Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

En Chile se capea el frío con estas deliciosas frituras de invierno

Sopaipillas chilenas - Sputnik Mundo, 1920, 23.04.2021
Síguenos en
Aunque el invierno llegará el 21 de junio al hemisferio austral, las mañanas de frío y el anuncio de lluvias en la capital de Chile han sido razones suficientes para que muchas personas comiencen a preparar o consumir platos típicos de invierno, como son las sopaipillas y los calzones rotos.
La sopaipilla es una de las masas fritas más tradicionales en el país sudamericano, convirtiéndose incluso, en una de las comidas rápidas preferidas entre los chilenos de todas las edades. Se puede servir dulce o salada, y es el acompañamiento ideal para los días de frío, aunque para muchos hoy es parte de su dieta cotidiana.
"Empezando las primer lluvias, sí. La gente al tiro empieza a encargar, calzones rotos, sopaipillas, sopaipillas pasadas, es durante todo el invierno, hasta noviembre a veces, incluso con días de calor la gente igual les gusta y encargan. Antes no, era más marcado, cuatro meses del año que se pedía fritura, pero estos últimos años no, es casi todo el año que se consume", comenta a Sputnik Eugenia Gatica Garrido, dueña de la tienda La Tita, especialista en masas tradicionales y que lleva más de 20 años trabajando en sus preparaciones fritas.

Sopaipillas y calzones rotos

© Foto : Gentileza La Tita Sopaipillas recién fritas
Sopaipillas recién fritas  - Sputnik Mundo, 1920, 23.04.2021
Sopaipillas recién fritas
Considerada como un pan frito, la receta de la sopaipilla llegó a América alrededor de 1700, derivada de lo que los españoles denominaban sopaipa, de origen árabe. Luego fueron los mapuche quienes le dieron la designación de sopaipillán, en honor a un pájaro del sur de Chile, un bocado que se puede mojar en una salsa dulce de chancaca o con agregados salados según sea la ocasión.
"Es una masa de harina que se prepara con zapallo, una masa frita, eso no se hornea, siempre ha sido frita. Pero igual al desayuno, hay lugares que la gente pasa a desayunar. Pero hay gente que se las sirve con mostaza en la mañana, los niños con kétchup y el pebre [un tipo de adobo], pebre de tomate con ají verde o puro tomatito con cilantro. Rico", cuenta Eugenia.
Para los comensales como para quien las prepara, esta delicia frita forma parte del recetario de invierno y también del paisaje de la ciudad, donde, en tiempos sin pandemia, se llena de carritos ambulantes vendiendo esta fritura que da energía para comenzar y seguir el día.
"Porque es un alimento calórico, para tener más energía, más calorcito, porque están calentitas, recién fritas, entonces le da más energía a la gente en la mañana para salir a trabajar, o en las tardes para tomársela con un cafecito, servirse una sopaipilla con un café, y es algo de siempre, desde que yo tengo uso de razón que se ha consumido la sopaipilla", explica.
Pero si a esta receta la distingue su masa elaborada con zapallo (calabaza) en la mezcla, el también tradicional y propiamente chileno calzón roto se caracteriza por su forma de pequeño nudo espolvoreado con azúcar flor —impalpable, glas o nevada en otros países—, y que también es un infaltable de las mesas chilenas en las tardes invernales.
"El calzón roto también es un producto de invierno, también es una masa frita dulce, con azúcar flor encima. Es como un pastelito, porque lleva huevo. Es muy rico. Hay personas que por los niños llevan mucho el calzón roto, para cumpleaños, para un fin de semana, para compartir ahí con los amiguitos", relata Eugenia.
© Foto : Gentileza La Tita Calzón roto
Calzón roto - Sputnik Mundo, 1920, 23.04.2021
Calzón roto
La leyenda cuenta que su nombre proviene de una señora, quien, en época de la Colonia, vendía pasteles y estas masas fritas en la Plaza de Armas de Santiago. Un día, el viento sorpresivamente levantó su falda y dejó ver sus calzones que estaban rotos. Desde ese día, fue conocida como la señora de los calzones rotos y con el tiempo el nombre se adaptó a los dulces que ella vendía y que justamente tiene un orificio en el centro por el cual se pasa una punta de la masa generando un pequeño doblez.

Preparaciones en tiempo de pandemia

© Foto : Gentileza La TitaLa Tita y sus productos
La Tita y sus productos  - Sputnik Mundo, 1920, 23.04.2021
La Tita y sus productos
Al igual que muchos locales gastronómicos que debido a la pandemia han tenido que adaptarse a la crisis sanitaria y sus correspondientes cuarentenas, La Tita hoy ofrece despachos a domicilio o desde el mismo local, para quienes no saben preparar estas tradiciones culinarias, o para quienes quieren capear el frio o apaciguar un antojo.
"Estamos en mi casa, en un pasaje, entonces estamos como un poquito encerrados, escondidos digamos. Pero por lo años que llevamos igual tengo bastante clientela en realidad porque son más de veinte años en el sector. Entonces las vecinas pasan el dato, todavía siguen algunos pasando el dato y llegan. Y si lo pasan es porque de verdad el producto les gusta", señala Eugenia, quien vive en un sector tradicional de la zona oriente de Santiago.
Al igual que ella, otras pastelerías de Santiago que preparan sopaipillas y calzones rotos, trabajan con servicios de delivery, lo que les ha permitido vender sus productos y sortear estos complejos tiempos de pandemia.
"Ya viene el frío y eso ayuda bastante para que las personas puedan encargar. Aparte, mi negocio no es solamente de eso, es de empanadas de pino, también por años que se hace. Se encuentran varias cosas, variedad de productos que tenemos, empanadas de pino fritas, de horno, pero en esta fecha más la fritura, la sopaipilla, el calzón roto, la sopaipilla pasada", detalla la dueña de La Tita.
© Foto : Gentileza La TitaSopaipilla pasada en jugo de chancaca
Sopaipilla pasada en jugo de chancaca  - Sputnik Mundo, 1920, 23.04.2021
Sopaipilla pasada en jugo de chancaca
"Hay muchos que han tenido que cerrar, pero nosotros hasta ahora hemos logrado estar en pie todavía, afortunadamente", añade.
Lo cierto es que muchas personas que venden en sus carritos, en distintas esquinas de la capital chilena, también se han arriesgado a salir a trabajar para poder sobrevivir la crisis y ganar algún sustento para llevar a sus hogares. Sobre todo, si se considera que muchos de los que consumen estas delicias lo hacen en la calle, camino al trabajo o a los estudios, a pesar que una gran mayoría están en teletrabajo o solo con clases virtuales.
"Yo todas las mañanas cuando salgo del metro me como una sopaipilla con un café, yo soy considerado trabajador esencial en mi empresa, y no he dejado de trabajar, y este es mi desayuno", comenta a Sputnik Rodrigo Camargo, electricista en una empresa de soporte.
Bolsitas de té - Sputnik Mundo, 1920, 01.07.2020
América Latina
El origen de 'la once' chilena: como la hora del té británica, pero infinitamente mejor | Fotos
Tanto para quienes consumen estas tradicionales recetas de invierno como para quienes las preparan, el valor que poseen no solo se relaciona a su sabor, sino también con esa historia que nos habla de nuestra propia infancia y con el amor que hay detrás de cada una de estas dos exquisitas preparaciones.
"El premio máximo que a una le digan: 'Mmm, está exquisito, me encanta, yo voy a volver'. Ese es como ya, una está más que pagada. Sí miraba como lo hacía la mamá de uno cuando uno era chica, le preparaba cositas ricas, y después de más grande uno ya se fijaba cómo lo hacía, ya iba copiando algunas recetas, y eso va quedando. Entonces sí y me dedico, lo hago con harto cariño", comparte feliz Eugenia Gatica.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала