Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Estilo de vida
Lo más actual e interesante para tu salud, ocio y entretenimiento.

Tras 32 años de vida en solitario, el ermitaño de una isla desierta italiana se marcha | Fotos

© Foto : Pixabay, SimonUna playa de Cerdeña, referencial
Una playa de Cerdeña, referencial - Sputnik Mundo, 1920, 28.04.2021
Síguenos en
El 'Robinson Crusoe' italiano va a abandonar la isla en la que ha vivido durante más de 30 años tras la presión de las autoridades. Mauro Morandi, de 81 años, ha declarado que ya no puede luchar más contra los propietarios de la isla de Budelli, situada cerca de Cerdeña, que lo querían desalojar desde hace años, junto al Gobierno italiano.
"Me iré con la esperanza de que en el futuro Budelli sea protegida como yo lo he hecho durante 32 años", escribió Morandi en Facebook.
El exprofesor de educación física ya ha confesado que "siempre había sido un poco rebelde", por eso decidió vivir como ermitaño en una isla desierta
"Estaba bastante harto de muchas cosas de nuestra sociedad: el consumismo y la situación política en Italia. Decidí trasladarme a una isla desierta de la Polinesia, lejos de toda civilización. Quería empezar una nueva vida cerca de la naturaleza", revelaba entonces Morandi a BBC.
Tras iniciar su viaje por mar, él y varios amigos desembarcaron en el archipiélago italiano de La Maddalena para trabajar y ganar dinero para financiar el resto de sus viajes. Sin embargo, la belleza de Budelli le sorprendió tanto que decidió quedarse, y desde entonces está cuidando la isla y hablando con los turistas.
Sin embargo, a lo largo de los años ha recibido varias amenazas de desalojo. En el 2020, el presidente del Parque Nacional de La Maddalena, Fabrizio Fonnesu, declaró que Morandi había realizado modificaciones ilegales en su cabaña. Este edificio solía ser una antigua estación de radio que data de la Segunda Guerra Mundial.
Más de 70.000 personas han firmado la petición en la que se pedía al Gobierno italiano que le permitiera quedarse, pero el ermitaño anunció su decisión de marcharse con el fin de trasladarse a un pequeño piso en la cercana isla de La Maddalena.
"Mi vida no cambiará demasiado, seguiré viendo el mar", aseguró el anciano aventurero.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала