Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
Economía (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920
Economía
Sputnik te explica procesos económicos complejos en palabras simples.

Doble rasero: EEUU le compra petróleo a Rusia pero prohíbe a Europa que compre su gas

© AP Photo / David J. PhillipRefinería de petróleo en EEUU (archvio)
Refinería de petróleo en EEUU (archvio) - Sputnik Mundo, 1920, 31.03.2021
Síguenos en
Mientras Washington "defiende la independencia energética" de Europa y sanciona el proyecto ruso de gasoducto Nord Stream 2, las refinerías estadounidenses están comprando más petróleo ruso que nunca.
El año pasado, Rusia desbancó a Arabia Saudí como segundo proveedor de crudo y sus derivados a EEUU, suministrando un promedio de 538.000 barriles diarios.
Después de años de representar menos del 0,5% de las importaciones estadounidenses anuales de petróleo y productos derivados, Rusia aumentó constantemente su participación durante la última década al alcanzar un máximo histórico del 7% en 2020, según los cálculos de Bloomberg News.
El incremento se logró principalmente gracias a los derivados de petróleo y es atribuible a la imposición de sanciones a Venezuela, que tradicionalmente enviaba una parte considerable de su petróleo pesado a las refinerías estadounidenses.
"Al perder el crudo venezolano y enfrentarse a una materia prima cada vez más cara de los proveedores tradicionales de la OPEP, se han convertido en un cliente importante para el fuelóleo ruso como sustituto", comentó Adi Imsirovic, miembro del Instituto de Estudios Energéticos de Oxford.
No obstante, la creciente dependencia de Estados Unidos del petróleo ruso está en desacuerdo con la diplomacia energética estadounidense, observa Javier Blas en su artículo para la agencia estadounidense.
Durante los últimos años, los legisladores en Washington han estado presionando a los países europeos para que abandonaran el proyecto de gasoducto Nord Stream 2 que llevará el gas ruso hasta Alemania. EEUU teme que el Kremlin obtenga una mayor influencia sobre sus aliados. Sin embargo, algunos analistas sostienen que en realidad EEUU quiere vender su propio gas de esquisto a Europa.
Antony Blinken, secretario de Estado de EEUU - Sputnik Mundo, 1920, 28.03.2021
Internacional
Blinken dice que para EEUU Nord Stream 2 es una "mala idea" que combatirán con sanciones
Lo curioso es que el aumento de importaciones de crudo ruso a EEUU no ha provocado ninguna preocupación en Washington.
"El paso de Rusia al tercer lugar no ha atraído ninguna atención en Washington", dice Bob McNally, un ex asesor de políticas de la Casa Blanca que ahora dirige Rapidan Energy Group, una firma consultora.
Y eso que en marzo el presidente Joe Biden calificó a su homólogo ruso, Vladímir Putin, de "asesino".
El aumento silencioso de las importaciones de petróleo ruso muestra además que el mantra de la independencia energética defendido por el expresidente de EEUU Donald Trump es vacío, señaló Mark Finley, un exanalista de petróleo de la CIA que ahora es miembro del Instituto Baker de la Universidad Rice en Houston.
Trump se jactó de que Estados Unidos era el "superpotencia energética No.1" y el país nunca más tendría que depender de proveedores extranjeros "hostiles".
Para la analista rusa, Natalia Dembínskaya, está claro que es otro ejemplo de la política de doble moral que aplica Estados Unidos esta vez en el sector de energía.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала