Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

A un año de la primera ola en España... ¿Hemos aprendido algo?

© REUTERS / Giorgos MoutafisМедсестра в отделении интенсивной терапии в больнице в Афинах, Греция
Медсестра в отделении интенсивной терапии в больнице в Афинах, Греция  - Sputnik Mundo, 1920, 06.03.2021
Síguenos en
El año de la pandemia por el coronavirus ha sido un año más largo de lo habitual para todos, o al menos, y aunque las matemáticas no fallan y han sido 356 días exactamente iguales a los del año anterior en lo que a duración se refiere, la mayoría de la sociedad española siente que ha pasado más tiempo.
El país llega al primer aniversario de la declaración del estado de alarma (con sus consecuencias en ese momento impredecibles), más cansado y desgastado tanto física como emocionalmente. En lo económico, España sufrió un desplome histórico, con una contracción del 11% de la economía, el mayor desplome registrado en 85 años, llegando a cifras de la Guerra Civil.
En la primera rueda de prensa que ofreció el Centro Nacional de Microbiología, con un en aquel momento completo desconocido Fernando Simón, que aparecía como el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, el desconocimiento absoluto ante un virus inédito se hizo evidente en unas declaraciones que hoy parecerían una broma de mal gusto.
Una vacuna (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 24.01.2020
Internacional
España estudia dos posibles casos del coronavirus chino
Se acababa de diagnosticar el primer caso positivo en España, un varón alemán en la isla de La Gomera, y Simón aseguró que España, "como mucho", no iba a tener más allá de algún caso diagnosticado y que "el virus de Wuhan" no era "excesivamente transmisible".
12 meses después, España ha sido uno de los países más afectados del mundo y ya suma 3.136.321 casos de coronavirus confirmados con prueba diagnóstica de infección activa, y más de 70.000 muertos con test positivo a fecha 4 de marzo de 2021.

A un año de la pandemia, ¿cómo estamos?

La respuesta a una pregunta genérica, y amplia, siempre conlleva diversidad de opiniones. Pero en esta ocasión, la percepción negativa ante un presente y un futuro que se torna desilusionante y pesimista, es la tónica en una sociedad que está atravesando la tercera ola de una pandemia con más inercia que fortaleza.
"Estamos fatal porque el Gobierno no nos informa bien. Peor no estamos, pero tampoco mejor", se queja José María, un madrileño de 70 años que asegura a Sputnik que está "deseando vacunarse, con la vacuna que sea", pero que no sabe cuándo le tocará porque "nadie le ha dicho nada".
A su lado, junto a la boca de metro de Argüelles, en una de las zonas más transitadas y conocidas de la capital española, una pareja de 23 y 24 años, asegura que "están agotados" y que como sociedad "estamos peor porque la gente ahora es más egoísta, insolidaria e imprudente".
Coronavirus - Sputnik Mundo, 1920, 02.05.2020
¿Qué le espera a la humanidad tras el coronavirus?
En su caso, además, la preocupación por su futuro laboral se suma al miedo ante la emergencia sanitaria: "Tenemos mucha incertidumbre", sostienen.
Mención especial en la valoración del aniversario merece la economía. Con la citada caída histórica del 11% del PIB, el Instituto Nacional de Estadística ofrece otros datos desalentadores: el gasto de los hogares se ha hundido un 8,4%, la inversión un 14,3%, las exportaciones un 20,6% y las importaciones un 14,1%.
Por su parte, los últimos datos de paro en España conocidos el 1 de marzo vuelven a ser negativos. Por primera vez, desde 2016, el país supera la barrera psicológica de los 4 millones de desempleados y se sitúa en 4.008.789 parados.
El paro en España - Sputnik Mundo, 1920, 02.03.2021
España
España sumó 44.436 parados en febrero y supera los 4 millones de personas sin trabajo
España ha sido junto con el Reino Unido el país de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) que más ha sufrido las consecuencias económicas para tratar de frenar el virus. Las razones son diversas, pero los expertos aseguran que en lo fundamental se debe a una mala gestión inicial de la pandemia, incapacidad para organizar bajo directrices comunes a todas las comunidades autónomas, un confinamiento más largo y duro en la primera ola que el resto de países y una economía poco industrializada y muy dependiente del sector servicios, como el turismo, la hostelería y la restauración, sectores que necesitan una mayor interacción social.
La precariedad en los contratos laborales ya existente antes de la pandemia con numerosos contratos temporales, así como la fuerte carga impositiva que penaliza a las pequeñas y medianas empresas, ha contribuido a los malos datos económicos que se registran un año después.
Economía (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 05.11.2020
Internacional
La Comisión Europea empeora su previsión de caída del PIB mundial en 2020 hasta el 4,3%
Organismos internacionales como el FMI o el Banco Mundial son poco halagüeños con el futuro de España y creen que el país tardará al menos tres años en recuperarse. Para hacer una comparativa que ayude a entender la magnitud de la caída, hay que tener en cuenta que en los años de la crisis económica comprendida entre 2008-2013, el PIB cayó 9,1 puntos; una recesión, de la que todavía ni siquiera se había recuperado por completo.

Llega el caos de las vacunas

Después de meses de agonía y de guerra de vacunas entre las farmacéuticas, el 26 de diciembre de 2020 a las 7:29 de la mañana llegaron a España las primeras dosis de la vacuna contra el COVID-19. En este caso de la compañía Pfizer. Araceli, una anciana de 96 años de una residencia de Guadalajara fue la primera española vacunada, y su imagen con el brazo estirado y aquella mirada de confianza hacia su enfermera, dio la vuelta al mundo.
Comienza la vacunación anti-COVID en España - Sputnik Mundo, 1920, 27.12.2020
Internacional
Las dos primeras personas se vacunan contra el COVID-19 en España | Fotos, vídeo
Después de Pfizer llegó Moderna y después AstraZeneca de la Universidad de Oxford, con polémica incluida. La farmacéutica británica, que firmó un contrato secreto con la UE con el cual se comprometía a entregar 300 millones de dosis en el primer trimestre de 2021, anunció a comienzos de año que no cumpliría con lo pactado y que solo podía fabricar una tercera parte, lo que puso en jaque y en evidencia a Bruselas, que amenazó con demandar a la farmacéutica e incluso mandó una comisión a las fábricas de la compañía en Bélgica para comprobar in situ si lo que decían en torno a sus problemas en la logística y producción del fármaco era verdad.
Después se supo que AstraZeneca no había anunciado problemas para distribuir su vacuna en Reino Unido y que incluso había llegado puntual a los contratos millonarios con Israel, primer país en número de vacunados a nivel mundial.
El lío con AstraZeneca alteró un calendario de vacunación ya de por sí improvisado en España que tardó semanas en comenzar a vacunar al ritmo anunciado por el Gobierno para conseguir esa meta todavía difusa del 70% de la población vacunada para el verano, lo que supone administrar 66,4 millones de dosis.
Vacunación contra el coronavirus en Madrid, España - Sputnik Mundo, 1920, 03.02.2021
Internacional
Aumentan los interrogantes sobre la velocidad del proceso de vacunación español
A fecha 3 de marzo, se han recibido en España 5.583.955 dosis, y se han colocado 4.059.320, lo que supone un 87,6% del total.
"La vacunación está funcionando bien ahora gracias a la autoorganización y voluntad de los profesionales sanitarios", declara a Sputnik Ángela Hernández Puente, vicesecretaria general de AMYTS (Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid). Asegura que la desorganización fue tan grande, que el personal sanitario se enteró por la prensa de que 48 horas después tenían que empezar a vacunar a los ancianos de las residencias y tuvieron que organizarse a contrarreloj.
Hernández Puente asegura que "ha sido un año de locura para todo el mundo que nos ha despertado de un sueño de comodidad y seguridad" y desde el sindicato AMYTS son muy críticos con la gestión del Gobierno central y en concreto con la del Gobierno de la Comunidad de Madrid con la presidenta Isabel Díaz Ayuso al frente.
"Criticamos un año después lo mismo que hace un año. No ha cambiado nada. Y fundamentalmente es la falta de escucha por parte de las autoridades y las administraciones a las evidencias científicas y a los profesionales sanitarios. La desorganización sigue siendo la tónica. En España, hay 17 comunidades autónomas y hemos convivido con 17 respuestas diferentes a la pandemia con el consecuente caos que eso conlleva", sostiene.

"Eso no puede ser. No es posible. El Gobierno español tiene serias dificultades para imponer un criterio único que funcione, no tiene capacidad decisoria; y las comunidades autónomas defienden más sus intereses políticos y electoralistas que el interés de la población".

La vicesecretaria general del sindicato asegura que los sanitarios están agotados y decepcionados un año después; y que la mayoría sufren "estrés postraumático y tienen sueños anticipatorios antes de ir a trabajar". Han sido testigos directos de la "descoordinación" entre las diferentes administraciones y también de cómo se normalizó una mala praxis entre determinada clase política al comienzo de la vacunación, anteponiéndose el suministro de dosis a dedo o según el cargo y no dentro del calendario correspondiente por edad o requerimientos profesionales.

Protestas, críticas y "contratos COVID"

Durante todo el año pandémico, los sanitarios no han dejado de protestar en España por las malas condiciones en las que han tenido (y continúan) trabajando, aseguran. Desde AMYTS y desde otras plataformas como Sanitarios Necesarios, conformada de manera independiente por diferentes trabajadores de este sector durante los meses de pandemia, denuncian la precariedad de sus contratos y la incertidumbre en la que se encuentran a nivel laboral a pesar de ser los trabajadores más expuestos ante el virus y que mayor número de contagios ha sufrido.
Médico - Sputnik Mundo, 1920, 25.03.2020
España
Los médicos y enfermeros españoles, víctimas del estrés emocional
Un año después, las protestas continúan en la medida de lo posible ante las restricciones y el cumplimiento de las normas biosanitarias pertinentes. Para el 10 de marzo han convocado una huelga general de médicos de atención primaria en Madrid y no cesan las manifestaciones en contra del famoso y polémico Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, un hospital "milagro" de pandemia, según el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que lo ha calificado como el "más grande de Europa". Se inauguró el 1 de diciembre a marchas forzadas y ante las quejas de multitud de trabajadores. La primera paciente ingresó el 11 de ese mes y desde entonces ha ocupado los principales titulares de la prensa española, y la crítica no ha sido precisamente buena.
Se hicieron virales en redes sociales varios vídeos de pacientes de este hospital que denunciaban la falta de material, de agua, cortes de luz o incluso de la mala calidad de la comida. Se hicieron famosos unos vídeos de una persona ingresada en este centro que mostraba cómo había moho en los guisantes de su almuerzo.
Ángela Hernández Puente, vicesecretaria general de AMYTS, explica a esta agencia que las críticas al Zendal por parte de los trabajadores de la sanidad pública vienen porque este hospital "ha sido una venta electoralista por parte de la Comunidad de Madrid" y ese dinero "debería haberse invertido en salud pública y atención primaria en los hospitales existentes y que estaban dando respuesta a destajo al coronavirus en la primera ola. Eso habría supuesto una mitigación y un aplanamiento muy importante de los casos", sostiene.
Lo cierto es que este hospital ha costado 152 millones de euros, tres veces más de lo que se presupuestó en un primer momento; y este macro centro sanitario, que todavía continúa en obras y que está situado en la zona norte de la capital española, justo enfrente de la ciudad deportiva del Real Madrid CF, se hizo realidad por decreto.
Forma parte de los 4.196 contratos por un valor de 816 millones de euros (cerca del 5% de su presupuesto anual) según cifras aportadas por el portal web del Gobierno de la comunidad, que la administración Ayuso ha hecho durante el año de pandemia mediante la fórmula de "contratos de emergencia", y que son aquellos que se reservan para dar una respuesta rápida ante situaciones inesperadas y con necesidades urgentes como catástrofes naturales, incendios, explosiones o epidemias.
Una enfermera cuida de un paciente en el Hospital Zendal de Madrid - Sputnik Mundo, 1920, 02.02.2021
España
"A esto no se le puede llamar hospital": pacientes del Zendal hartos y sus trabajadores hablan de sabotaje 
Este tipo de contratos son un arma de doble filo porque suponen un cajón de sastre para la corrupción, ya que se realizan mediante un procedimiento express sin sacar las licitaciones a concurso público, lo que favorece los contratos a dedo. Es una vía rápida para dar respuestas rápidas a necesidades urgentes y España sumaba en junio de 2020 un total de 11.177 contratos de este tipo y sin supervisión.
De esta manera, se privatiza la gestión de lo público y es el caso concreto del Hospital Zendal y la queja recurrente de los trabajadores. El Gobierno de la CAM adjudicó a Ferrovial por más de dos millones el servicio de limpieza, el de lavandería a Ilunión Lavandería por casi un millón de euros; la gestión de residuos a Cespa Gestión de Residuos S.A por medio millón y el servicio de catering y alimentación a Eurest Colectividades por más de un millón de euros. En total se han repartido entre estas cuatro empresas 4,7 millones y todas son habituales en contratos con el gobierno del PP en Madrid.
Hernández Puente critica también la falta de medios técnicos en el Hospital de pandemia, que según su criterio no está preparado para dar respuesta a la emergencia.
"Funciona a nivel hospital de campaña. Es un IFEMA más sofisticado, pero no puede dar respuesta a pacientes dependientes ni puede compararse con el cúmulo de especialidades que tienen los hospitales tradicionales. Cualquier otra cosa que venda la necesidad no es cierta", sostiene.
45 facultativos desplazados de manera "forzosa" al Hospital Zendal hicieron pública una carta en la que piden "que se establezca un sistema de rotaciones periódicas". Aseguran que les obligaron a salir de sus hospitales de referencia y les obligaron a ir a trabajar allí en contra de su voluntad bajo amenaza de no recibir nuevos contratos.
De esta manera, la vicesecretaria general de AMYTS, asegura que se han normalizado los denominados "contratos COVID". Contratos especiales que llegaron durante los meses más fuertes de la pandemia y que a su juicio, se hicieron "para vender que se habían hecho más contrataciones cuando eso no es verdad. En muchos casos, sólo se cambió el nombre a los contratos ya existentes, y en el papel no se especificaban cuáles eran las condiciones de estas contrataciones "COVID" y tampoco se informó al personal de que iban a ser trasladados al Zendal. No saben cuánto tiempo van a seguir allí y si sus contratos van a seguir después en sus hospitales de origen", explica.

¿Cómo es el Hospital Zendal por dentro?

Sputnik ha tenido acceso al Hospital de pandemias de Madrid, que se levantó en un tiempo récord (100 días de obras) y que supone una extensión de 80.000 metros cuadrados.
Consta de 3 pabellones, 1008 camas (más que el Ramón y Cajal y menos que La Paz) repartidas entre 20 unidades de hospitalización con 48 camas cada una. A ellas se suman 48 puestos de UCI y otro nivel de cuidados intermedios donde se intenta entregar oxígeno extra a los pacientes para que no tengan que pasar al pabellón de cuidados críticos. La puesta en marcha de las unidades de cuidados intermedios durante los meses de experiencia de la pandemia ha provocado, según los expertos, que los ingresos en UCI disminuyan hasta un 70%.
En el momento en el que esta agencia visita el Zendal, hay 121 pacientes en hospitalización, 46 en UCRI (cuidados intermedios) y 28 en UCI, y el aspecto y el ánimo del hospital dista mucho de lo publicado en los medios de comunicación. Desde su inauguración ha habido 2.520 ingresos en total y 2.224 altas. Hasta el 1 de marzo se han puesto además 14.884 vacunas en este centro, que comenzó a vacunar el 23 de febrero.
En el paseo de más de dos horas que Sputnik hizo por todos los pabellones del Zendal, entrevistando pacientes y trabajadores, el discurso fue el de voluntad, trabajo, entrega, sacrificio y satisfacción ante la construcción del macrocentro y su actual desarrollo y desempeño. La limpieza era la tónica del centro, no había basura en lugares indebidos y los cuartos de baño estaban impolutos. Así mismo, se cumplían a rajatabla todos los protocolos de desinfección debido a la emergencia sanitaria.
Sergio, un médico que no supera la segunda mitad de la treintena y que ha sido trasladado del Hospital Universitario Infanta Leonor de Vallecas, trabaja a destajo con una paciente ingresada en cuidados intensivos desde hace más de un mes.
"No creo que se recupere. Está muy grave" y a continuación da algunas explicaciones médicas y un tanto científicas para una persona común que avalan su teoría.
Del Zendal dice que "no es como lo pintan en la tele" y que allí cuentan "con una tecnología que muy pocos hospitales tienen". "Al principio hubo un poco de falta de organización, pero es normal en hospitales nuevos", sostiene.
Sobre cómo está España un año después de la primera ola, Sergio cree que "vamos a contraremolque" y que la gente sigue sin ser "consciente de cómo puede afectarles el coronavirus. Los españoles somos así: lo que no ves, no te lo crees".
Trabaja con energía y dedicación a pesar de asegurar que está muy cansado y que duerme poco, y explica que "te acostumbras a trabajar y no pensar en lo que ves o en la gente que se muere". La señora que ha desahuciado está entubada, desnuda y llena de llagas y manchas.
A pocos metros, Ignacio Puyol, médico intensivista que lleva desde el principio trabajando en el Zendal, da la vuelta junto a un grupo de enfermeras a otro paciente en cuidados intensivos, también desnudo, también con aspecto crítico. El ambiente que se respira es estremecedor, aunque los profesionales trabajan con una naturalidad, energía y solvencia pasmosa.
Hospital Isabel Zendal en Madrid - Sputnik Mundo, 1920, 11.12.2020
España
El Hospital Isabel Zendal de Madrid recibe a sus primeros pacientes rodeado de polémicas
Puyol afirma que la situación actual en este hospital de pandemia es "similar a la del resto de hospitales de Madrid: con el número de hospitalizaciones a la baja, pero con un número de ingresos en UCI que se mantiene elevado".
El médico tiene tiempo para hacer bromas con los compañeros que se cruzan con él por el pasillo. Está de buen humor. Todos lo están a pesar de la dureza de la estampa. Asegura que "desde que se abrió la UCI había medios técnicos maravillosos, pero es verdad que el crecimiento fue explosivo y hubo que ir adecuando nuevos espacios para las distintas unidades".
Cree que la vacuna es la solución indudable, aunque pide que la sociedad sea responsable hasta el final porque en esa perseverancia estará el éxito.
La vacuna rusa Sputnik V - Sputnik Mundo, 1920, 04.03.2021
España
Estrategia de vacunación de la UE: ¿cada país hace la guerra por su cuenta?
Y si bien es cierto que hay decenas de denuncias de facultativos que aseguran que les han trasladado a este centro de manera forzosa y en contra de su voluntad, también hay casos de trabajadores que son todo lo contrario, pues de manera voluntaria pidieron el traslado de sus centros originales al Zendal. Es el caso de Mirella Caros, una enfermera voluntaria que pidió el cambio desde el Hospital Clínico San Carlos.
"Esto me parecía un gran proyecto y me pareció interesante el cambio", cuenta a Sputnik desde su puesto de trabajo. "El trabajo en el Zendal aporta muchísimo tanto a nivel personal como profesional. Somos gente que venimos con ganas de trabajar, hemos creado un equipo fabuloso y lleno de ilusión". Y preguntada por la polémica que ha suscitado el hospital de pandemia insiste: "una cosa es lo que se dice desde fuera y otra lo que estamos viviendo dentro".
En el pabellón de hospitalización, la fotografía es la de decenas de pacientes en un espacio diáfano separado por módulos donde los biombos entre las camas permanecen recogidos por voluntad propia de los enfermos. Al contrario que en los hospitales tradicionales, en el Zendal los pacientes pueden caminar y moverse, no están aislados, ya que no hay riesgo de contagio a enfermos con otras afecciones; y también pueden usar sus teléfonos móviles para hablar con sus familias.
Precisamente, el teléfono de María Isabel suena cuando está hablando con esta agencia. Es su hija, que pregunta cómo está ella y su marido, ingresado en cuidados intensivos en este mismo hospital. María Isabel está más preocupada por él que por ella misma, que dice que se encuentra bien dentro de lo que cabe y que está "encantadísima" con la atención que está recibiendo. "Mejor imposible", asegura.
En estos pabellones los pacientes pasan el tiempo como pueden. Algunos permanecen en silencio, otros charlan entre ellos o con los trabajadores que pasan allí las horas, y es frecuente encontrar a algunos con menos cansancio y afección del virus en el cuerpo que pasa el tiempo leyendo libros o incluso resolviendo pasatiempos en revistas de entretenimiento.
campaña de vacunación en España - Sputnik Mundo, 1920, 01.02.2021
España
España espera consolidar su plan de vacunación contra el COVID-19 en febrero
Las vacunas y la esperanza en el proceso es el tema recurrente entre los sanitarios.
"¿Creéis en ellas? ¿Son la solución?", pregunta esta periodista.
"Tenemos que creer. Son nuestra única esperanza", dice Tomás Guillén, médico de cuidados intermedios; y añade que un año después, sobre todo se tiene más claro "lo que funciona y lo que no funciona".
La comida comienza a repartirse en los módulos de hospitalización. El menú: lentejas guisadas con verduras, pechuga de pollo a la plancha con verduras, pan, una pera y agua. Todo está perfectamente cerrado en bandejas individuales.
No se ve moho a simple vista.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала