Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Italia debate fronteras entre libertad de expresión y ofensas contra el presidente

© AFP 2021 / Filippo MonteforteSergio Mattarella, presidente de Italia
Sergio Mattarella, presidente de Italia - Sputnik Mundo, 1920, 13.05.2021
Síguenos en
ROMA (Sputnik) —Los magistrados públicos italianos abrieron una investigación contra once personas, incluido un profesor universitario, acusadas de ofender el honor del presidente de la República, Sergio Mattarella, e incitar a delinquir.
Los insultos aparecieron en Twitter y otras redes sociales entre abril de 2020 y febrero de 2021 en relación con las decisiones tomadas para hacer frente a la emergencia sanitaria del coronavirus. Según la Fiscalía de Roma, los autores de los mensajes no se limitaron a insultar al jefe del Estado, sino que también expresaron amenazas de muerte.
De momento, los investigadores consideran que los ofensores no coordinaban sus acciones, pero su conducta ofensiva "parece ser fruto de una elaborada estrategia de agresión contra las instituciones más altas del país". En la lista de los acusados figuran dos periodistas, un jubilado, un empleado de hospital, un óptico y un estudiante. Tres de ellos forman parte de ambientes ultraderechistas de inspiración soberanista.

Un profesor rebelde

El que más atención atrae es el profesor Marco Gervasoni, de 53 años. Historiador y ensayista, enseña historia contemporánea en la universidad de la región meridional de Molise y, además, es muy activo en las redes sociales.
Флаг Италии - Sputnik Mundo, 1920, 27.04.2021
Internacional
El Parlamento italiano aprueba el plan de recuperación económica del Gobierno
De hecho, en Italia lo conocen no tanto por su trabajo de profesor, como por los comentarios polémicos que hace con cierta regularidad.
Así, en junio de 2019 Gervasoni sugirió hundir la nave Sea-Watch 3, que había violado la prohibición del Gobierno italiano de llevar a la isla de Lampedusa a los migrantes rescatados en el Mediterráneo. En respuesta, la prestigiosa Universidad LUISS de Roma, donde también era profesor, anuló su contrato.
El despido tuvo poco efecto sobre Gervasoni, el cual siguió interpretando la libertad de palabra a su manera. En otoño de 2019 publicó varios mensajes en Twitter contra la senadora vitalicia y superviviente del Holocausto Liliana Segre, que lo había calificado de antisemita. En la avalancha de insultos que profirió el profesor, "judía de profesión", "vieja ignorante" y "personaje miserable" fueron de los más blandos.
'Cristo crucificado' o 'Cristo de San Plácido' de Diego Velázquez (1632) - Sputnik Mundo, 1920, 03.12.2019
Internacional
"Jesús no era hebreo": comentario de político italiano enciende la polémica en las redes
En septiembre pasado Gervasoni expresó dudas sobre la feminidad de Elly Schlein, vicepresidenta de la región de Emilia Romaña. Cuando lo censuró el Senado Académico la Universidad de Molise, el profesor declaró que simplemente había hecho un experimento social para mostrar que el público acepta comentarios dudosos sobre los políticos de la derecha, pero no los tolera cuando están dirigidos contra la izquierda.

¿Crítica o vilipendio?

Ahora que lo acusan de vilipendiar al presidente de la República, y la ministra de Educación espera que su Universidad "tome medidas", Gervasoni asegura que no hizo más que criticar la gestión de la pandemia.
Dice que para él "fue una sorpresa encontrar en la puerta de mi casa a hombres de la sección especial, los cuales normalmente se encargan de Totò Riina (jefe mafioso) y los yihadistas". Además, afirma que aún desconoce cuáles de sus mensajes contienen ofensas contra el presidente.
Entonces, ¿porqué lo persiguen? Entre sus tuits contra el presidente los más ofensivos parecen el del 26 de mayo de 2020, en el que Gervasoni comentó que "a una cierta edad uno puede olvidar las cosas, es normal", refiriéndose a Mattarella, que entonces tenía 78 años, y el del pasado 4 de diciembre, cuando lo tachó de "jefe del régimen sanitocrático" y "uno de los peores presidentes de la República".
Gervasoni lo tiene bien claro: "Por un lado, [la investigación] es un intento de desviar la atención de otros problemas. Por otro, trata de hacer callar, de asustar, porque lo que me pasó a mí, le puede ocurrir a otros. Ahora, antes de escribir algo contra el jefe del Estado, lo pensarán dos veces".
El profesor cuenta con el apoyo de los políticos y medios de derecha. "Parece evidente que estamos en el ámbito del ejercicio de la sacrosanta libertad de expresión, negada al profesor. ¿Quizás porque no es de izquierda, es decir, no se arrodilla ante el pensamiento único y ante lo políticamente correcto?", pregunta el periódico Libero.
A su vez, la jefa del partido Fratelli d'Italia, Giorgia Meloni, espera que "haya motivos muy sólidos para la redada contra 11 personas acusadas de 'red soberanista' en internet y quizás de 'vilipendio al presidente de la República'. De lo contrario, nos encontraríamos ante un episodio que recuerda a los peores regímenes autoritarios".
Incluso los opositores políticos de la derecha soberanista y populista expresan su desacuerdo con la investigación contra el profesor y los demás imputados. Para Piero Sansonetti, editor de la revista Il Riformista, "una 'campaña de odio contra Mattarella' es un concepto ridículo. El delito de vilipendio contra el presidente de la República es el más ridículo que exista en cualquier código penal".
De hecho, en la historia de Gervasoni no está muy claro, si para el Estado italiano su definición como "uno de los peores presidentes de la República", publicada en una cuenta personal de Twitter, es una opinión o un vilipendio.
Por ahora el profesor rebelde corre el riesgo de perder su puesto en la Universidad, mientras las perspectivas de la investigación no están claras. Cabe suponer que, cuanto más severas sean las sanciones, más motivos tendrá Gervasoni para presentarse como víctima de la represión del Estado. Los magistrados deberán demostrar mucha prudencia para evitar que este caso se convierta en un instrumento político en las manos de la derecha soberanista y populista.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала