Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Estilo de vida
Lo más actual e interesante para tu salud, ocio y entretenimiento.

¿Cómo los nazis mataban con la música?

© AP PhotoCampo de exterminio Auschwitz
Campo de exterminio Auschwitz  - Sputnik Mundo, 1920, 30.04.2021
Síguenos en
Un aspecto poco explorado en la historia es cómo los nazi utilizaban música para matar. Un profesor de la Universidad de Texas A&M-San Antonio, Estados Unidos, indagó sobre el tema, y concluyó que escuchaban música para celebrar, pero también para faciliar y normalizar la tortura y los asesinatos, y para generar camadería. Te contamos cómo.
En el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, los nazis habían armado una orquesta masculina de prisioneros, donde había violinistas, clarinetistas, acordeonistas y percusionistas.
Estos hombres eran obligados a tocar sus instrumentos "no sólo cuando [otros] prisioneros salían a realizar los trabajos diarios, sino también durante los azotes", escribió en The Conversation Edward B. Westermann, profesor de Historia de la Universidad de Texas A&M-San Antonio, Estados Unidos.
La banda tocaba según el antojo de la guardia militar Schutzstaffels, más conocidas como SS. Las tropas irrumpían a menudo en los barracones a altas horas de la noche, ordenaban que los músicos tocaran, mientras ellos bebían y cantaban, y violaban a las prisioneras.
Unos lentes y un libro sobre un mapa. Imagen referencial - Sputnik Mundo, 1920, 07.04.2021
América Latina
De espía nazi a referente intelectual: una historia real sale a la luz en Colombia
Los testimonios recogidos por Westermann —y todas las memorias de los supervivientes— indican que la música que escuchaban los genocidas mientras cometían sus crímenes era generalmente, música hermosa. "Una yuxtaposición extraña y perturbadora", reflexiona Westermann. Durante las ejecuciones, los altavoces de los campos emitían valses vieneses, tangos y marchas militares.
"Pero su uso por parte de los perpetradores para torturar a sus víctimas y para celebrar sus actos no sólo revela el lado más oscuro de su uso, sino que también ofrece una visión de la mentalidad festiva de los asesinos mientras participaban en el genocidio", asegura.

El nazi más cruel ¿con música?

Al igual que en Auschwitz, Westermann recuerda que el destacamento de las SS en el centro de exterminio de Belzec también organizó una orquesta de prisioneros para su entretenimiento. Todos los domingos por la noche, los miembros de las SS obligaban a la banda a tocar y a otros a bailar y cantar sin descanso mientras ellos se emborrachaban. En ausencia de una orquesta, las tropas podían empezar espontáneamente a cantar.
El historiador cuenta que Genia Demianova, una maestra rusa, fue interrogada, torturada y violada en grupo en agosto de 1941, y que tras la primera agresión, escuchó el tintineo de los vasos de los soldados mientras su primer violador hacía un brindis: "¡El gato salvaje está domesticado!". Después, mientras yacía sangrando en el suelo, oyó las voces de sus atacantes cantando "el sonido de una canción sentimental de [Robert] Schumann", compositor del romanticismo alemán del siglo XIX.
Un radio viejo (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 26.01.2021
Radio
La voz de Buchenwald: cómo los prisioneros crearon una radio en las narices de los nazis
Como ese testimonio, hay muchos. Incluso Westermann indica que "el coronel de las SS Walter Blume, comandante de los Einsatzgruppen, el famoso escuadrón de la muerte de las SS, era conocido por reunir a sus hombres después de un día de asesinatos para cantar por la noche alrededor de una hoguera".
El historiador también halló testimonios que indicaban que los asesinatos en masa eran descritos como carnavales o que evocaban un "ambiente de boda", al igual que ha sucedido en otros genocidios, como el de Ruanda (1994).
Los nazis también usaban la música para "normalizar" la violencia. "Bajo el régimen nazi, la música y las canciones forjaban la comunidad, la camaradería y el propósito compartido", explica Westermann.
"En última instancia, el genocidio es un esfuerzo social; la música y las canciones —como las filosofías políticas— forman parte de los artefactos culturales de una sociedad", concluye.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала