Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Qué pasa
La incertidumbre se apodera del mundo cada vez más. En Sputnik tomamos distancia para poder explicarte lo que está sucediendo. Análisis y opiniones de voces autorizadas sobre los asuntos más relevantes a nivel global. 15 minutos, de lunes a sábados.

Escalada en Ucrania: ¿pone en peligro a todo el planeta?

Escalada en Ucrania: ¿pone en peligro a todo el planeta?
Síguenos en
La crisis en Ucrania ya no es un asunto interno: la injerencia externa se ve a primera vista, habiendo una clara intención de que el presidente del país, Volodímir Zelenski, opte por el escenario más radical en la intención de recuperar los territorios de las autoproclamadas republicas populares del Este, y hasta de Crimea.
Varios actores externos prácticamente están empujando a Kiev a recurrir a la fuerza, donde se resalta el rol de EEUU y la OTAN que están mandando inequívocos mensajes de apoyo al belicismo de las autoridades ucranianas.
Las últimas sanciones estadounidenses impuestas a Rusia demuestran el respaldo norteamericano, no sólo a los planes 'revanchistas' de Kiev respecto a las regiones insurgentes —de hecho el Ejército ucraniano ya no pretende respetar el alto al fuego con Donbás, sin que pase ni un solo día en que no haya muertes a causa de sus ataques—, sino también a sus aspiraciones de "desocupar" Crimea.
Y es que las medidas de Washington, entre otras consecuencias, afectan a funcionarios de la península, así como a compañías que participaron en la construcción del puente que la conectó con el resto de Rusia.
Simultáneamente, se registra una creciente actividad de la OTAN en zonas sensibles para la seguridad rusa, como el Mar Negro, al tiempo que las declaraciones del jefe del bloque militar, Jens Stoltenberg, dan fundamento para pensar que la Alianza Atlántica está sopesando la adhesión de Ucrania.
Como si fuera poco, Turquía también ha metido mano en el conflicto, en particular, brindando asistencia militar a Kiev. Por ejemplo, se dio a conocer la venta de drones turcos de combate al Ejército de Ucrania.
No obstante, la 'agresora' es Rusia, tal y como insisten los dirigentes occidentales y la prensa dominante, señalando entre otros argumentos, la acumulación de tropas rusas en territorios fronterizos con Ucrania. Unos movimientos que, según indicaron desde el Kremlin, tienen carácter meramente defensivo ante un contexto hostil para su seguridad nacional.
Para el experto argentino Alberto Hutschenreuter, doctor en Relaciones Internacionales y autor de numerosos libros y trabajos sobre geopolítica, las tensiones en torno a Ucrania están adquiriendo un rumbo "realmente preocupante", donde el conflicto parece "irreductible".
De acuerdo con Hutschenreuter, "este conflicto se entiende sólo desde la geopolítica" y viene de "bastante antes de 2014", cuando se produjo la reincorporación de Crimea a Rusia.
"Yo diría que viene desde los años 90, cuando EEUU intentó maximizar la victoria en la Guerra Fría, llevando adelante iniciativas geopolitícas con el fin de evitar que surgiera en algún momento una Rusia, desde el punto de vista de Occidente, políticamente conservadora y geopolíticamente revisionista. Es decir, Occidente trató siempre de evitar que surgiera una nueva supremacía en Rusia que desafiara a los intereses de Occidente", señaló el experto, al indicar que la ampliación de la OTAN forma parte de esta estrategia.
Una ampliación que ha llevado a la Alianza Atlántica a "zonas calientes" para Rusia.
"Hay tres zonas políticas rojas para Rusia: Bielorrusia, Ucrania y, finalmente, Georgia. En dos de ellas Rusia recurrió a la principal técnica de ganancia de poder para defender sus intereses: en Georgia en 2008 y en Ucrania en 2014", explicó Hutschenreuter, quien alertó en un artículo al respecto de que el mundo se encuentra a las puertas de una nueva "catástrofe".
"Lo que tenemos aquí es una situación casi irreductible, puesto que cuesta imaginar una salida en la situación actual, ya que cualquier salida podría implicar un sentimiento de victoria del uno y de capitulación del otro", señaló el experto.
Por su parte, el analista geopolítico José Luis Ibáñez piensa que sí hay indicios que apuntan a una desescalada de la tensión, entre ellos, la invitación que hizo Joe Biden a su par ruso, Vladímir Putin, para celebrar una cumbre. Algo que significaría que EEUU quiere dar un paso atrás, fruto de la determinación exhibida por Rusia para "enfrentar al adversario".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала