Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Qué pasa
La incertidumbre se apodera del mundo cada vez más. En Sputnik tomamos distancia para poder explicarte lo que está sucediendo. Análisis y opiniones de voces autorizadas sobre los asuntos más relevantes a nivel global. 15 minutos, de lunes a sábados.

¿'Nueva derecha' con 'viejos valores' en Europa?

¿'Nueva derecha' con 'viejos valores' en Europa?
Síguenos en
Nueva derecha europea. Es la que se asoma, y así es como la denominan sus impulsores, el primer ministro de Hungría, Víctor Orban, su homólogo de Polonia, Mateusz Morawiecki, y Matteo Salvini, líder del partido italiano Liga y ex vicepresidente del Consejo de Ministros y ex ministro del Interior de Italia.

Cuestión de principios

Europa está en decadencia. Es la idea que ha llevado a estos tres líderes a comenzar a echar el aliño a esta idea de una 'nueva derecha' que viene levando anclas desde hace un buen tiempo y que terminó de poner proa en esa dirección tras la expulsión, disfrazado de salida, que sufrió el partido Fidesz del premier húngaro, del seno del Partido Popular Europeo [PPE].
Dicen las malas lenguas que el PPE se había abstenido hasta el momento de escindir al partido de Orban, al que acusan de atentar contra los principios fundamentales –no fundacionales– del bloque comunitario, por temor al terremoto intestino que podría causarle a la institucionalidad europea. Y el Grupo de Visegrado, integrado precisamente por Hungría, Polonia, Eslovaquia y la República Checa, ya se había ungido como un botón de muestra. Y el pánico es más que fundado, toda vez que esta nueva derecha puede transformarse en la segunda formación en el Europarlamento.
De acuerdo al Dr. en Derecho y Dr. en Historia José Luis Orella, el PPE claramente tiene que preocuparse por esta iniciativa.
"Desde luego, si Konrad Adenauer [uno de los padres fundadores de la UE] resucitase, resulta que estaría con Orban, y no con el PPE que sí tiene un problema, porque el PPE de ahora no tiene nada que ver con los principios e idearios que representó en el pasado".
Y como 'principio tienen las cosas', los principios de esta nueva iniciativa se fundan en viejos valores europeos que se han ido diluyendo con el tiempo, según los protagonistas de este cónclave que tuvo lugar en Budapest. La soberanía nacional, la familia y el cristianismo, así como su rechazo al comunismo, la inmigración ilegal y el antisemitismo, son los preceptos en los que se funda la idea matriz de esta nueva derecha, y así la dieron a conocer en un monasterio carmelita.
"Esto se genera porque ha habido unos cambios ideológicos muy importantes, en el aspecto de que la social democracia está en crisis, y surge una nueva izquierda a su izquierda, y por parte del mundo de centro derecha, la democracia cristiana casi ha desaparecido y sus partidos están evolucionando y defienden planteamientos claramente liberales en lo económico y en lo moral", explica al respecto Orella.
"Ahí es donde Orban ve la gran oportunidad de convertirse en una especie de líder moral a nivel europeo utilizando todos estos partidos agrupados en el antiguo grupo parlamentario que dirigían polacos y británicos, e incluso partidos que no son tan extremos, pero están en el ámbito derechista que podrían pertenecer a otras agrupaciones", observa el analista.

A lo concreto

Orban propone una visión alternativa a la de una UE burocrática alejada de los ciudadanos y plantea unos objetivos muy claros: ampliar el campo de acción a otros partidos y otros gobiernos, así como a exponentes de la sociedad civil, iniciando por empresarios e intelectuales.
Mientras, para Morawiecki "es necesario discutir la construcción de un grupo fuerte que defienda los valores tradicionales y normales sobre los que se ha desarrollado la civilización europea". Al tiempo que Salvini descartó hablar de equilibrios políticos, pero sí de Europa, del trabajo, de la salud y del futuro. […] "También hablaremos de las políticas migratorias, de las alianzas internacionales, de la posición hacia Rusia, China y del papel que está desempeñando Turquía, que ese sí es un problema a las puertas de Europa".
Y en este punto precisamente es donde se entrecruzan intereses y donde el 'único problemático' sería Polonia. Y es que Orban, al igual que Salvini, tienen una gran afinidad con Rusia. Pero no sólo eso: ante la búsqueda de eventuales socios, se presenta la posibilidad de sumar a la Agrupación Nacional francesa de Marine Le Pen –partido que junto a Liga y Alternativa por Alemania (AfD) integra el grupo Identidad y Democracia de la Eurocámara–, quien también tiene una gran afinidad con Moscú. Unas afinidades que atragantan a Morawiecki, cuyo partido Ley y Justicia" [PiS] integra el grupo Conservadores y Reformistas Europeos.
"A nivel de política internacional sí que pueden plantear algunos dilemas, pero tal como existen en los demás grupos internacionales. […] Se pueden agrupar [partidos en esta 'nueva derecha'] siempre y cuando no hayan unos enfrentamientos fuertes", concluye el Dr. José Luis Orella.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала