Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Jonathan quiere ser Lorena: el asesino de una joven busca un cambio de sexo para reconducir su pena

© Foto : Pixabay / Ichigo121212Barrotes de prisión (imagen referencial)
Barrotes de prisión (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 04.06.2021
Síguenos en
Jonathan Robaina asesinó hace tres años a su prima Vanessa Santana. Presuntamente, también la violó. Ahora, espera sentencia. Se escuda en un cambio de sexo, supuestamente para evitar la pena por delito sexual o ingresar en una prisión de mujeres. Busca amparo en la recién aprobada ley trans canaria, aunque esta no tiene competencias registrales.
El asesinato de Vanessa Santana sacudió Fuerteventura. La calma sempiterna de la isla canaria quedó rota a manos de Jonathan Robaina. El joven, de 21 años aquel entonces, se coló la noche del 4 de junio de 2018 en el domicilio de sus tíos, situado en la localidad de Betancuria. Allí estaba Vanessa, su prima, con la que estaba obsesionado, según su familia. Alguna vez incluso fue violento con ella, pero esta siempre lo disculpaba. "Es Jonathan, ya sabemos cómo es. ¿Qué nos va a hacer?", decía la víctima. Se habían criado juntos desde que eran niños. Vínculo que no impidió que le asestara los 22 martillazos, según el equipo forense, que acabaron con su vida.
La víctima tenía 22 años. Su madre la encontró al volver del trabajo. La habitación de su hija estaba llena de sangre. Según el relato de la mujer, el cuerpo sin vida de Vanessa estaba envuelto en un edredón y con un cinto en el cuello. "Era mi hija, mi niña, mi princesa y me la quitaron de un día para otro", comentó entre lágrimas Sonia Padilla ante el Tribunal del Jurado de la Audiencia Provincial de Las Palmas. Jonathan volvió a su casa a dormir, impasible al acto cometido. "Cuatro días estuvimos velando, en casa, recibiendo las condolencias de la gente. Y él también, claro. Como parte de la familia que era. Recibiendo el pésame con toda la sangre fría", cuenta Nayara, prima de la asesinada, al diario El Español. Tras el entierro, el autor del crimen fue arrestado.
CC BY-SA 2.0 / Francisco Javier Toledo Ravelo / BetancuriaBetancuria, localidad en la que residía Vanessa Santana
Betancuria, localidad en la que residía Vanessa Santana - Sputnik Mundo, 1920, 04.06.2021
Betancuria, localidad en la que residía Vanessa Santana
Tres años después de aquella fatídica noche, el juicio se ha retomado. La Fiscalía pide 27 años de cárcel por el suceso. Jonathan ha confesado que mató a su prima. Pero, señala que fue "un arrebato incontrolable", no un crimen premeditado. Además, niega las acusaciones de haber abusado sexualmente de Vanessa. Su argumento es que es una mujer y le atraen los hombres. Se llama Lorena, no Jonathan, y desea que se refieran a él por ese nombre. Así se lo transmitió su abogada al juez.
La familia desconocía que quisiese ser mujer o que le gustaran los hombres. En su recuerdo, Jonathan era una persona que se dedicaba a perseguir chicas, con las que les costaba entablar relación. Ahora, aquel niño problemático que quería ser apodado 'El Mafias' por sus amigos prefiere que le llamen Lorena. Así es como lo tratan en la prisión Las Palmas I desde que se iniciara el procedimiento de cambio de sexo. Instituciones Penitenciarias reconoce al acusado bajo esta nomenclatura.
"No es más que una estrategia", indica Paula Fraga, jurista y abogada en ejercicio, a Sputnik Mundo. La defensa niega que Jonathan eyaculara encima del cadáver, excitado por lo acontecido. Como argumento, la transexualidad del acusado. El objetivo es esquivar los 15 años más de prisión que le podrían caer por haber cometido un delito sexual. Intención que choca con la comparecencia de los forenses que analizaron el cuerpo de Vanessa. Sostienen que la víctima sufrió una agresión sexual poco antes de perder la vida. "Fue penetrada brusca y violentamente, fue violada según los hallazgos que encontramos en su cuerpo, que tenía una parálisis en su esfínter como consecuencia de una dilatación brusca y si hay parálisis, hay vida", determinaron.
Los forenses añadieron que hubo ensañamiento en el asesinato. En los discos duros de su ordenador, confiscados por autorización judicial, encontraron 26.000 imágenes de mujeres y distintos enlaces relacionados con el crimen que pretendía cometer. Las fotografías de cabezas cortadas y cuerpos decapitados helaron la sala del tribunal. En el historial de búsquedas, las diferencias entre asesinato y homicidio o las respuestas a la declaración de incapacidad para no entrar en prisión.
El lunes 31 de mayo comenzó el juicio. El futuro de Jonathan se conocerá el 7 de junio, cuando el juez presente sus conclusiones. El destino de Lorena podría ser más dudoso.

Cárcel de mujeres

Días antes del inicio del juicio, el Parlamento de Canarias dio luz verde por unanimidad a la nueva ley trans. La normativa contempla la autodeterminación de género y la despatologización de las personas trans. Todavía no ha sido publicada en el Boletín Oficial de la comunidad autónoma, sin embargo, poco después de su aprobación, Jonathan solicitó el proceso de cambio de sexo. Un asunto que ha suscitado numerosas críticas en redes sociales. "Se quiere aprovechar de la ley. Probablemente para ingresar en un módulo de mujeres", señala Fraga.
Actualmente, Jonathan vive en lo que se denomina como "módulo de respeto" dentro del centro penitenciario Las Palmas I. Lo hace desde que solicitó el cambio de sexo. Entonces, se activó un protocolo para el ingreso de hombres y mujeres trans en prisión, basado en una instrucción del año 2006. Según este, se debe garantizar que la persona pueda estar sola y tenga la intimidad suficiente en momentos como la ducha. Medidas provisionales hasta que se resuelve el expediente. Eso sí, estas también se pueden revocar si se considera que no hay razones suficientes para ofrecerlas.
En caso de conseguir la modificación de sexo, el asesino de Vanessa podría ser llevado a una cárcel de mujeres. "Supone un peligro muy grave para las internas. Atenta contra su seguridad física y sus derechos, por supuesto", agrega la jurista, también implicada en la lucha por los derechos de la mujer. "En España, el caso de Jonathan es uno de los primeros, pero podría haber muchos más. Me remito a lugares como Reino Unido, donde existen leyes de cambio de identidad. En 2019, en las prisiones de Inglaterra y Gales había 139 varones autoidentificados como mujeres, el doble que en 2016. La mitad condenados por agresión sexual", continúa Fraga.
En el plano legal, la ley trans canaria permite la identificación de género sin presentar ningún documento médico, ya que despatologiza a las personas trans. Por este punto, Jonathan podría pasar a ser Lorena. Sin embargo, la norma autonómica choca con la ley trans de 2007, de carácter estatal y que alberga el cambio de sexo registral. Según esta norma, todavía es necesario presentar evaluaciones sanitarias para conseguir modificar el sexo en el DNI. El agresor tendría que someterse a un examen profesional para pasar a ser una mujer y por ende entrar en una prisión femenina. "Eso sí, la valoración positiva de Instituciones Penitenciarias le ayudaría en el cambio registral", puntualiza la jurista.
Bandera arcoíris, símbolo del movimiento LGBT - Sputnik Mundo, 1920, 18.05.2021
España
La abstención del PSOE de Sánchez impide tramitar la 'ley trans' en España
Según Fraga, el panorama sería distinto en caso de alterarse la normativa estatal de 2007, con competencias en el Registro Civil. "En el borrador de la ley trans que quiere aprobar Irene Montero hay un punto en el que se dice que basta con la mera declaración de voluntad de la persona para la autodeterminación de género. Esto se refleja en la norma de Canarias y de otras comunidades autónomas, que funcionan como pie en la puerta para la estatal. Si esta última quedase aprobada, simplemente yendo al registro uno se podría cambiar de sexo. Podrían emplear esta herramienta delincuentes sexuales para ver reducidas sus penas o individuos que buscan una ventaja procesal, como es el caso de Jonathan", explica.
Eso sí, independientemente de ser Jonathan o Lorena, el asesino no se libra de ser juzgado por violencia de género. La ley trans de 2007 advierte que "el cambio de sexo y nombre acordado no alterará la titularidad de los derechos y obligaciones jurídicas que pudieran corresponder a la persona con anterioridad a la inscripción del cambio registral". En la misma línea se mueve el borrador del texto legislativo de la ministra de Igualdad. A ojos de la justicia, el asesino de Vanessa es Jonathan.

"Si tú cometes un delito como varón y no tienes el cambio registral hecho, siempre serás juzgado como varón. El problema está cuando esta modificación se facilita. Entonces se dan casos particulares. Por ejemplo, en Reino Unido, se ha notificado un incremento elevado de mujeres agresoras. En la mayoría de los casos eran hombres autodeterminados. Una mujer acusada de violencia de género no tiene sentido. De esta forma, se vician las estadísticas".

Paula Fraga
Jurista
En medio del debate, Fuerteventura espera la sentencia de uno de sus crímenes más sonados. La familia de Vanessa busca poner un punto y final a aquella noche del 4 de junio, cuando se rasgó la tranquilidad insular y la propia. Buscan justicia.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала