Miteco. Su distribución nativa está en las costas del Océano Pacífico noroccidental cálido y templado (Corea, Japón, China, Taiwán y Filipinas). Pero, en menos de un lustro, se ha asentado en las costas de Málaga, Granada y Almería por el este.

Plaga o maldición

"Estamos viendo un impacto terrible en la biodiversidad que compromete el futuro de muchas especies y hábitats mediterráneos", comparte con Sputnik Enrique Moreno, profesor de la Universidad de Málaga y miembro del Foro de Alga Invasora.
Las consecuencias ambientales son alarmantes, con un importante impacto negativo en algas fotófilas y corales como las gorgonias y el coral estrellado Astroides calycularis, que ya es de por sí una especie amenazada.
"El problema es la diversidad de problemas que genera, no solo en zonas rocosas, también para algas autóctonas y las praderas mediterráneas de fanerógamas marinas [como la posidonia oceánica]", advierte Moreno.
La pérdida de las praderas y las algas autóctonas, que se ahogan sin la luz solar que roba el alga invasora tiene muchas implicaciones: se pierde un sumidero insustituible de carbono, un regulador de la línea de costa y un hospedaje para cría y reproducción de muchas especies.
Pero también a nivel socioeconómico. Las afecciones más inmediatas son a la pesca, reduciendo las especies de herbívoros y dificultando las artes, ya que el alga se adhiere a las redes.
Desde el CEI-MAR de Puerto Real (Cádiz) advierten que la invasión está afectando muy gravemente a los ecosistemas marinos del Parque Natural del Estrecho, al Cabo de Gata o al Paraje Natural de Maro-Cerro Gordo. En esta región, las consecuencias las paga el turismo.
"Hace ya dos años que venimos advirtiendo de este drama y no se ha actuado. Ya es demasiado tarde", confiesa Fran Kucker, instructor de buceo en las costas de Maro–Cerro Gordo, que define la degradación del paisaje submarino como "una locura y un desastre absoluto". Kucker, tras 17 años buceando y enseñando estos fondos marinos ve un futuro muy negro para el turismo en estas costas.
© Foto : Cortesía de AqualiaFran Kucker buceando con algas en las costas de Maro–Cerro Gordo
Fran Kucker buceando con algas en las costas de Maro–Cerro Gordo - Sputnik Mundo, 1920, 04.06.2021
Fran Kucker buceando con algas en las costas de Maro–Cerro Gordo
El turismo experiencial y de aventuras, junto al estándar de sol y playa están varados por toneladas de algas. "Quien viene a esta zona de toda España viene a disfrutar de unos fondos marinos que están dejando de existir. Hasta ahora era un espectáculo, pero ya está todo tamizado por las algas". Ahora que llega el ansiado verano de la recuperación económica, todos se preguntan cómo hemos llegado a este punto.
Las investigaciones sugieren que el alga llegó mediante las embarcaciones que sueltan el agua de lastre sin control en las inmediaciones del Estrecho de Gibraltar, donde las condiciones ambientales y el tráfico marino actúan como disparadero de la invasión. "Aunque la normativa exige que estas aguas que vienen de otros mares u océanos sean soltadas en alta mar o tratadas e higienizadas, lo cierto es que no hay controles sobre ellas", explica Moreno.
Algas (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 23.11.2020
Internacional
Uruguay usa imágenes satelitales de NASA y ESA para detectar algas tóxicas en ríos
El espectáculo de playas sepultadas bajo kilos de algas muertas es lo contrario a una postal. La Rugulopterix okamurae nubla las perspectivas de futuro, pero hay quien, por encima de esta nula visibilidad, trata de imponer su visión.

Del cenagal emerge una oportunidad

De entre todas las funestas consecuencias de esta invasión descontrolada, queremos destacar una porque, aunque parezca increíble, es positiva. "Ya que está aquí, hay que cambiar el foco y convertirlo en una oportunidad. Me puse a investigar y descubrí que en Corea, por ejemplo, se usa con fines medicinales esta misma alga", explica a Sputnik Sally Mogollón León, Ceo de Bombus.
"Lo que está pasando en estas costas es un drama absoluto, así que me puse a idear soluciones, a buscar salidas". La empresa de Sally acaba de ser reconocida por la European Innovation Academy a través de la Universidad de Sevilla en emprendimiento. Su proyecto es sencillo, usar todo el material orgánico en descomposición para convertirlo en ladrillos.
Ladrillos por algas como ejemplo de reconversión industrial y economía circular, "estamos desarrollando aún el producto, pero hay experiencias similares en México. Calculo que con 20 toneladas de algas podemos construir una casa con fines sociales, de dos dormitorios, salón y baño y una durabilidad de 120 años", expone Sally.
Por el momento, las algas han viajado de su apelmazamiento en las playas de Tarifa al jardín de la colombiana Sally. Allí la empresaria lleva tiempo investigando cómo mejorar la conversión del alga en un material de construcción más bueno, bonito y barato.
© Foto : Cortesía de BombusLadrillo de adobe elaborado con algas
Ladrillo de adobe elaborado con algas - Sputnik Mundo
1/2
Ladrillo de adobe elaborado con algas
© Foto : Cortesía de BombusLadrillo de yeso elaborado con algas
Ladrillo de yeso elaborado con algas - Sputnik Mundo
2/2
Ladrillo de yeso elaborado con algas
1/2
Ladrillo de adobe elaborado con algas
2/2
Ladrillo de yeso elaborado con algas
Hasta ahora, Bombus ha desarrollado un prototipo de ladrillo con adobe y otro en yeso. Defienden que su producto es revolucionario, convierte un problema en una oportunidad, "de residuo a materia prima". Estos ladrillos prometen una construcción más sostenible, ya que se crean sin cocción, con lo cual emiten menos CO2 en su elaboración. "Es un 15–30% más barato que un ladrillo normal y tiene una durabilidad de un 37% más", explica Sally.
Adaptarse a la nueva realidad, por muy indeseable que sea, es algo que toda la sociedad ha aprendido a lo largo de los últimos meses. En el contexto de una especie exótica invasora, todos los consultados por este periodista admiten que ya poco se puede hacer, es demasiado tarde. "Lo único que nos queda es aprender, investigar y prevenir la expansión del alga en otros puntos costeros que son básicos para la pesca y el turismo", valora Enrique Moreno.
© Foto : Cortesía CEI MarDetalle alga Rugulopterix okamurae.
Detalle alga Rugulopterix okamurae - Sputnik Mundo
1/2
Detalle alga Rugulopterix okamurae.
© Foto : Cortesía CEI MarLitoral gaditano invadido por la alga.
Litoral gaditano invadido por la alga - Sputnik Mundo
2/2
Litoral gaditano invadido por la alga.
1/2
Detalle alga Rugulopterix okamurae.
2/2
Litoral gaditano invadido por la alga.
Nuestros ecosistemas litorales tienen unos mecanismos de regulación muy alterados", advierte el investigador. El éxito de la invasión de Rugulopterix okamurae tiene que ver con la debilidad previa de nuestros ecosistemas, esa es otra de las enseñanzas que deja este desastre".
El exceso de nutrientes que emanan de los ríos, el aumento de las temperaturas del cambio climático, procesos de acidificación y pérdida de biodiversidad son algunos de los motivos que explican la vulnerabilidad de nuestro entorno, devastado por una simple alga que se dejó escapar de un buque transoceánico. El efecto mariposa late en nuestra relación con la naturaleza.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала