Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Una vida de negocios, guerra y cine: la historia de un nazi en España

© AFP 2021 / France Presse VoirUn desfile militar nazi en Alemania en 1939
Un desfile militar nazi en Alemania en 1939 - Sputnik Mundo, 1920, 12.04.2021
Síguenos en
Johannes Bernhardt era conocido entre sus vecinos por su amabilidad. Un hombre adscrito al partido nazi y posibilitador del envío de material alemán al bando nacional durante la Guerra Civil. Tras la Segunda Guerra Mundial se dedicó al cine. El séptimo arte le sirvió para lavar el dinero ganado en sus negocios con el Tercer Reich.
No le caracterizaba una gran altura y solía presentarse con sombrero y un largo abrigo de espiga. Era risueño y bromista. Le gustaba discutir sobre política y escuchar pacientemente a sus trabajadores. A veces, a la vera de una paella. Es lo que dicen algunos de los empleados de Johannes Bernhardt sobre su patrón. Una persona afable a la que no le importaba entablar relación con el servicio. La cara amable de un hombre que escondía un lado oscuro. Una vertiente relacionada con el régimen nazi y su participación en la guerra civil española.
Bernhardt nació el 1 de enero de 1897 en la ciudad polaca de Ostróda, otrora parte del Imperio alemán. Combatió en el frente oriental durante la Primera Guerra Mundial, lo que le valió para ser condecorado con la Cruz de Hierro. Al acabar la contienda, depuso las armas y pasó al mundo de los negocios. Fue agente de bolsa en Hamburgo y llegó a comprar dos pequeños bancos. A la edad de 25 ya era millonario. Sin embargo, el crack del 29 resquebrajó su particular imperio y le obligó a buscar suerte fuera de Alemania, hundida por la crisis económica. Probó suerte en Marruecos, donde se instaló con su esposa Ellen y su hija. Se estableció en Larache, localidad del protectorado español. Allí comenzó a operar como jefe de ventas de una empresa de exportación de vehículos.
En el continente africano, Bernhardt entabló relación con el general Emilio Mola, el coronel Eduardo Saénz de Buruaga y otros militares españoles que ya conspiraban contra la República. El 17 de julio de 1936, los golpistas se sublevaban contra el Gobierno de Madrid. El alemán, desde hacía unos años miembro del partido nazi y futuro colaborador de las SS, movió ficha. Pocos días después del alzamiento, Bernhardt voló a Berlín en nombre de Francisco Franco para pedir ayuda a Adolf Hitler. En Bayreuth se entrevistó con el führer, a quien entregó una carta del caudillo español en la que demandaba 10 aviones de transporte, munición, ametralladoras, cazabombarderos o baterías antiaéreas. Bernhardt lo consiguió. El régimen nazi ofreció el doble de aviones. A cambio, un crédito de materias primas para Alemania.
El negociante alemán ganó terreno en el ámbito comercial y se convirtió en el líder de los intercambios hispano-germanos. Tras la contienda española, Bernhardt se pondría al frente de Sofindus, una institución perteneciente al estado nazi. Un gran grupo formado por 350 empresas dedicadas al envío de suministros a los ejércitos del Tercer Reich desde España, de manera clandestina. Había mineras de hierro y cobre, mataderos, compañías agrícolas o navieras. Bernhardt monopolizó el mercado del wolframio, un negro mineral que solo se hallaba en España y Portugal, utilizado para blindar la artillería de Hitler.
Tras la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, Bernhardt pasó a formar parte de la lista negra de 104 nazis residentes en España y reclamados por los aliados. Para protegerlo, Franco concedió la nacionalidad española al comerciante. El alemán colaboró durante años con los vencedores de la guerra para desentrañar Sofindus, conglomerado al que querían requisar todos los bienes. Para lavar y desbloquear el dinero generado por el grupo, Bernhardt apuntó al séptimo arte.
En 1947, fundó Sagitario Films, en el que también se incluía la distribuidora Europa Films. Además, adquirió los estudios de rodaje y sonorización Cinearte, donde se rodaron la decena de películas firmadas por la productora y se doblaron varios filmes extranjeros. Un trabajo cinematográfico financiado por el comercio con el Tercer Reich. Antonio del Amo debutó como director en Sagitario Films con Cuatro mujeres y El huésped de las tinieblas. Gracias a Bernhardt también arrancó su carrera como cineasta Manuel Mur Oti, quien se estrenó con El hombre va por el camino. El prestigioso Edgar Neville dirigió con el dinero del alemán las cintas El señor Esteve y Cuento de hadas. La canción de La Malibrán de Luis Escobar clausuró las producciones de Sagitario Films.
Pocos después de su estreno, Bernhardt y su familia abandonaron España. El alemán dejó atrás la lujosa villa de Dénia en la que residía. También las empresas que estaban a su nombre, heredadas por José Ignacio Escobar. Todas en quiebra fraudulenta. El alemán recaló en Argentina, en concreto, en una finca llamada La Elena, situada en Tandil. En la Provincia de Buenos Aires vivió durante años entre debates sobre política con sus trabajadores, la crianza de sus hijos y algún que otro negocio. En los setenta regresó a Alemania. El 13 de febrero de 1980 falleció en Múnich. Tenía 83 años, tanto el hombre que abría las puertas de su casa a los niños de Dénia como el nazi que ayudó a la creación de una dictadura de 36 años de edad.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала