Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

El son, esencia indiscutible de la música popular cubana

Una guitarra - Sputnik Mundo, 1920, 07.05.2021
Síguenos en
LA HABANA (Sputnik) — "El son es lo más sublime/ para el alma divertir/, se debiera de morir/ quien por bueno no lo estime", dice la letra de una añeja canción cubana que repica hoy vigente y sabrosona en la radio, con la misma frescura con que fue compuesta hace 92 años. Es un son cubano, genuina música de la isla.
Después de años de duro batallar, al fin el son cubano tiene su día —8 de mayo— en que se rendirá homenaje merecido a este nutriente básico del resto de los géneros musicales de la isla, y esencia misma de la cultura nacional.
Este ritmo músico-danzario es cubano por derecho, aun cuando defensores del este y del oeste se disputen su paternidad. Sea en Santiago de Cuba (este), o en La Habana (oeste), el son tiene fuertes e indiscutibles raíces que desde fines del siglo XIX, han integrado el tejido espiritual de todos los cubanos.
De ahí que el día escogido para su recordación anual sea en sí mismo un enlace de un extremo a otro de la isla, tomando en cuenta el aniversario de nacimiento de dos pilares de este ritmo: el santiaguero Miguel Matamoros (1894-1971); y el pinareño Miguelito Cuní (1917-1984), ambos nacidos un 8 de mayo.
A la cadencia del son no se resisten blancos, negros, mulatos y hasta gente de origen asiático, ricos o pobres, hombres, mujeres, niños y ancianos mueven sus anatomías al repicar de las maracas y el contagio de las cuerdas del tres.
Nadie queda tranquilo cuando escuchas eso que dice: "suavecito, suavecito/ suavecito es como me gusta a mí", un regalo musical compuesto por Ignacio Piñeiro (1888-1969) –uno de los grandes soneros cubanos- en 1929.

Patrimonio Cultural de la Nación cubana

Desde 2012, el son fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación, una motivación para devolverle su protagonismo en los escenarios cubanos, a partir de los nuevos formatos musicales y las tendencias más frescas en el gusto popular.
Para el músico, compositor y director de orquesta cubano Adalberto Álvarez, uno de los íconos vivos del son, este ritmo es parte de la vida misma, de nuestras rutinas y hasta de nuestros sueños.
© Foto : Cortesía de Miguel Fernández MartínezAdalberto Álvarez, músico, compositor y director de orquesta, destacado sonero cubano.
Adalberto Álvarez, músico, compositor y director de orquesta, destacado sonero cubano. - Sputnik Mundo, 1920, 08.05.2021
Adalberto Álvarez, músico, compositor y director de orquesta, destacado sonero cubano.
Conversando con Sputnik, el maestro Álvarez asegura que "el son es parte de nuestras vidas. Lo llevas dentro y a veces no te das cuenta. Lo incorporas sin pensar cómo estas cantando o cómo estás tocando un instrumento".

"Pero —agrega— cuando un día me siento a analizar seriamente qué cosa es el son, entonces me hago una sola pregunta: ¿Cómo sería mi vida si no existiera el son? No sería igual, se lo aseguro. Para mí, sin son, la vida no sería vida".

En sintonía con las opiniones de Adalberto Álvarez, el viceministro cubano de Cultura, Fernando León Jacomino, también aseguró a Sputnik que el son es parte de la idiosincrasia de los isleños.
"El son no es solamente un ritmo musical entre los cubanos, el son está en el carácter, en la gestualidad, en la teatralidad de la danza, en las relaciones interpersonales, hasta en la manera en que se juega el beisbol, está presente en todo en Cuba, es una especie de sustancia aglutinadora que está viva en toda la sociedad", comentó a Sputnik el viceministro León Jacomino.
Indiscutible "padre" de muchos otros géneros musicales cubanos y caribeños, las esencias del son está presente en el son montuno, la guaracha, el changüí y el sucu-sucu, además de otras formas musicales más contemporáneas, entre ellas la salsa.
Músicos de jazz - Sputnik Mundo, 1920, 30.04.2021
Cuba siempre presente en el diálogo intercultural de sus jazzistas
Para el vicetitular cubano de Cultura, impulsar la campaña por darle protagonismo al son "es un gran honor, porque no estamos celebrando cualquier cosa, celebramos una de las más importantes esencias de este país, uno de los más grandes factores de unidad en nuestra sociedad que es la música, y en particular el son y el baile que se genera a partir de ese ritmo".
En tanto, el maestro Álvarez enfatiza que "lo más que siente un sonero es ver a las personas bailando tu música, porque ya sabes que lo que estas transmitiendo, está llegando a ellos".
"Para un músico, un sonero, que tiene al público cerca de la tarima o en el teatro, y los ves ponerse a bailar, entonces sientes la satisfacción más grande que puedas imaginar", subrayó Adalberto Álvarez.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала