Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Estilo de vida
Lo más actual e interesante para tu salud, ocio y entretenimiento.

El fin de la pandemia ¿nos encontrará en la oficina?

© Foto : Pixabay/Engin AkyurtMujer con mascarilla frente a computadora
Mujer con mascarilla frente a computadora - Sputnik Mundo, 1920, 30.04.2021
Síguenos en
Trabajar desde casa trajo beneficios, pero también serias dificultades durante la pandemia. Hay quienes han expresado su deseo de mantener cierto grado de trabajo a distancia de vuelta a la normalidad, mientras que a otras personas les urge volver a su ambiente laboral. ¿Es más saludable el trabajo remoto o en la oficina?
Los empleados de algunos rubros que no pueden llevar el trabajo a la casa, han tenido que encarar el viaje al lugar de trabajo a veces en trenes o autobuses abarrotados y, a menudo, interactúan con otras personas, asumiendo riesgos de salud considerables. Pero otras muchas, han podido teletrabajar.
Se estima que el número de personas que trabajan desde casa se duplicó desde que comenzó la pandemia de COVID-19, a comienzos de 2020. Antes, había unos 260 millones de trabajadores que no acudían a un centro laboral (sin incluir a los empleados domésticos o de cuidados). Pero la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que ahora esa cifra podría superar los 520 millones. También supone que la tercera parte de la fuerza laboral trabaja a distancia en América del Norte y Europa, y la sexta parte en África subsahariana.
Teletrabajo (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 28.04.2021
América Latina
Teletrabajo, teletrabajadores y derechos: ¿qué leyes hay en América Latina?
Para los empleadores, los beneficios de que los trabajadores estén en casa incluyen minimizar el riesgo de contagio de COVID-19, y por ende de días de licencia por enfermedad, y, posiblemente también, gastar menos en espacios de oficina y manutención. Mientras, el personal dependiente ya no tiene que perder tiempo yendo y viniendo al lugar de trabajo, y quizá encuentre más comodidad en casa.
Sin embargo, es posible que el impacto del COVID-19 en el mundo del trabajo sean duraderos y no terminen una vez se controle la propagación del virus y se acabe la pandemia. Incluyendo los impactos negativos.
Mientras algunos de los trabajadores "disfrutan de hornear pan", regar las plantas o "dar un paseo durante una conferencia telefónica", y "utilizan el tiempo" que antes les tomaba ir hasta el trabajo para "dedicarse a nuevas actividades, otros anhelan volver a una rutina de trabajo fuera del hogar y a una vida más estructurada", asegura la ONU.
Muchos trabajadores que encabezan hogares monoparentales, por ejemplo, han tenido un año particularmente difícil al llevar su labor a la casa donde conviven con hijes pequeños que no tienen clase porque muchas escuelas están cerradas.
"Todos los días me siento agradecida de tener un trabajo con supervisores y colegas comprensivos. Pero todo es difícil. Si eres una madre trabajadora que se vuelve loca a diario, debes saber que estoy contigo", contó Paulina, una teletrabajadora en Nueva York, al portal de noticias de la Organización de Naciones Unidas (ONU).
Una persona con portátil (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 12.04.2021
España
Los empleados públicos españoles podrán teletrabajar 3 días a la semana
"He encabezado reuniones con una computadora portátil y auriculares en un rincón de mi mini cocina (...) mientras preparaba el almuerzo y tenía a un niño pequeño gritando y colgando de mis tobillos. Si bien todo esto puede dar risa una o quizás dos veces, los gritos regulares de los niños en el fondo sólo se pueden tolerar durante un tiempo. Lo sé porque pasé ese momento un día de julio", recordó.
Historias como ésta se multiplican y explican por qué un estudio reciente de la OIT encontró que el 41% de las personas que trabajaban desde casa se sienten "muy estresadas", en comparación con el 25% de las que trabajaban fuera del hogar.

En casa o en la oficina, ¿dónde es más sano trabajar?

"Debemos prestar atención también al bienestar físico y mental de los trabajadores", advirtió al portal de ONU Joaquim Nunes, jefe de Salud y Seguridad Ocupacional de la OIT.
Dado que es probable que el teletrabajo siga siendo un factor importante para muchas personas, Nunes dice que las políticas laborales deberán actualizarse para reflejar la nueva realidad. "Muchos gobiernos se han dado cuenta de esto y están revisando los derechos de los empleados que trabajan desde casa", acotó.
La ONU advierte que, más allá de los desafíos que representa para los Gobiernos elaborar normas que garanticen la comodidad y la salud mental de los trabajadores, hay una cuestión de seguridad física. "A menudo se dice que la mayoría de los accidentes ocurren en el hogar, por lo que, si es aquí donde se pasa gran parte de la semana laboral, ¿deberían los empleadores ser responsables de garantizar que las viviendas no sean trampas mortales?", explica.
"Por ahora, no hay respuestas fáciles cuando se trata de garantizar un entorno de oficina adecuado en casa", apunta Nunes. No obstante, la ONU dice que los mismos principios que se aplican en los lugares de trabajo, se aplican a los teletrabajadores, ya que los empleadores tienen un deber general de cuidado, en la medida de lo posible.
Una persona frente al ordenador (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 15.03.2021
América Latina
Ecuador extiende teletrabajo a estatales con funciones ejecutivas hasta el 13 de abril
"Si bien los empleadores no pueden controlar el lugar de trabajo cuando el personal trabaja desde casa, sí pueden proporcionar equipos ergonómicos a los trabajadores, como sillas adecuadas, además de ayudarlos a evaluar sus propios riesgos y a aprender cómo mantener estilos de vida saludables", añade.
El teletrabajo también es un desafío para los organismos encargados de hacer cumplir la ley, señala ONU, ya que generalmente los inspectores no tienen acceso a los espacios privados. Una solución para garantizar el cumplimiento de la legislación podrían ser las inspecciones virtuales, que ya se están llevando a cabo en los países nórdicos de forma voluntaria.
Mientras, hay otros muchos trabajadores que día a día van a sus oficinas o lugares de trabajo. Aunque los primeros consejos para la protección del COVID-19 de la Organización Mundial para la Salud (OMS) y de la OIT se centraron en medidas como el lavado de manos, el uso de máscaras y guantes y el distanciamiento físico, pronto se dieron cuenta de que era necesario hacer más para abordar los aspectos relacionados con el trabajo.
"En el lugar de trabajo hay que pensar en algo más que los individuos: es necesario proteger todo el ambiente", puntualizó Nunes. "Un ejemplo con el que muchos nos hemos encontrado ocurre en tiendas y supermercados, donde ahora es común ver separadores plásticos transparentes entre cajeros y clientes. Las superficies de trabajo también se limpian con mucha más frecuencia, pero esto plantea otras preocupaciones que deben atenderse, como la posibilidad de problemas en la piel o problemas respiratorios causados ​​por las sustancias químicas de los productos de limpieza", subrayó.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала