Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Defensa
Últimas noticias e información relevante sobre defensa y todas las novedades de la industria militar.

¿Copiándose a sí mismo? EEUU recurre a la ingeniería inversa para poder reparar sus bombarderos B-2

© Foto : Pixabay/ WikiImagesB-2 Spirit, bombardero de EEUU
B-2 Spirit, bombardero de EEUU - Sputnik Mundo, 1920, 05.03.2021
Síguenos en
En muchas ocasiones EEUU ha acusado a China de robar las tecnologías estadounidenses a través de la ingeniería inversa. Aparentemente, ahora el propio país norteamericano tiene que 'robar' sus propias tecnologías para poder reparar sus bombarderos B-2 Spirit.
El coste total de cada uno de estos bombarderos estratégicos superó los 2.000 millones de dólares, pero por razones desconocidas los militares estadounidenses no disponen de la documentación técnica ni de las herramientas necesarias para poder fabricar partes de repuesto para estas aeronaves.
Al menos esto es lo que se desprende de la licitación abierta por el Gobierno de Estados Unidos para lo que esencialmente es un proceso de ingeniería inversa que hace falta para unos termopermutadores de carga del B-2, sin especificar las funciones que estos desempeñan en el bombardero.
Un caza F-35 de producción estadounidense - Sputnik Mundo, 1920, 01.03.2021
Defensa
El F-35 es un "fracaso de la construcción militar estadounidense"
Sin embargo, el anuncio sí proporciona detalles sobre lo que se espera del ganador de la licitación y menciona con letra abierta que "el requerimiento incluye el empleo de ingeniería inversa".
"El objetivo técnico es desarrollar por medio de ingeniería inversa el núcleo de los termopermutadores de carga del B-2, desarrollar un proceso de desmontaje para quitar los núcleos defectivos, crear un proceso de colocación, soldadura al vacío y soldadura para fabricar nuevos núcleos de termopermutadores y desarrollar un proceso de soldadura para instalar los nuevos núcleos sobre los termopermutadores existentes en los B-2", detalla la licitación.
En ella también se menciona que al ganador se le proporcionarán todos los datos, así como dos termopermutadores de carga "para que sirvan de prototipo".
Tras analizar esta situación, el analista de seguridad nacional y ganador del Premio Pulitzer, Mark Thompson, no tuvo pelos en la lengua a la hora de comentar la situación.
"Levanta tu mano si te acuerdas cuando por medio de la 'ingeniería inversa' los chinos robaban las tecnologías de EEUU. Parece que ahora EEUU tiene que hacer lo mismo consigo mismo para un bombardero que cuesta 2.400 millones de dólares. ¿Es que Northrop [fabricante del bombardero] no proporcionó los planos técnicos?", se pregunta el analista.
Mientras tanto, el columnista del medio The Drive Thomas Newdick destaca que no hay manera de saber si el problema radica en que no fuera conservada la documentación técnica o si ya no existen los procesos técnicos y herramientas para fabricar las piezas en cuestión. Vista la edad del proyecto y el alto nivel de secretismo que lo rodea, es muy posible que los planos podrían haber sido destruidos sin querer o simplemente se hayan perdido.
Otra posibilidad es que el contratista original que fabricaba dichas piezas ya no exista y con él desapareciera todo lo necesario para volver a fabricarlas, agrega el columnista.
El mantenimiento de las aeronaves con tecnología stealth ha demostrado ser una empresa de gran complejidad para la fuerza aérea de EEUU. De hecho, el problema de la ausencia de piezas de repuesto y herramientas ya se manifestó en los cazas de la quinta generación F-22.
Un caza estadounidense F-35A destinado para las Fuerzas Aéreas de Australia en una base aérea en EEUU - Sputnik Mundo, 1920, 30.11.2020
Defensa
Tendencia alarmante: la mayor parte de la flota aérea de EEUU no está preparada para el combate
Aparte de los recurrentes problemas con la disponibilidad de piezas de repuesto y herramientas necesarias para realizar las reparaciones, también está el alto nivel de complejidad. Un ejemplo ilustrativo de ello es el caso de un F-22 que estuvo en conservación durante seis años y no tenía ningún daño, pero se tardó 27 meses para ponerlo en marcha.
Y no es para menos: hicieron falta 25.000 horas laborales para fletarlo, que incluyeron 11.000 reparaciones. Eso, según los cálculos de Tyler Rogoway de The Drive, equivale a unas 12,5 horas laborales por cada hora de vuelo.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала