Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Qué pasa
La incertidumbre se apodera del mundo cada vez más. En Sputnik tomamos distancia para poder explicarte lo que está sucediendo. Análisis y opiniones de voces autorizadas sobre los asuntos más relevantes a nivel global. 15 minutos, de lunes a sábados.

"Hay un asesinato de los derechos civiles de los grandes líderes de América Latina"

"Hay un asesinato de los derechos civiles de los grandes líderes de América Latina"
Síguenos en
El expresidente de Brasil Luis Inácio Lula da Silva podría participar en la carrera presidencial de 2022 en su país. Es la gran novedad que estaría arrojando la anulación de todas las condenas que pesaban en su contra por el caso Lava Jato dictadas en Curitiba. Ahora el caso será analizado en la Corte Federal del Distrito Federal en Brasilia.

Justicia

Lula podría ser candidato presidencial en 2022. Así interpretan varios analistas la sentencia del juez Edson Fachin del Supremo Tribunal Federal [STF], al declarar nulas todas las condenas que recibió el exmandatario en Curitiba por incompetencia de la Justicia Federal del estado de Paraná. Así, el caso del triplex de Guarujá y de las donaciones del Instituto Lula, deben pasar a Brasilia, donde debió ser juzgado.
En julio de 2017 el exjuez Sergio Moro condenó a Lula a nueve años y medio de prisión por corrupción y blanqueo de capitales en el marco de la Operación Lava Jato, convirtiéndose así en el primer exmandatario en la historia de Brasil sentenciado por corrupción pasiva.
Sobre la anulación de estas condenas, el Magíster en Comunicación Política Amauri Chamorro aclara que no es que se haya anulado por el fondo de la denuncia, por insubsistencia de pruebas, o por la terrible actuación del exministro Sergio Moro cuando era juez, sino porque donde deberían haber sido iniciados los procesos debería haber sido en Brasilia.
"Eso quiere decir que va a haber un juez que va a ser sorteado dentro del Tribunal Federal de Primera Instancia en Brasilia, y ese juez podrá iniciar nuevamente todos los juicios, o definitivamente anularlos". En este sentido, Chamorro especula que con el contexto de todo lo que ha pasado, probablemente las condenas se anulen definitivamente.

Reacciones

Las hubo de todos los colores. Por ejemplo, Jair Bolsonaro disparó contra la medida en CNN Brasil, "Nos sorprende esta decisión porque el accionar delictivo de esa Administración [de Lula] le quedó clara a la sociedad. El PT hizo una administración catastrófica, desvíos de Petrobras. Creo que el pueblo no quiere tener un candidato como este en 2022 o pensar en elegirlo, vean como subió el dólar o la bolsa".
Pero también hubo reacciones de líderes progresistas latinoamericanos. El presidente argentino, Alberto Fernández mostró su alegría con un tuit: "¡Se hizo Justicia!"; mientras, el chileno Marco Enríquez Ominami, fundador del Partido Progresista, manifestó que "ganó la democracia y el pueblo brasileño". El expresidente de Colombia, Ernesto Samper, afirmó que se "cierra un vergonzoso capítulo de politización de la justicia [lawfare] en Brasil que se [viene] replicando en otros países de la región contra otros dirigentes progresistas". En términos similares se expresó el exmandatario de Bolivia, Evo Morales al indicar que Lula fue "víctima de una sañuda persecución y lawfare de la derecha con fines políticos".
"Todos estos líderes han sido víctimas del lawfare", afirma Chamorro.
"Ya hay demasiadas pruebas y ya ha pasado mucho tiempo como para que cualquier persona tenga cualquier tipo de dudas en relación a la coordinación por parte del Departamento de Justicia de los EEUU, que es quien ha orquestado este tema con la Justicia brasileña para implementar en América Latina un proceso sistematizado de persecución judicial para asesinar las reputaciones, la legitimidad y la legalidad de la participación de la izquierda latinoamericana dentro de los procesos democráticos electorales en el Estado de Derecho", observa.
Entonces, Chamorro hace una propuesta. "Hagamos un recuento rápido. El presidente Correa no pudo ser candidato a vicepresidente en el Ecuador por el lawfare. El presidente Lula fue detenido durante la elección presidencial para que dejara la vía libre y que ganara Bolsonaro; Marco Enríquez Ominami, faltando un año para las elecciones y liderando las encuestas, sufrió once juicios: de repente le metieron procesos por cosas absurdas; Gustavo Petro tiene más de cien juicios en su contra en Colombia, tiene incautado su sueldo de senador, ni siquiera recibe sueldo. Toda esta persecución es de manera orquestada con los EEUU para crear esta matriz, impedir que las izquierdas puedan disputar las elecciones en nuestro continente".
"Para la derecha latinoamericana, para los EEUU es muy caro volver a una era de dictaduras, de desapariciones, de asesinatos, de torturas, como fue en la década de los '60, los '70 y los '80 en América Latina que generó millones de muertos. […] Hay una situación que hoy emula esa persecución de los años '60 y '70, no obstante sin muertos. Pero sin muertos físicos, porque lo que ellos intentan es generar los asesinatos de la vida civil, de los derechos civiles de los grandes líderes de América Latina", concluye Amauri Chamorro.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала