Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Las 7 mujeres icónicas de la poesía de América Latina

© Foto : Thought Catalog / PixabayLibros de poesía (referencial)
Libros de poesía (referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 21.03.2021
Síguenos en
La poesía es una de las artes más antiguas de la humanidad, esa que expresa los sentires más íntimos del alma. En el Día Mundial de la Poesía, recordamos a siete mujeres iconos de América Latina desde el siglo 20 a la fecha.
El escritor argentino Julio Cortázar decía que la poesía es eso que queda afuera cuando hemos terminado de definir la poesía, aquello que se escapa necesariamente de la definición.
El argentino Jorge Luis Borges decía que la definición de poesía como "la expresión de la belleza por medio de palabras artísticamente entretejidas" está bien para un diccionario, pero que quien de verdad sabe y siente la poesía sería incapaz de definirla, "como somos incapaces de definir el sabor del café, el color rojo o amarillo o el significado de la ira, el amor, el odio, el amanecer, el atardecer o el amor por nuestro país".
La poeta argentina Alejandra Pizarnik escribió que "el poeta como artista y creador, es un sujeto que es víctima del 'pathos', del delirio poético", una vida para y por el arte: una mirada desde la alcantarilla/ puede ser una visión del mundo/ la rebelión consiste en mirar una rosa/ hasta pulverizarse los ojos".
En el marco del Día Mundial de la Poesía, celebrado por la UNESCO cada 21 de marzo, proponemos la lectura de siete poetas mujeres referentes de la poesía latinoamericana. Sus palabras, seguramente, puedan esbozar acerca de la poesía conceptos más ricos que cualquier diccionario.

Idea Vilariño

Idea Vilariño (1920-2009) es uno de los nombres más importantes de la literatura uruguaya del siglo XX. Docente, ensayista, crítica literaria y poeta, Vilariño destacó como figura de la Generación del 45, círculo de intelectuales que marcó un nuevo paradigma en la identidad cultural del país.
Definida por sus contemporáneos como fría, distante, y hermosa, Vilariño protagonizó junto al escritor Juan Carlos Onetti una de las historias de desencuentros amorosos más emblemáticas del Río de la Plata. Este poema, como muchos otros, fue escrito para él.
Ya no
Ya no será
ya no
no viviremos juntos
no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa
no te tendré de noche
no te besaré al irme
nunca sabrás quién fui
por qué me amaron otros.
No llegaré a saber
por qué ni cómo nunca
ni si era de verdad
lo que dijiste que era
ni quién fuiste
ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido
vivir juntos
querernos
esperarnos
estar.
Ya no soy más que yo
para siempre y tú
ya
no serás para mí
más que tú. Ya no estás
en un día futuro
no sabré dónde vives
con quién
ni si te acuerdas.
No me abrazarás nunca
como esa noche
nunca.
No volveré a tocarte.
No te veré morir.

Alejandra Pizarnik

El nombre de Flora Alejandra Pizarnik (1936-1972), poeta, traductora y crítica literaria argentina, está asociado a la tragedia, la oscuridad, la incomprensión. Así lo registra su literatura y también su vida: se suicida a sus 36 años.
De ella se sabía que era bisexual, que no se sentía linda ni la percibían linda, pero que era graciosísima y encantadora. La idea de la muerte, presente siempre en su obra, la llevó a ser llamada "poeta maldita", y anticipó, de algún modo, su final.
La jaula
Afuera hay sol.
No es más que un sol
Pero los hombres lo miran
y después cantan.
Yo no sé del sol.
Yo sé la melodía del ángel
y el sermón caliente
del último viento.
Sé gritar hasta el alba
cuando la muerte se posa desnuda
en mi sombra.
Yo lloro debajo de mi nombre.
Yo agito pañuelos en la noche
y sedientos de realidad
bailan conmigo
Yo oculto clavos
para escarnecer a mis sueños enfermos.
Afuera hay sol.
Yo me visto de cenizas.

Alfonsina Storni

Alfonsina Storni (1892-1938) es otro nombre trágico de la poesía argentina del siglo 20. Una de las representantes del movimiento modernista en el país, Storni nació en Suiza, y se mudó en 1896 al país patagónico, donde además fue maestra, periodista y dejó tras de sí una vasta obra.
Amiga y amante del escritor Horacio Quiroga, cuya vida también terminó en suicidio, Storni acaba con su vida en la ciudad balnearia de Mar del Plata, arrojándose de la escollera del Club Argentino de Mujeres, lo que motivó luego que la cantautora argentina Mercedes Sosa escribiera la canción "Alfonsina y el mar".
Quisiera esta tarde divina de octubre
Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.
Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muertas
y las anchas playas que ciñen el mar.
Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;
ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;
ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello, no desear amar…
Perder la mirada, distraídamente,
perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.

Gabriela Mistral

Gabriela Mistral (1889-1957) se llamaba Lucila Godoy Alcayaga. Esta poeta, diplomática y docente chilena es uno de los nombres más reconocidos de la poesía latinoamericana.
Fue la primera mujer iberoamericana y la segunda persona latinoamericana​ en recibir un premio Nobel, en 1945. En una época de profundo conservadurismo de la sexualidad, Mistral fue acusada de lesbiana, lo que negó en sus diarios íntimos de 1945 y 1946.
Yo canto lo que tú amabas
Yo canto lo que tú amabas, vida mía,
por si te acercas y escuchas, vida mía,
por si te acuerdas del mundo que viviste,
al atardecer yo canto, sombra mía.
Yo no quiero enmudecer, vida mía.
¿Cómo sin mi grito fiel me hallarías?
¿Cuál señal, cuál me declara, vida mía?
Soy la misma que fue tuya, vida mía.
Ni lenta ni trascordada ni perdida.
Acude al anochecer, vida mía;
ven recordando un canto, vida mía,
si la canción reconoces de aprendida
y si mi nombre recuerdas todavía.
Te espero sin plazo ni tiempo.
No temas noche, neblina ni aguacero.
Acude con sendero o sin sendero.
Llámame a donde tú eres, alma mía,
y marcha recto hacia mí, compañero.

Piedad Bonnett

Piedad Bonnett nació en Antioquia, Colombia, en 1951. De formación en Filosofía y Letras, es docente, dramaturga, novelista, poeta y crítica literaria. Consultada por El País de España en 2019 acerca de si la poesía surge desde dentro de su autor, contestó: "Creo que, en general, escribir desde las tripas es algo femenino. Las mujeres no hemos tenido esa censura, la contención del sentimiento que han sufrido los hombres".
"Los lectores de poesía somos una especie de secta perseverante. Durante 30 años di clase en la Universidad y siempre estaba el muchacho que leía y escribía. Las necesidades expresivas de un adolescente pueden atraerlo intuitivamente solo con que le golpeen tres versos, con que alguna vez haya oído a Serrat, por ejemplo. Siempre hay seres con esa necesidad", dijo acerca del despertar de los poetas.
En este poema, habla sobre el suicidio de su hijo Daniel.
Letra muerta
(¿A dónde va, cuando morimos, todo lo que hemos sido? John Banville)
Uno a uno recorro tus cuadernos:
hojas repletas con tu pequeña letra minuciosa,
fechas y nombres,
ideas como moscas zumbadoras.
También eso eras tú: un pensamiento
que bebía de los vivos y los muertos,
litros de tinta, noches en vela, dudas,
frases escritas con pasión.
Nadie sabrá jamás qué poseías
de todo aquello.
(Pero es tu letra
que me permite adivinar tu mano).

Magda Portal

La peruana Magda Portal (1900-1989), fue una escritora, poeta, activista social y una de las fundadoras del Partido Aprista Peruano (APRA).
Su poesía estuvo dedicada a plasmar sus ideas políticas y, especialmente, a reivindicar el rol de las mujeres en la política y la sociedad, con una obra marcada por el feminismo.
Liberación
Un día seré libre, aún más libre que el viento,
será claro mi canto de audaz liberación
y hasta me habré librado de este remordimiento
secreto que me hunde su astilla al corazón.
Un día seré libre con los brazos abiertos,
con los ojos abiertos y limpios frente al sol,
el Miedo y el Recuerdo no estarán encubiertos
y agazapados para desgarrarme mejor.
Un día seré libre… Seré libre presiento,
con una gran sonrisa a flor de corazón,
con una gran sonrisa como no tengo hoy.
Y ya no habrá la sombra de mi remordimiento,
el cobarde silencio que merma mi Emoción.
¡Un día habré logrado la verdad de mi Yo!

Concha Urquiza

Nacida en México en 1910, Concha Urquiza fue una escritora que marcó un paradigma para la poesía hecha por mujeres de México. Religiosa, traductora y guionista de cine, su obra oscila entre lo místico y lo erótico.
Explora, a su vez, su sentir hacia la fe, y problematiza la culpa de no poder ser una cristiana obediente y devota del rigor religioso, especialmente desde el lugar femenino. Falleció ahogada en las aguas de Ensenada, Baja California, a los 35 años, el 20 de junio de 1945, junto con un compañero de excursión
Arrepentimiento
Por lo que te he ofendido, dulce cariño mío,
quiero ser a tu anhelo cual sería el rocío:
tierna, dócil y humilde como el agua que mana
y se ofrece a las llagas de la miseria humana.
Yo enseñaré a mis manos a ser mansas contigo,
tal como las entrañas sonrosadas del higo,
para que te acaricien con tan suave caricia
como la voz del ave de la blanca novicia.
Yo enseñaré a mis plantas a que pisen tan quedo
como el viento que mueve las hojas del viñedo,
ya mis claros cabellos a quebrarse en tus manos
como frágiles tallos de lirios franciscanos.
Apoyaré mis dedos sobre tu excelsa frente
y será mi caricia sosegada corriente
para que fertilice tu pensamiento bello
y haga brillar tus ojos con singular destello.
Seré quieta y humilde como la arena rubia
y rozaré tus labios como agua de la lluvia
para llenar las horas del dulzor de las vidas,
hasta que tú perdones y para siempre olvides.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала