Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Barcelona homenajea por Sant Jordi la fiel compañía del libro durante la pandemia

© AP Photo / Emilio MorenattiUn chico sostiene una rosa y un par de libros en el Día de Sant Jordi, Barcelona
Un chico sostiene una rosa y un par de libros en el Día de Sant Jordi, Barcelona - Sputnik Mundo, 1920, 22.04.2021
Síguenos en
BARCELONA (Sputnik) — En un año de constantes restricciones sociales, confinamiento y desazón por una pandemia que interrumpió la vida de todos, Barcelona encontró refugio y compañía en uno de los grandes amigos de la humanidad: el libro.
En palabras pronunciadas en rueda de prensa por la autora de El infinito en un junco y ganadora del Premio Nacional de Ensayo, Irene Vallejo: "resulta una bonita paradoja que, cuando ha llegado una catástrofe, los libros han sido los que nos han acompañado".
Vallejo reivindica el placer de la lectura como pregonera del Día de Sant Jordi, la fiesta del 23 de abril en la que tradicionalmente las calles de Barcelona se llenan de puestos callejeros, rosas rojas y ciudadanos en busca del libro ideal para regalar a sus seres queridos.
No es una exageración afirmar que es el día más importante del año para muchos catalanes: televisiones y diarios se llenan de especiales literarios, los meteorólogos se congratulan en pronosticar una jornada soleada y las librerías preparan un sinfín de actividades y firmas de escritores.
Sant Jordi coincide con el Día Internacional del Libro, con el aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes y William Shakespeare, y como tal es también la fecha más señalada del año para la industria literaria.

Los españoles leen más que nunca

Cuando la pandemia paró España en marzo del año pasado, algunos redescubrieron el amor por actividades como la repostería o el yoga, pero la mayoría se refugió en el disfrute de la lectura.
No solo los españoles siguieron leyendo durante el confinamiento, sino que lo hicieron más que nunca, según refleja el barómetro de Hábitos de Lectura, publicado en febrero por la Federación de Gremios de Editores de España.
Cliente dentro la librería Pasajes (Madrid) - Sputnik Mundo, 1920, 13.11.2020
España
"Basta de medias tintas y disimulo": las librerías escriben su relato de supervivencia en 2020
El informe revela que el porcentaje de personas que leyeron libros una vez a la semana alcanzó el 52,7% en 2020 y llegó a un máximo histórico del 57% en pleno aislamiento en casa.
Un 81% de los entrevistados afirmaron que este hábito le ayudó "a llevar mejor la situación durante el confinamiento", y como resultado en España hoy en día se lee media hora más a la semana que antes de la crisis.
En concreto, los datos reflejan que en 2020 casi el 70% de la población española leyó libros y que un 64%lo hizo por ocio, dedicando parte de su tiempo libre.
La pandemia también impulsó la compra de literatura: casi el 52% de españoles compró libros el año pasado, 1,3 puntos más que en 2019, y más del 71% lo hizo en librerías tradicionales frente a internet (38%).
Estatua de Emilia Pardo Bazán - Sputnik Mundo, 1920, 16.09.2020
España
Emilia Pardo Bazán: la gran escritora española influida por la literatura rusa
Alegría, entretenimiento, desconexión o relajación fueron algunas de las sensaciones atribuidas por los encuestados a las letras.
La presidenta del Gremio de Libreros de Cataluña, Maria Carme Ferrer, se muestra de acuerdo en declaraciones a Sputnik: "los libros y la lectura nos salvaron durante el confinamiento, ha sido un año en que desde casa hemos vivido otras vidas, hemos viajado, hemos hecho muchas cosas, y todo gracias a la literatura".

Rebrote de librerías en Barcelona

El año de pandemia que sirvió para que los libros agrandaran su hueco en muchos corazones fue duro para las librerías, que como el resto de negocios tuvieron que resistir semanas de persianas bajadas y trabajo a medio gas.
Sin embargo, y en medio de toda la incertidumbre, el fenómeno bibliófilo se extendió por las calles de Barcelona y contra todo pronóstico nacieron establecimientos nuevos como Ona, Byron, Finestres o Farenheit 451.
Frente a modelos de venta como el de Amazon, estos locales de barrio surgieron como una valiente declaración de intenciones: la venta de proximidad sigue aquí para oponer resistencia al gigante digital.
En la acogedora Byron, que abrió sus puertas en noviembre, los visitantes están invitados a sentirse como en casa con una buena lectura junto a una chimenea entre estantes repletos de libros.
Locales como este, que nacen para inducir a la lectura, suponen un atractivo reclamo para los más entregados al hedonismo de las letras.
Niños leen un libro - Sputnik Mundo, 1920, 01.04.2021
Estilo de vida
Pushkin para niños: 4 cuentos de hadas del maestro de la literatura rusa
Admite su directora, Mariana Sarrias, que los primeros primeros meses de Byron fueron "emotivos, intensos y complicados" al abrir en un contexto que sus impulsores no habían previsto.
"Pero por otro lado tuvimos una gran acogida de la gente del barrio y de la ciudad, precisamente por esta singularidad de que en un momento en que muchas cosas cierran y de desánimo surge un proyecto cultural como el nuestro", explica la propietaria.
Tener tiempo para la introspección, afirma Sarrias, "ha beneficiado al sector del libro", y se espera que esta jornada de Sant Jordi ratifique las buenas perspectivas de la industria.

Un Sant Jordi de esperanza

Desde el Gremio de Libreros ven con mucho optimismo el Sant Jordi post pandémico, que contará con los tradicionales puestos callejeros de libros acompañados de medidas para evitar aglomeraciones.
"Si comparamos con el año pasado los cambios han sido radicales y las librerías están preparadas para la jornada, se han aplicado medidas y la gente ha venido a comprar libros durante toda la semana. Ya se verá, pero creo que será un buen Sant Jordi", dice su presidenta.
El sector calcula que las ventas alcanzarán un 60% del volumen de 2019, teniendo en cuenta que todavía siguen vigentes restricciones como el confinamiento perimetral de la comarca de Barcelona.
Ferrer, que habla entre cliente y cliente desde su librería en Girona, defiende la presencia de negocios como el suyo para responder a las necesidades de los lectores: "No se está acabando con las librerías, tenemos un espacio muy importante en las ciudades y todavía hay espacio para más. La librería física no morirá, antes morirían muchas otras cosas".
Una librería  - Sputnik Mundo, 1920, 16.12.2020
Internacional
Librerías de España piden ser declaradas servicio esencial para sobrevivir a la pandemia
No hay más que caminar por Barcelona estos días y ver a la gente apresurando la compra de ejemplares destinados a padres, parejas o amigos, para comprobar que el amor por los libros salió triunfante de esta crisis.
La literatura fue el mejor antídoto contra la apatía de los barceloneses durante la pandemia, y es que, tal como dice Sarrias: "Las librerías son una muestra de la salud cultural de cualquier sociedad".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала